La soportable levedad, en democracia, de las ofensas a los sentimientos religiosos.

febrero 17, 2020

 

Resultado de imagen de la vida de brian crucifisión

Fotograma “La vida de Brian”, Monty Python

Miguel Presno, El derecho y el revés, 17 de febrero de 2020

Los medios de comunicación nos informaron que un juez ha acordado el procesamiento de Willy Toledo por haber escrito en su página de Facebook “Yo me cago en dios y me sobra mierda para cagarme en el dogma de la santidad y la virginidad de la Vírgen María” y “Me cago en la Vírgen del Pilar y me cago en tó lo que se menea”. Estas expresiones las publicó en el contexto de una opinión crítica sobre la apertura de juicio oral contra tres mujeres por la llamada“procesión del coño insumiso” pero el juez considera que pueden ser constitutivas del delito de ofensa a los sentimientos religiosos previsto en el artículo 525 del Código Penal español: “incurrirán en la pena de multa de ocho a doce meses los que, para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa, hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento, escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, o vejen, también públicamente, a quienes los profesan o practican. 2. En las mismas penas incurrirán los que hagan públicamente escarnio, de palabra o por escrito, de quienes no profesan religión o creencia alguna”.

Este artículo no incluye la blasfemia como una de las conductas típicas, pues no se castiga la ofensa al corpus doctrinal de una o varias confesiones pero, como señala el profesor Víctor Vázquez, sí puede afirmarse que, en gran medida, el precepto constituye un sucedáneo del viejo tipo penal de escarnio de la religión, cargado de subjetivismo, en el que es complicado determinar la existencia real de un daño y con la exigencia de probar un ánimo específico muy difícil de constatar en la práctica.

No obstante, y suponiendo que se pudiera constatar que una o varias personas se sintieron ofendidas y que la expresión se realizó con el propósito manifiesto de producir ese resultado, ¿es posible fundamentar constitucionalmente esa garantía penal de los sentimientos religiosos? Lee el resto de esta entrada »


Vía Crucis de los Abogados Cristianos

febrero 17, 2020

Willy Toledo, denunciado por Abogados Cristianos, deberá sentarse en el banquillo hoy a las 11:30  en el juzgado de lo Penal número 26 de Madrid  por unos comentarios que publicó en 2017 en Facebook en los que insultaba a Dios y a la Virgen

Willy Toledo durante una rueda de prensa. EFE/Archivo

David Bollero, Público, 17 de febrero de 2020

“Yo me cago en Dios y me sobra mierda para cagarme en el dogma de la santidad y virginidad de la Virgen María. Este país es una vergüenza insoportable. Me puede el asco. Iros a la mierda. Viva el coño insumiso”.  Decir algo así, para los Abogados Cristianos, cuesta 22 meses de multa. Es lo que piden para Willy Toledo en el juicio que arranca hoy, para el que ya hay convocada una concentración en apoyo al actor y activista a las 11:00 horas de la mañana en la puerta de los Juzgados de lo Penal en Julián Camarillo 11 (Madrid).

No es la primera vez que escribo sobre este asunto, porque hace años que arrancó este homenaje al esperpento de Valle-Inclán. Los Abogados Cristianos nos tienen demasiado acostumbrados a su ridículo. Han perdido tantas causas imposibles que ya ni tenemos agujetas de tanto reír, lo que no quita para que ver el modo en que consumen los limitados recursos de la Justicia sea intolerable.

Pareciera que este grupo ultracatólico quisiera resucitar, por la gracia de Dios, una nueva Inquisición, precisamente, en uno de los momentos más bajos de la Iglesia católica. Su pureza de espíritu y caridad cristianas son directamente proporcionales a los padres nuestros que ha rezado un servidor. ¿Verdad que les hemos visto llenar las redes sociales, incluso las calles, protestando contra el listado de casos de pederastia en el seno de la Iglesia? ¿Verdad que las querellas por este motivo se amontonan?

Si la Fiscalía no ve delito de odio en el hecho de que Rocío Monasterio hable de“manadas de menas” (menores extranjeros no acompañados) y los vincule a la inseguridad en las calles, ¿creen que debería elevarse a la categoría de delito las manifestaciones de Toledo? Es absurdo, tanto como el doble rasero que aplican estos sectores ultracatólicos en los que los Abogados Cristianos quiere ser punta de lanza y, de nuevo a este servidor, no le sirven ni para calzar una mesa coja. Lee el resto de esta entrada »