¿Por qué la Iglesia española se niega a investigar la pederastia?

Los obispos franceses venderán sus bienes para indemnizar a las víctimas de abusos…. los españoles, ni siquiera saben cuántas hay

Jesús Sanz, Juan J. Omella y Luis Argüello en la presentación de las Orientaciones Pastorales de la CEE

___________________________

Religión Digital: Jesús Bastante / Antonio Aranillas (1), 9 de noviembre de 2021

Con rotundidad casi dogmática, los máximos responsables de la Conferencia Episcopal Española (CEE) proclamaron recientemente su firme propósito de “descartar investigar activamente los casos de pederastia, a pesar de los indicios  existentes”. Así titularon los medios de comunicación social la información, subrayando la inexistencia de ningún “por ahora”, la fuerza del verbo “descartar” —“desechar o no tener en cuenta”—, y el sigiloso misterio que pueda entrañar el adverbio “activamente” —“poner en función o en activo”— en su pluralidad de acepciones.

Tal confesión-confusión episcopal es indispensable enmarcar en el rimero de noticias adyacentes, con situaciones y grados similares en las Iglesias de Francia, Alemania, Chile, Estados Unidos, Irlanda, Polonia, Italia et sic de coeteris. “España es diferente”, y bajo tan poroso y llovedizo paraguas, podrían muy bien enmascararse situaciones y personas, cuyos nombres, reconocimiento y referencia pública le ahorrarían a la institución eclesiástica sobresaltos impensables.

Los obispos franceses venderán sus bienes para indemnizar a las víctimas de abusos. Son 330.000 víctimas a lo largo de los últimos 70 años. Muchos, la gran mayoría, han muerto, pero otros miles siguen vivos, y exigen una respuesta por parte de la Iglesia. Son las víctimas del horror de la pederastia en la Iglesia católica francesa, destapada hace un mes tras la publicación el ‘informe Sauvé’. Ahora, los obispos galos han anunciado que venderán propiedades de las diócesis para pagar las indemnizaciones de los supervivientes. Una cantidad, que no se ha precisado, pero que se intuye millonaria. Mientras tanto, la Iglesia española continúa negándose a permitir una investigación para medir el alcance real de los abusos en nuestro país.

«Se ha cometido mucho daño y debe ser asumido para liberar a los que lo han sufrido y a nuestra Iglesia», afirmó este lunes el presidente de la Conferencia Episcopal francesa, Eric de Moulins-Beaufort, tras la reunión mantenida durante una semana, por los obispos en Lourdes, y que finalizó con una oración en la que los 120 obispos católicos se arrodillaron para pedir perdón ante representantes de las víctimas. De los gestos, se pasa a las soluciones. Si es que es posible cierta reparación para las víctimas del horror clerical.

Y sin tocar el dinero de los fieles…

Los obispos franceses han creado un ‘Fondo de Compensación’ para las víctimas de abusos sexuales, que nutrirán con la venta de aquellos bienes muebles e inmuebles que posean las diócesis, y la misma Conferencia Episcopal. Todo para compensar a los supervivientes de los abusos (se estima que más de 3.000 depredadores sexuales camparon a sus anchas en la Iglesia francesa durante décadas). Si no es suficiente, añadió el Episcopado galo, se pedirán créditos. Lo que no se hará será tocar los fondos aportados por los fieles al sostenimiento de la Iglesia. Así, los obispos han acordado no utilizar el dinero proveniente de las donaciones de los católicos franceses para el fondo de compensación para las víctimas de abusos sexuales.

«No utilizaremos las donaciones de los fieles. Todos los obispos han aceptado identificar en sus diócesis los bienes de los que se puedan deshacer. También hemos decidido, si hace falta, firmar un préstamo para cumplir con nuestras obligaciones» sostuvo Moulins-Beaufort, quien reconoció la «dimensión sistémica» de los abusos y la responsabilidad, civil y moral, de la Iglesia en su conjunto.

El encuentro episcopal de Lourdes se cerró con el compromiso de elaborar una auditoría externa de las «células de escucha» de las víctimas, la creación de un tribunal canónico nacional, que entrará en funcionamiento el próximo mes de abril y que sancionará, también con penas eclesiásticas, a aquellos responsables católicos que hayan abusado de menores o protegido a pederastas, y la firma de un protocolo de actuación con las fiscalías francesas. Una asamblea extraordinaria, en junio, analizará los avances registrados «Se ha cometido mucho daño y debe ser asumido para liberar a los que lo han sufrido y a nuestra Iglesia», finalizó el presidente de los obispos franceses.

Como se recordará, el ‘informe Sauvé’ destapó que, desde 1950 a la actualidad, ha habido entre 2.900 y 3.200 curas pederastas (el 2% del clero a lo largo de estos 70 años), que llegaron a abusar de 216.000 personas. Si sumamos los abusos en colegios o instituciones católicas, el drama se eleva a las 330.000 víctimas.

Toda Europa… menos Italia y España

Junto al paso adelante de la Iglesia francesa, los obispos portugueses también se han comprometido a llevar a cabo una investigación interna para averiguar «la verdad histórica» sobre los abusos sexuales cometidos en el seno de la institución, así como proteger a las víctimas y evitar que se produzcan más casos, tal y como anunció este lunes el obispo de Setúbal y presidente de la Conferencia Episcopal lusa, José Omelas.

Una práctica que ya es habitual en todos los episcopados europeos, desde Polonia a Reino Unido, pasando por Alemania, Austria, Holanda o Suecia. De los países de nuestro entorno, sólo Italia (el país donde vive el Papa Francisco) y España se niegan a elaborar una investigación o a permitir que una auditoría externa tenga acceso a sus archivos diocesanos o de congregaciones para hacer memoria de los abusos en la Iglesia de nuestro país. Apenas jesuitas, salesianos o legionarios de Cristo han apuntado los resultados de sus informes, aunque sin dar los nombres de los abusadores. En cuanto a la Conferencia Episcopal, la tesis oficial es que “no vamos a hacer seguramente de manera proactiva un programa de investigación general”, según apuntó, hace ahora un mes, el portavoz de la CEE, Luis Argüello.

El paso más cercano hasta la fecha han sido las declaraciones del cardenal de Madrid, Carlos Osoro, en El Objetivo de Ana Pastor, subrayando que «las víctimas son sagradas» y mostrándose dispuesto a ir hasta el final para erradicar los abusos en el seno de la Iglesia. Sin embargo, la realidad es que los obispos españoles sólo reconocen 220 casos de abusos en las últimas dos décadas, según las cifras oficiales remitidas desde la Congregación para la Doctrina de la Fe de Roma. No hay en marcha, ni prevista, investigación alguna sobre la magnitud de la pederastia en la Iglesia española, que se sigue negando a que el horror desvelado por el ‘Informe Sauvé’ pueda extrapolarse a España. «Las denuncias han sido mínimas en este último año», subrayaba Argüello, sin advertir que, en la práctica, ni siquiera las llamadas Comisiones Antiabusos diocesanas saben en qué consiste, realmente, su trabajo.

Pescadores de niños

Mientras tanto, los abusos de uno de los sacerdotes más famosos de la España de finales del Franquismo, el compositor Cesáreo Garabáin (2) (autor entre otras, de ‘Pescador de Hombres’ o de ‘La muerte no es el final’, el himno que se canta cada 12 de octubre recordando a los militares caídos en acto de servicio) siguen trayendo cola. Esta semana, el Arzobispado de Los Ángeles (EEUU), se convertía en la primera diócesis del mundo en prohibir el uso de las canciones del clérigo en iglesias, catequesis o colegios. En España, los obispos lamentaron que este tipo de denuncias provoquen «una segunda muerte» para los acusados. «

Hay que distinguir las personas, porque si no de alguna forma está volviendo una especie de pena de muerte para determinado tipo de delitos, pena de muerte a muertos, además”, recalcaba Argüello, sin pensar, tal vez, en la eterna condena de quienes sufrieron abusos en su niñez por parte de clérigos y que, años después, siguen sin encontrar respuesta en la Iglesia que debía protegerles.

___________________________
___________________________

(1) Antonio Aradillas: Descartar es desperdiciar: pederastia y palacios episcopales, Religión Digital

(2) Sobre Cesáreo Garabáin

a) «Cesáreo Gabaráin, sacerdote, compositor de grandes éxitos religiosos… y un pederasta de largo recorrido», La Sexta Clave (8 de noviembre de 2021)
b) Luis Argüello, portavoz de la CEE, el pasado septiembre respondería a una pregunta sobre él en rueda de prensa: Argüello también descartó que este escándalo lleve a que se dejen de cantar en las misas las canciones de Gabaráin por respeto a las víctimas. “Yo creo que sería bueno que en este tipo de asuntos tuviéramos la capacidad de distinguir. Es decir, si esta persona es compositor musical, decir que su obra musical queda contaminada por lo que pudiera haber dicho o hecho me parece exagerado. Sus canciones habrá que valorarlas por su calidad musical. No iniciar algo que supera un avance del tiempo moderno, porque este tipo de condena es propia de tiempos medievales, en los que a una persona por el hecho de colgarle un sambenito, un sambenito con justicia, de una condena de la vida social, quedaba contaminada toda su familia, todo su pasado, todo lo que pudiera hacer. (…) Hay que distinguir las personas, porque si no de alguna forma está volviendo una especie de pena de muerte para determinado tipo de delitos, pena de muerte a muertos, además”.

Cesáreo Gabaráin es también el compositor de una pieza que todos los años, este también, tocan las Fuerzas Armadas en homenaje a los caídos y que incluso el Rey canta durante los actos de la fiesta nacional

12 de Octubre 2021

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: