La Iglesia Católica, ente desestabilizador nacional

Luis Felipe Ospitia Ramírez, Diario 16, 27 de febrero de 2020

En un Estado «laico» como España en pleno siglo XXI, las voces de la iglesia se alzan de forma impertinente pretendiendo dictar cuales han de ser nuestras conductas, predicando sus supuestos valores morales en el individuo, la familia y la sociedad, en que se perpetúa el patriarcado, se estigmatiza a la mujer centrándola como culpable de las agresiones que pueda padecer y algunos con sus discursos obscenos normalizan la pederastia.

En la actualidad estos líderes religiosos no solo opinan, osadamente van más allá interfiriendo desvergonzadamente en las decisiones que le competen al Estado, poniendo zancadillas a las reformas progresistas que este gobierno de coalición pretende llevar a cabo, confundiendo a una gran mayoría mediante sus instrumentos mediáticos y políticos de ultra derecha y ultra ultra derecha, por esa regla de tres se alinean, con el machismo, la misoginia, el racismo y el clasismo, «dime con quien andas y te diré quien eres».

No todos los pastores pertenecen a esta organización elitista y patriarcal, hay que reconocer a quienes se vuelcan en las comunidades en que desarrollan su labor, trabajando por la defensa y el fortalecimiento de los derechos humanos, buscando el bienestar y equilibrio social.

Para la gran mayoría el papel de la iglesia en nuestra sociedad pasa desapercibido, en que tan solo hace ruido mediático si una decisión política no es de su conveniencia, nada más lejos de la realidad.

Los fieles durante el transcurso de los años han ido disminuyendo y son pocos quienes asisten a misa, a excepción de las fiestas en nuestro país que en su mayoría son de carácter religioso y se vive una enorme peregrinación, esto responde a costumbres populares profundamente arraigadas en la sociedad, es la dinámica de la iglesia en pleno siglo XXI, contribuir al enfrentamiento para perpetuar su Status Quo y mantener a la mayoría en ese letargo, «dadle al pueblo pan y circo», comeremos las migajas que se caigan de la mesa del capital y nos divertiremos a todo trapo con las fiestas religiosas que nos esperan a lo largo del año.

La iglesia no solo provee de Circo al pueblo, es una organización extremadamente peligrosa aliada de la ultra derecha y la ultra ultra derecha (apoyaron otrora a los gobiernos fascistas de Hitler, Mussolini y Franco).

Sus mensajes de odio y desestabilización en contra del gobierno de coalición PSOE-UP, se muestran con virulencia en la COPE y el canal de televisión TRECE que patrocinan, según sus líneas editoriales basan su programación en la difusión de los valores y credo de la iglesia católica, sólo hace falta ver sus informativos y programas de opinión política para conocer su inclinación, se necesita estómago para aguantar tales aberraciones.

El problema que se presenta con la iglesia no es que represente a la España negra, anacrónica y rancia y tengan dicha orientación política, están en su legítimo derecho, este ente no aporta soluciones, solo muy graves inconvenientes sociales, trataré algunos de lo contrario la lectura sería infinita.

Como representantes de Dios y el reino de los cielos, se creen por encima de cualquiera de nosotros los mortales, es por ello que no toleran la idea de pagar impuestos.

Quienes en el ejercicio de la renta del 2016-2017 marcaron la casilla de la iglesia para obras sociales, en realidad sin su consentimiento patrocinaron el rescate del canal privado de televisión TRECE premiándolo con cerca de 20 millones de euros, vulnerando la Legislación Europea a lo que tendrán que dar explicación las autoridades eclesiásticas en los tribunales.

La utilización de ese canal como tribuna pública que dista mucho de poner en relieve los valores éticos y morales, todo lo contrario, no conocen lo que es la decencia, TRECE y la COPE polarizan a la sociedad haciendo uso de la crispación, el engaño, las palabras mal sonantes y la ridiculización de la izquierda utilizando argumentos vacuos y haciendo ruido de forma desmesurada sobre la razón, creyendo que con eso van a ser poseedores de la verdad.

Estos seudo periodistas trabajan de forma mecánica haciendo gala de su altura profesional.

¿Dónde quedó la cortesía y el respeto hacia el adversario político e ideológico?, ¿Dónde están los argumentos para esgrimir y rebatir a la izquierda?, No tienen nada de eso, porque quienes promocionan a la ultra y ultra ultra derecha al igual que estas formaciones, se comportan como animales, sin educación ni razones y eso se materializa en TRECE y la COPE.

El resultado de esta práctica es que quienes consumen la información manipulada, caen de forma cándida gracias a la labor de estos seudo profesionales de la información, blanqueando al fascismo e inducen mediante sus falacias a apoyar formaciones políticas que van en contra de los intereses personales y colectivos de la gran mayoría, son el estandarte de quienes ponen en peligro nuestro avance, progreso y bienestar social.

¿Qué hacemos con Jiménez Losantos, Carlos Herrera, Inda, Marhuenda & CIA.?, Sus micrófonos y discursos son lesivos en el imaginario colectivo, en estos personajes no se puede encontrar neutralidad ni rigor informativo, son el ejemplo de lo que no hay que hacer y a lo que no se debe llegar, una vergüenza para la profesión; ya me gustaría enviarlos a Somalia en un viaje sin retorno, pero aunque no estén, siempre habrá siervos dispuestos a lamer las botas del capital y la Iglesia en detrimento de los intereses de la sociedad.

Contra estas actuaciones de desestabilización y terrorismo seudo informativo, es necesario abandonar esas tertulias de lavadero y leer documentándonos con medios de información serios e independientes.

Rouco Varela y su séquito pretenden chantajear al gobierno de coalición por la imposición del pago del IBI a su organización, amenazando con disminuir la partida que ofrecen a Cáritas para el desarrollo de ayudas a los más desfavorecidos, esa cifra representa el 2% anual de las aportaciones, este año la recaudación por marcar la casilla de la Iglesia ha sido histórica llegando a los 268 millones de euros, por tanto lo que correspondería a obra social está en torno a los 5.360.000 €, una miseria si se tiene en cuenta el total percibido y eso si el monto no disminuye o desaparece al ser obligados a tributar como cualquier mortal.

¿Cuál es el destino del 98% restante de las aportaciones?, Eso equivale a 262.640.000 €, dudo mucho que vayan a parar a obras sociales y de caridad, con toda seguridad a rescatar a medios de comunicación afines a idearios de ultra derecha y a llenar los bolsillos de la jerarquía eclesiástica, en pocas palabras funcionan como una empresa que vende humo y recoge beneficios libres de impuestos.

Me pregunto cuál será la opinión de los contribuyentes por el destino que ha dado la Iglesia a sus aportaciones, invirtiéndolas en fomentar el odio y la intolerancia para enfrentarnos como sociedad y ofreciendo tan solo limosnas a los más desfavorecidos, mientras llenan sus bolsillos de forma desmesurada.

El empoderamiento del pueblo hace que hoy nos levantamos al unísono actuando ante el esperpento y las atrocidades que generan, la Iglesia debe pagar sus impuestos sin discusión y la religión fuera del currículum.

Una institución religiosa que no tiene ninguna utilidad social y lo único que pretende es consumirnos como pueblo en la ignorancia y la oscuridad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: