Más de la mitad del comité asesor del Gobierno sobre aborto y eutanasia tiene estrecha vinculación con la Iglesia

Siete de los 12 miembros en total y de los 11 con voto del Comité de Bioética, que apoya el anhelo episcopal de objetar en bloque a la ley de eutanasia, tienen destacada relación profesional o como fieles con entidades católicas

foto-grupo-comite-bioetica-kr7G--620x349@abc

Algunos miembros del Comiteé de Bioética. Su presidente, Federico de Montalvo, tercero por la dcha. / Fuente foto

Ángel Munárriz, InfoLibre, 30 de septiembre de 2021

He aquí un primer vistazo al perfil y la actividad de los miembros del Comité de Bioética, el organismo público que asesora al Gobierno sobre temas como el aborto y la eutanasia. ¿Hay algo que llame la atención? Veamos.

El presidente, Federico de Montalvo, es vicerrector de una universidad católica y ha cargado duramente contra la Ley de Eutanasia, sobre la que asesora al Gobierno, en un acto organizado por el episcopado. Los vocales Álvaro Gándara y Nicolás Jouve, que figuran como profesores de una universidad católica, son destacados puntales del movimiento provida. Gándara impulsa un intento de tumbar en el Constitucional la ley de eutanasia, sobre la que firma informes en el comité público asesor. Ambos son firmantes del manifiesto contra la eutanasia de la Plataforma Los 7.000, integrada por grupos de la esfera ultracatólica. Jouve, premio Hazte Oír por su compromiso antiabortista, preside la asociación Cívica, que tiene un contador de bebés muertos por aborto. Además, firmó una carta enviada al papa para advertirle contra los planes de Pedro Sánchez antes de una reunión que ambos líderes iban a mantener.

Más. Vicente Bellver, otro vocal, es también firmante del manifiesto contra la ley de eutanasia y miembro de la Academia Pontificia por la Vida, a la que ha pertenecido el también vocal José Miguel Serrano. Natalia López Moratalla, miembro del Opus, firma el manifiesto de la Plataforma Los 7.000. Manuel de los Reyes, otro vocal, tiene relación profesional con instituciones católicas.

Cuatro miembros del comité, de los 11 con derecho a voto, figuran como relacionados profesionalmente con organizaciones de la Iglesia católica, que mantiene una dura oposición a la ley de eutanasia y a otras materias sensibles desde el punto de vista bioético, como el aborto. Al menos cinco han participado en actos o iniciativas planteados de forma claramente contraria a la Ley de Eutanasia [ver La Caja Negra**]. Cuatro pertenecen o apoyan a grupos del ámbito ultracatólico y provida.

Sobresale un dato. Más de la mitad de los miembros con derecho a voto del comité público asesor sobre aborto y eutanasia, 7 de 11, tienen estrecha vinculación con la Iglesia católica y sus instituciones. De Montalvo es vicerrector de la Universidad Pontificia Comillas y colaborador de San Juan de Dios; Gándara, profesor en la Católica de Ávila, es un destacado referente del movimiento católico provida, al igual que Nicolás Jouve. Vicente Bellver es miembro de la Academia Pontificia por la Vida, creada por Juan Pablo II, de la que ha sido miembro también José Miguel Serrano. Natalia López, miembro del Opus, también es firmante del manifiesto de la Plataforma Los 7.000, que reúne a la crema del lobby provida español. Manuel de los Reyes es miembro del Consejo Asesor de la Cátedra de Bioética de Comillas y coordinador de la Comisión de Bioética de la Fundación Instituto San José, de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios.

Ley de eutanasia

No hay nada irregular en lo narrado en los anteriores párrafos, pero lo cierto es que las críticas al trabajo del comité se han extendido ya a las posiciones públicas de algunos de sus miembros. El detonante ha sido su trabajo sobre la eutanasia.

El organismo publicó en octubre de 2020 un informe contra el derecho a la eutanasia. En julio de este año, ya aprobada la norma, sacó otro a favor de la posibilidad de objeción no sólo de los sanitarios implicados, sino de todo el personal, incluso los celadores. El informe defendía –en contra de lo que dice la ley, el manual de buenas prácticas, el código ético de la Organización Médica Colegial y comités bioéticos como los de Andalucía y Cataluña– que la objeción de no debe ser sólo individual, sino también colectiva, con lo que pueden acogerse las instituciones de la Iglesia e imponerla a los trabajadores de sus hospitales, y todo ello sin perder sus conciertos públicos.

El informe sobre la objeción avala la posición de la Conferencia Episcopal (CEE), que ha solicitado el reconocimiento de los hospitales y residencias católicas como “zonas libres de eutanasia”, y también con la de cinco agentes católicos de peso en el mapa sanitario que han advertido que no aplicarán la norma: la Orden de San Juan de Dios, la Federación Nacional Lares, Hospitales Católicos de Madrid, la Orden de Religiosos Camilos y la Conferencia Española de Religiosos (Confer).

De Montalvo, presidente del comité, ha acudido además en calidad de tal a un foro de la CEE contrario a la ley de eutanasia, donde se significó “en contra” de la norma. A su juicio, crea una “pendiente resbaladiza” que puede suponer 20.000 muertes al año. Ante los asistentes, De Montalvo habló de sí mismo como persona vinculada a la Iglesia. 

El Comité de Bioética está en el punto de mira. Y las críticas no se refieren sólo a sus argumentos, sino también a las conductas de sus miembros. El PSOE, a través de su secretaria de Salud, la exministra María Luisa Carcedo, ha afirmado que el comité se ha posicionado por las “creencias” de sus miembros. También se ha pronunciado el senador socialista y catedrático de Filosofía del Derecho Javier de Lucas, que calificó la presencia de De Montalvo en el foro de la CEE como “absoluta falta de decoro”.

Javier Velasco, presidente de Derecho a Morir Dignamente, fue directo en Al Rojo Vivo. El comité, dijo, está siendo usado como una “herramienta” por la “jerarquía católica” para “dificultar la eutanasia”. Juanjo Picó, portavoz de Europa Laica, afirma que el comité, lejos de limitarse a su labor asesora, “intenta movilizar a la ciudadanía” contra la ley. En un voto particular al informe sobre la objeción, la vocal del comité Leonor Ruiz Sicilia apreciaba “incoherencias” que “parecen tener un carácter finalista con el fin de reconocer derechos de protección a determinadas instituciones”, en aparente referencia a las organizaciones religiosas.

Comité de Bioética

De modo que las referencias a los nexos Comité de Bioética-Iglesia son múltiples. Pero, ¿quién forma este organismo que, a juicio de Derecho a Morir Dignamente, se ha sumado a una campaña de entorpecimiento de la ley? ¿Es justificable calificarlo de “herramienta” de la jerarquía católica?

El comité fue creado en 2007 por ley como un órgano “independiente” y “consultivo” adscrito al Ministerio de Sanidad para emitir informes para los poderes públicos “en asuntos con implicaciones bioéticas”, como el aborto, la eutanasia o las vacunas. Sus miembros son nombrados por Sanidad, a propuesta de las comunidades y el Gobierno, establece la ley. No ha entrado ni un solo miembro desde que gobierna el PSOE.

Su reglamento no sólo recoge que los miembros actuarán “con independencia de las autoridades” que los colocaron, sino que en el artículo 13, que regula el “conflicto de intereses”, señala que “se inhibirán” de participar en asuntos “en que pudiera verse comprometida su independencia, imparcialidad u objetividad”.

Federico de Montalvo

El presidente es Federico de Montalvo, profesor de la Universidad Pontificia Comillas, de la que además es vicerrector y secretario general. Comillas, inscrita en el Registro de Entidades Religiosas, es una universidad erigida por la Santa Sede, con su dirección encomendada a la Compañía de Jesús. La universidad ofrece “una respuesta cristiana desde el mensaje de Jesús de Nazaret”, dice la institución, cuyos profesores deben tener “identificación” con la “misión” de la universidad. De Montalvo, vicerrector de esta institución, trabaja con la Orden de San Juan de Dios y ha colaborado con las Hermanas Hospitalarias, explicó él mismo el martes en un acto de la Conferencia Episcopal.

De Montalvo niega, en conversación con infoLibre, que su criterio venga marcado por sus vínculos con instituciones católicas. Su posición en contra de “cargarnos un sistema que funciona”, el de los conciertos con entidades de la Iglesia, “no es hacer clericalismo, es bioética” en defensa del paciente. Afirma que habla con total libertad, tanto de eutanasia en el foro de la CEE, como del pasaporte covid en la progresista Fundación Alternativas. De Montalvo recuerda que el informe contra la eutanasia como prestación de octubre de 2020 fue aprobado por unanimidad y el favorable a la objeción institucional sólo cosechó un voto particular. Y explica así el porqué de la abundancia de personas vinculadas a la Iglesia en el ámbito bioético y en el propio comité: “Los que han trabajado la ética y la moral históricamente han sido los teólogos. La ética a España llega con los jesuitas. La funda en España Francesc Abel. En la Iglesia, mucha gente se ha dedicado a eso”.

Rogelio Altisent

El vicepresidente del comité, Rogelio Altisent, ya aparecía como un público opositor a la nonata ley de eutanasia antes de su nombramiento en 2018. En la presentación de ¡Doctor, no haga todo lo posible!, libro del sacerdote Pablo Requena, Altisent afirmó que “es una irresponsabilidad legislar la eutanasia en estos momentos” [ver La Caja Negra**].

Álvaro Gándara

Álvaro Gándara, que figura como profesor del Máster de Bioética de la Universidad Católica de Ávila, es un activista contra la eutanasia y la ley que la regula. Gándara ha protagonizado un intento de tumbar la ley en el Tribunal Constitucional mediante un escrito, firmado por él mismo, según el cual la ley “ha creado un nuevo derecho subjetivo individual, matar”.

https://platform.twitter.com/widgets.js

Según explicó Gándara en abril a este periódico, la iniciativa pretendía –más allá de su propósito jurídico– “remover un poco el cotarro”, “tensar la cuerda” y “poner las pilas” a PP y Vox para que “no se duerman” y presenten sus recursos, como finalmente hicieron. Gándara ya celebraba los pasos de los dos partidos hacia el recurso desde antes de aprobarse la ley. Y todo ello siendo vocal del comité público que asesora al Gobierno sobre eutanasia.

Gándara es firmante de la campaña contra la eutanasia Plataforma Los 7.000, a la que están adheridos colectivos como One of Us –red europea provida liderada por Jaime Mayor Oreja–, Hazte Oír, Profesionales por la Ética, la Asociación Española de Abogados Cristianos, la Asociación Católica de Propagandistas y E-Cristians, entre otros. La plataforma anima a formar parte de la llamada Asamblea de Asociaciones por la Vida, la Libertad y la Dignidad, liderada por Mayor Oreja. Además, Gándara figura como miembro del comité científico del Instituto Europeo de Bioética, contrario al aborto y la eutanasia y que ha hecho lobby provida en Bruselas.

Gándara es una figura destacada del mundo provida español. En 2015 los parlamentarios más antiabortistas del PP orillados por Mariano Rajoy recibieron una cena-homenaje, a la que asistieron numerosos referentes del lobby integrista y dirigentes de Vox. En la crónica del acto, Actuall cita a Gándara entre las personalidades que no asistieron pero “quisieron sumarse al aplauso”.

Nicolás Jouve

Otro miembro del comité que, según la crónica de Actuall, quiso en 2015 “sumarse al aplauso” a Lourdes Méndez Monasterio –hoy puntal de Vox en el movimiento ultracatólico– y el resto de parlamentarios díscolos del PP fue Nicolás Jouve. Al igual que Gándara, este catedrático emérito de Genética figura como profesor del Máster de Bioética de la Universidad Católica de Ávila. También suscribe el manifiesto de la Plataforma Los 7.000, contraria a la ley de eutanasia. Además, aparece como firmante de una carta al papa Francisco, de octubre de 2020, suscrita por grupos e individuos católicos para advertir al cabeza de la Iglesia, antes de una reunión con Pedro Sánchez, de los planes del Gobierno de impulsar las leyes de eutanasia, aborto y educación, que “chocan de pleno con la concepción cristiana de la vida”.

Jouve es presidente de la asociación antiaborto y antieutanasia Ciencia, Vida y Cultura (Cívica), cuya última entrada en la web es un texto de un sacerdote y socio de la entidad contra la “criminalización de grupos provida”. La web también tiene un “contador” de bebés muertos por aborto.

Jouve, miembro del órgano asesor del Gobierno sobre aborto y eutanasia, forma parte de la “red de expertos” de la Fundación Jérôme Lejeune, que colabora con la Universidad de Navarra (Opus) en “formación bioética”. Tanto Cívica como Jérôme Lejeune están dentro de la red europea de asociaciones provida One Of Us (Mayor Oreja), de la Plataforma Sí a la Vida y de la Plataforma Los 7.000. Cívica formó además parte en 2016 del surgimiento de la Plataforma por las Libertades, contra la “ideología de género”.

Eldiario.es publicó en 2013tras ser nombrado Jouve miembro del comité el año anterior, que había escrito un artículo en el que afirmaba que “la conducta homosexual” es “un modo de vida” “irregular y desordenado”.

En 2010 Hazte Oír le dio uno de sus premios anuales por ser promotor del texto contra el aborto conocido como “Manifiesto de Madrid”.

“Soy un académico, soy profesor, soy genetista, soy catedrático, lo único que me interesa es la verdad científica. Lo mío no son opiniones ideológicas. El inicio de la vida es la fecundación, eso no lo puede rebatir nadie. Sobre el aborto, sobre la utilización de los embriones, lo que yo puntualizo es que se trata de manipulaciones de vidas humanas”, señala a infoLibre Jouve, que cree que en el comité hay suficiente pluralidad y que la política queda al margen de sus decisiones. Jamás se ha visto en conflicto, asegura. En la asociación Cívica, en la Plataforma Los 7.000, en su artículo sobre la homosexualidad, ¿no hay ideología?, le pregunta el periodista. Lo rechaza de plano. Lo único que hace es “puntualizar con datos científicos”.

Foto de grupo / Fuente Comité de Bioética

Vicente Bellver

La firma del filósofo del derecho Vicente Bellver figura también el manifiesto de la Plataforma Los 7.000 (contra la eutanasia). Bellver, miembro de la Academia Pontificia por la Vida, una institución creada por Juan Pablo II, fue anunciado por la Archidiócesis de Madrid como miembro de la mesa inaugural del X Congreso de Familias y Docentes Católicos de 2020 junto a Alfonso Bullón de Mendoza, presidente de la Asociación Católica de Propagandistas. Finalmente se suspendió.

“No parece que la respuesta del Gobierno ante la pandemia que sufrimos deba consistir en aprobar una ley que permita dar muerte a los más mayores, enfermos y dependientes”, escribía Bellver en Las Provincias en noviembre de 2020 sobre la eutanasia. Y añadía: “Las personas con enfermedades crónicas o terminales van a sentir todos los días en sus oídos el susurro de una insidiosa pregunta: ¿seguro que te sigue valiendo la pena vivir en esas condiciones?”.

Bellver no ve conflicto alguno. “Hay gente muy celosa de su libertad de conciencia y hay gente que obedece a instancias distintas de su conciencia. Yo te aseguro que no tengo más criterio de pensamiento y decisión que el de mi conciencia”, explica el catedrático, que rechaza “la utilización de la biografía” de alguien para “proyectar un halo de sospecha” y destaca la pluralidad interna de la propia Iglesia. “El hecho de ser católico no significa tener un alineamiento alienante”, expone. ¿No compromete sus posiciones formar parte de la Plataforma Los 7.000 o de la Academia Pontificia por la Vida? “Yo no soy un lobista, soy un académico”, responde el miembro del comité, a cuyo juicio “lo fundamental” en un comité es “garantizar” la “pluralidad”.

José Miguel Serrano

De la Academia Pontificia por la Vida creada por Juan Pablo II también ha formado parte José Miguel Serrano, filósofo del derecho y miembro del comité.

Natalia López

La catedrática emérita de Bioquímica y Biología Molecular Natalia López incluye en su trayectoria la dirección de estudios, un vicedecanato y un vicerrectorado de la Universidad de Navarra, controlada por el Opus Dei, organización de la que es miembro.

López “ha recibido la Medalla de Oro de la Universidad de Navarra y el Doctorado Honoris Causa de la Universidad Panamericana de México [también católica] por su defensa de la vida desde la ciencia”, señala su currículo en el comité, del que es vocal.

Al igual que Gándara y Jouve, también López figura como firmante del Manifiesto de la Plataforma Los 7.000. Es decir, milita en la causa contra la eutanasia.

En una entrevista publicada en 2013 por la Fundación Vida SV, de El Salvador, López respondía así cuando se le preguntaba qué pasa ante la posibilidad de abortar tras una violación: “Depende de los países. […]. No se ha demostrado, pero si al trauma de la violación le sumas el del aborto, destruyes a la mujer”. El Opus difunde puntos de vista de López Moratalla, a la que sitúa entre las “mujeres de vanguardia”.

En respuesta por escrito a preguntas de este periódico, López señala que su “defensa de la vida es siempre desde la ciencia, con argumentos llenos de rigor científico y respeto a quienes opinan de forma diferente”. “Nunca he tenido el más mínimo conflicto entre la ciencia y mi fe”, asegura. Afirma que jamás ha observado ningún motivo para inhibirse en ningún tema. “Mis colegas en comité son profesionales de prestigio, cada informe tiene detrás un trabajo serio, que respeta las opiniones justificadas de los demás y procura y consigue el máximo entendimiento”, señala.

Manuel de los Reyes

Manuel de los Reyes López, especialista en cardiología, es miembro del Consejo Asesor de la Cátedra de Bioética de la Universidad Pontificia de Comillas. En su currículo en el Comité de Bioética, figura como coordinador de la Comisión de Bioética de la Fundación Instituto San José, de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios.

Emilia Sánchez Chamorro

Emilia Sánchez Chamorro, secretaria técnica del comité y por lo tanto sin voto, ha trabajado en Servicios Centrales de Sant Joan de Déu como directora de Desarrollo Profesional y Estratégico, y posteriormente como directora de Proyectos e Innovación.

Los otros vocales son Encarnación Guillén, Leonor Ruiz Sicilia y Fidel Cadena.

Los nombramientos

El comité tiene 12 miembros, ocho hombres y cuatro mujeres. Una no tiene derecho a voto, la secretaria.

Hay dos fechas clave para entender cómo se configuró la actual composición del cuadro de 11 miembros con voto. La primera es el 19 de noviembre de 2012, cuando la entonces ministra de Sanidad, Ana Mato (PP), firma una orden, publicada el 12 de enero de 2013, que incluye el nombramiento de Federico de Montalvo, Nicolás Jouve, Vicente Bellver, Manuel De los Reyes –por acuerdo del Consejo Interterritorial de Salud–, Natalia López –por acuerdo del Ministerio de Industria– y José Miguel Serrano Ruiz-Calderón –por acuerdo del Ministerio de Sanidad–. Además, también fue nombrado entonces, a propuesta del Ministerio de Justicia, el fiscal Fidel Cadena. Todos ellos, siete de los 11 miembros con derecho a voto, siguen hoy en el comité.

La segunda fecha que hay que observar es el 9 de mayo de 2018, cuando la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, firma otra orden que supone la renovación de De Montalvo, Jouve, Natalia López, José Miguel Serrano y Fidel Cadena, en virtud de la posibilidad de hacerlo que brinda la Ley de Investigación Biomédica. Además, el ministerio de la propia Ana Mato propone y nombra Álvaro de la Gándara y Rogelio Altisent.

La nómina se completa con Leonor Ruiz Sicilia –por acuerdo de las comunidades autónomas– y Encarnación Guillén, por el Ministerio de Economía. El acuerdo se publicó el 2 de junio de 2018, el mismo día, exactamente el mismo, en que se publicó el cese de los ministros del último gobierno de Mariano Rajoy, que había caído víctima de una moción de censura unos días antes. Aquella fue la última renovación del Comité de Bioética, que reforzaba la mayoría conservadora que ya existía antes.

**LA CAJA NEGRA

El Comité de Bioética no respondió a través de su canal oficial a las solicitudes de información de infoLibre para este artículo, entre ellas si había habido algún caso de “conflicto de interés”.

Sí lo hicieron el presidente De Montalvo y los vocales cuyas declaraciones han sido citadas en el artículo.

A pesar de los reiterados intentos, este periódico no recibió respuesta de Rogelio Altisent, Álvaro de la Gándara y Manuel de los Reyes y Emilia Sánchez. José Miguel Serrano se limitó a confirmar su pasada pertenencia a la Academia Pontificia por la Vida.

Las declaraciones de Rogelio Altisent –antes de ser vicepresidente– calificando como “irresponsabilidad” aprobar una ley de eutanasia no son incluidas en la cuenta de participaciones en actos o iniciativas contra la Ley de Eutanasia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: