El catolicismo radical ya reúne a derecha y ultraderecha bajo el manto de Mayor Oreja

El exministro, cabeza de un conglomerado organizativo que incluye a One of Us, Valores y Sociedad y Asamblea por la Vida, se erige en referente de un proyecto de “alternativa cultural” al “Frente Popular” que exige la unidad de la derecha

_europapress3609644presidentefederacioneuropeaoneofusjaimemayororeja3iacompanado_bfb7109c

Jaime Mayor Oreja, tercero por la izquierda, entre los diputados del PP José Ignacio Echániz (PP) y Lourdes Méndez Monasterio (Vox), en una comparecencia del exministro ante el Congreso a la que también acudió Iván Espinosa de los Monteros (Vox) / Europa Press

Ángel Munárriz / InfoLibre, 13 de junio de 2021

Que si habrá o no habrá foto. ¡Cuánto se ha hablado de eso! Tan icónica se ha vuelto la “foto de Colón“, el posado conjunto de Pablo Casado (PP), Albert Rivera (Cs) y Santiago Abascal (Vox) en febrero de 2019 para reclamar elecciones a Pedro Sánchez por las “cesiones” al independentismo, que es inevitable que ahora se especule sobre si se repetirá una instantánea parecida este domingo, de nuevo en la Plaza de Colón. A priori, parece que no. Ciudadanos, una parte de cuyo menguante electorado ha sido devorado por Vox, huye de las fotos con la ultraderecha como de la guadaña, aunque arrastra el problema de gobernar gracias a ella en Andalucía y en el Ayuntamiento de Madrid. Incluso en el PP el tema levanta ampollas. Isabel Díaz Ayuso (Madrid) y Fernando López Miras (Murcia) sí tienen previsto ir, pero no Juan Manuel Moreno (Andalucía), Alberto Núñez Feijoó (Galicia) y Alfonso Fernández Mañueco (Castilla y León). Se diría que compartir espacios con el partido de Abascal sigue teniendo algo de línea roja…

… Aunque existe un espacio sociopolítico donde esa línea roja está borrada.

Se trata del lobby integrista, sobre todo en su frente madrileño, aguirrista y aznarista, donde no es sólo que el PP y Vox se hagan a diario su particular “foto de Colón”. Es que se podría decir incluso que es un vídeo. Y si la película tuviera un director, sería Mayor Oreja.

La figura clave

Mayor Oreja (San Sebastián, 1951) lo fue casi todo en el PP: diputado, cabeza de lista en las elecciones europeas, candidato a lehendakari, ministro del Interior y uno de los nombres con los que se especulaba como posible sucesor de José María Aznar, cuya figura reivindica con devoción. Apartado de la política de partido desde 2014, hoy es un referente de la derecha católica más conservadora y beligerante, bajo cuyo manto coinciden significativas figuras del PP y Vox. Su empeño desde la llegada al poder del PSOE en 2018, defendido desde su alta tribuna en el movimiento ultracatólico, ha sido la unidad de la derecha para derrotar al “Frente Popular”. En ello sigue.

Jaime Mayor Oreja se presenta como presidente de la federación europea de asociaciones “provida” One of Us, dedicada al rechazo al aborto, la eutanasia y la “ideología de género”. One of Us aglutina en torno a 50 organizaciones. En realidad, son más. Porque tiene algo de muñeca rusa. Un ejemplo: uno de los grupos integrados, Provida, integra a su vez a una treintena organizaciones antiabortistas en toda España. España es el país que más organizaciones aporta, con un total de 17. Mayor Oreja se sitúa en la cúspide, con el máximo grado de representación, de un entramado en el que figuran puntales del movimiento ultracatólico como Hazte Oír y el Foro Español de la Familia. También está en One of Us la asociación Familia y Dignidad Humana, presidida por Lourdes Méndez Monasterio, diputada por Murcia y portavoz de Vox en la comisión de Igualdad, la voz del ultraconservadurismo católico en el partido, además de hermana de Kiko Méndez Monasterio, hombre de la máxima confianza de Santiago Abascal y miembro del equipo español del instituto de formación de líderes en la órbita de Vox que ha montado en Madrid la sobrina de la francesa Marine Le Pen.

La vinculación de elementos de Vox con en el lobby es abundante. Además de Lourdes Méndez Monasterio, son figuras destacadas el diputado en el Congreso Francisco Contreras, las parlamentarias en la asamblea de Madrid Rocío Monasterio, Alicia V. Rubio y Gádor Joya o la concejal en el Ayuntamiento de Sevilla Cristina Peláez. Méndez Monasterio es muy próxima a Mayor Oreja, que la incluye en su “grupo de expertos” de One of Us. Ahora bien, sólo una mirada superficial llevaría a concluir que no hay sinergia con el PP en los espacios de la derecha católica más dura. Sí los hay. Y abundan precisamente bajo el manto Mayor Oreja, que alienta y promueve el encuentro entre PP y Vox. Bajo su égida, ambos partidos multiplican sus coincidencias.

Fundaciones y coincidencias

Además de One of Us, Mayor Oreja preside su propia organización, la Fundación Valores y Sociedad, a su vez integrada en la federación europea. En el patronato de Valores y Sociedad, por supuesto, aparece Vox, en este caso en la figura del diputado Francisco Contreras. Pero también está el PP. No un PP de primera línea, pero sí con historia. Ejemplos: María San Gil, expresidenta del PP vasco; Eugenio Nasarre, exdiputado del PP y patrono de la Fundación FAES de José María Aznar; Luis Peral, exsenador y exconsejero de Educación y de Trabajo en Madrid; Ángel Pintado, exdiputado; y Margarita Gari Durán, exsenadora.

Los nombres del patronato de Valores y Sociedad se despliegan en forma de red por nuevas organizaciones. Luis Peral es secretario de Familia y Dignidad Humana, por debajo de Lourdes Méndez-Monasterio; Ángel Pintado es presidente de Acción Mundial de Parlamentarios y Gobernantes por la Vida y la Familia; Eugenio Nasarre es patrono las fundaciones Humanismo y Democracia y Educación Católica… Valores y Sociedad colabora asiduamente con la Asociación Católica de Propagandistas, con la que Mayor Oreja está vinculado desde su juventud. Manuel Zayas, patrono de Valores y Sociedad, es a su vez presidente de Qveremos, una organización que se ofrece a recoger todas las cruces derribadas por la Ley de Memoria Histórica en la iniciativa La Pradera de las Cruces.

Así es el espacio sociopolítico en el que se mueven juntos Mayor Oreja y figuras bien conectadas del aznarismo y el aguirrismo.

María San Gil, también en el patronato de Valores y Sociedad, es a su vez vicepresidenta de la Fundación Villacisneros, una organización en cuya dirección coinciden el propio Mayor Oreja, Esperanza Aguirre, Isabel Benjumea (eurodiputada del PP) y Hermann Tertsch (eurodiputado de Vox). La Fundación Villacisneros, que ya ha anunciado su participación en la manifestación del domingo, encarna a la perfección uno de los rasgos más extendidos del movimiento ultracatólico español: al conservadurismo moral se une el neoliberalismo económico.

E3chBKbX0AACZdf

Twitter: Fundación Villacisneros @FVillacisneros · 9 jun.  La Fundación Villacisneros se suma a la concentración de Colón convocada por @Union78O contra los indultos a los golpistas catalanes  #13JIndultosNO

El presidente de la Fundación Villacisneros, Íñigo Gómez-Pineda, fue el autor de la sugerencia, en mayo de 2020, en la fase más aguda de la pandemia, de retirar el voto a los “subvencionados por el Estado”, para reducir así la población “cautiva” del Gobierno y por lo tanto el apoyo electoral de la izquierda.

En parecidas coordenadas ideológicas se sitúa también la Red Floridablanca, entre cuyos fundadores está la propia Isabel Benjumea (PP) y en la que, dentro de las actividades dedicadas a la “batalla cultural”, también se da voz al diputado de Vox Francisco Contreras.

Mayor Oreja es el máximo estandarte de esa línea de pensamiento: neoliberalismo bajo la cruz. ¿El cañamazo de su discurso? Hace falta una “alternativa cultural” al “Frente Popular”, tras “décadas de incomparecencia” de las ideas y convicciones de la derecha. Alerta además del creciente “desorden y el caos”, que le trae ecos de la República y la Guerra Civil. También “del colectivismo y de una España tan subsidiada que no hay iniciativa”, lo cual es “una base social que puede ser aprovechada por el Frente Popular”. Ese es el campo político de Mayor Oreja. La unidad de España también está amenazada. “Cataluña ya está al límite de la violencia terrorista”, decía en 2019 en El Mundo. Además de este deterioro socioeconómico y nacional, advierte del retroceso de los valores cristianos en una sociedad que no reacciona ante el aborto y la eutanasia mientras avanza la “ideología de género”

El pegamento de la eutanasia

El rol de Mayor Oreja en el ámbito de la derecha católica dura es propio e intransferible: si Ignacio Arsuaga (Hazte Oír) es el alborotador que trata de escandalizar a la izquierda con sus campañas y de presionar al PP para que apoye las posiciones más intransigentes, Polonia Castellanos (Abogados Cristianos) lidera la batalla judicial y Leonor Tamayo (Profesionales por la Ética) encarna el antifeminismo y la defensa de la “mujer-madre”, Mayor Oreja es la voz del conservador de orden bien conectado políticamente y con prestigio por su destacada trayectoria institucional. Con esas credenciales ha sido elegido portavoz de la agregación de asociaciones Asamblea por la Vida, constituida en enero de 2021 y destacada en su activismo contra la Ley de Eutanasia. En su presentación participaron representantes de los Propagandistas Católicos, la Fundación Villacisneros, el Foro Español de la Familia, E-Cristians, Cristianos en Democracia y la Federación Española de Asociaciones Provida, además de Manuel Martínez Sellés, presidente del Colegio de Médicos de Madrid. También One of Us forma parte de la Asamblea por la Vida.

Dicha agrupación de organizaciones ha permitido a Mayor Oreja alcanzar algunos hitos en su gran propósito: la unidad de la derecha para ofrecer una “alternativa cultural” al “Frente Popular”. En marzo, poco antes de la aprobación de al Ley de Eutanasia, el exministro compareció en calidad de portavoz de la Asamblea por la Vida a las puertas el Congreso, acompañado, entre otros, por los diputados José Ignacio Echániz (PP) e Iván Espinosa de los Monteros (Vox). Era él quien hablaba, y los diputados quienes lo escoltaban. La figura de referencia de la comparencia era Mayor Oreja. “En mi etapa en el País Vasco, ETA socializó el miedo. Hoy se socializa el mal, el mal entre los médicos, el mal entre los pacientes”, afirmó, tras haberse reunido en el Congreso con un grupo de diputados del PP, Vox, UPN –la derecha foralista navarra– y Foro Asturias.

La unidad de la derecha

Aquel día, con Vox y PP unidos en torno a una causa, se fijaba un hito hacia el mayor anhelo de Mayor Oreja, cuyo mensaje más insistente es la defensa de la unidad de lo que él llama “el centroderecha”. Las declaraciones del exministro en esa línea abundan. Enero de 2020: “Si hacemos una competencia de los tres partidos [PP, Cs y Vox], uno ganará a otro, pero perderemos todos”. Enero de 2020: “Cuanto más tiempo pase, mayores dificultades tendremos para concretar una alternativa y, para ello, hace falta más humildad, más grandeza, más generosidad y más sacrificio. En definitiva, mucho más pensar en España que en los legítimos intereses de cada uno de nosotros”. Enero de 2021: “Me produce tristeza que los partidos del centroderecha estén en competencia. La alternativa existirá cuando haya un proyecto o dirección común“. Marzo de 2021: “El problema es que si el PP no entiende que su función social es unir el centroderecha, está perdiendo su objeto social”. María San Gil es otro de los puntales del discurso de apelación a la unidad para ofrecer una “alternativa”. infoLibre trató de recabar la opinión de Mayor Oreja y María San Gil para este artículo, a través de las fundaciones Valores y Sociedad y Villacisneros, sin respuesta.

Conforme Cs ha declinado, Mayor Oreja ha ido reduciendo el protagonismo del partido naranja en sus apelaciones a la unidad. Pero Cs también ha estado en el punto de mira del proyecto de unidad del exministro. En mayo de 2019, Valores y Sociedad, presidida por él mismo, logró reunir a José Luis Martínez-Almeida (PP), Juan Carlos Girauta (Cs, aunque la presencia anunciada era la de Begoña Villacís) y Rocío Monasterio (Vox) en un acto moderado por el exacalde madrileño José María Álvarez del Manzano dentro del ciclo La alternativa al Frente Popular: un debate cultural. En el público, junto a Mayor Oreja en calidad de anfitrión, estaban Ana Botella, Esperanza Aguirre –sentadas juntas– y Javier Ortega Smith (Vox). El líder de Vox, Santiago Abascal, ha tratado de capitalizar la posición de autoridad de Mayor Oreja, llegando a tantearlo sin éxito como candidato en su moción de censura, según una información no desmentida de Abc.

Las coincidencias PP-Vox no se limitan a las organizaciones bajo el manto de Mayor Oreja o de María San Gil. Son un hecho frecuente en el movimiento ultracatólico. La Plataforma Los 7.000, contra la eutanasia, aúna organizaciones más alineadas con los postulados de Vox, como Abogados Cristianos, CitizenGo y Familia y Dignidad Humana, con otras como la Fundación Valores y Sociedad o Red de Familia, presidida por el que ha sido concejal del PP durante ocho años en Leganés Ángel Juárez. Esperanza Aguirre figura como principal atractivo en la inauguración de la “escuela de verano” del Instituto de Política Social, una organización de derecha católica radical que tiene como vicepresidenta a Sofía Muñoz, exdirigente de Vox en Valladolid.

En cuanto a Cs, su papel es residual comparado con el de Vox y el PP. Es, en algún caso, un invitado. Poco más. Su aproximación más significativa al mundo del activismo católico está en su respaldo a la plataforma Más Plurales, donde figuran organizaciones integradas en diversas plataformas provida.

Ecos de hace 15 años

En el Informe de la Fundación Rosa Luxemburgosobre la derecha radical De los neocón a los neonazis, Miquel Ramos, su coordinador, ha identificado como un hito fundamental del auge de la ultraderecha lo que él llama “la revuelta neocón”, que eclosionó en la primera legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero (2004-2008). Hoy, en el espacio de la derecha ultracatólica, escucha ecos de aquella etapa. “Se repite el mismo patrón que hace 15 años, con otro gobierno progresista al que se niega su legitimidad”, recalca en conversación con infoLibre. Ramos destaca que tanto entonces como ahora las organizaciones de derecha católica radical han desempeñado el mismo papel de “lobby”, dedicado a “empujar” hacia el extremo las posiciones de la derecha. Lo que han cambiado son las circunstancias. Si hace tres lustros se empezaba a formar un frente que acabaría desencantado con el PP –sobre todo a raíz del abandono de la reforma de la Ley del Aborto por parte de Alberto Ruiz Gallardón– y que sería clave en el surgimiento de Vox, ahora ese frente se ha hecho mayor, tiene en Vox a un referente con 52 diputados y es el PP el que ocupa ahí un lugar secundario. Un ejemplo elocuente es Hazte Oír, miembro de la federación One Of Us de Mayor Oreja. La organización liderada por Ignacio Arsuaga, hoy muy próxima a Vox, nació en 2001 alineada con Aznar y desde que se alejó del PP en la etapa de Mariano Rajoy trata de arrastrar hacia la derecha al partido de la gaviota.

Hazte Oír, que estos días se ha esforzado en la promoción de la manifestación de Colón, tuvo un papel destacado en la eclosión de la derecha teocón desbocada contra José Luis Rodríguez Zapatero en su primera legislatura, junto Foro Español de la Familia, E-Cristians, los kikos e incluso significativos sectores de la Conferencia Episcopal, con Rouco Varela a la cabeza. Quizás el día más emblemático del movimiento fue aquel de 2005, en la manifestación contra el matrimonio gay, con aquel cartel que decía “Sodomía no con mi dinero”, como narra la crónica de El PaísAllí estaba, por cierto, Mayor Oreja. Eso sí, hay una diferencia clara con 2005: hoy no hay un Rouco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: