Del nacionalcatolicismo al cristianismo antifranquista: los “secretos” de los archivos de Acción Católica Española

La Universidad Pontificia de Salamanca trabaja en la catalogación de miles de documentos provenientes de las distintas ramas de esa entidad religiosa desde 1926. En algunas cajas había papeles de PSOE, PCE y otras organizaciones políticas.

Imagen de uno de los archivos de Acción Católica. — Cedida / UNIVERSIDAD PONTIFICIA DE SALAMANCA

Danilo Albin, Público, 9 de marzo de 2021

Para descargar 3.000 cajas hacen falta varias manos; para desentrañar los archivos que se guardan dentro de cada una de ellas, también. En la biblioteca de la Universidad Pontificia de Salamanca (UPSA) ya probaron lo primero y ahora están en lo segundo: allí se encuentran miles de documentos generados por Acción Católica Española (ACE) y sus distintas entidades desde 1926. En esos papeles, fotos o cintas magnetofónicas aparece reflejada la Iglesia que comulgó con Franco, pero también están los grupos cristianos que lucharon contra la dictadura.

“Igual al principio teníamos una imagen algo borrosa y distorsionada de los archivos de ACE. Ahora se aprecia más nítida y llena de matices de colores“, afirmaba hace unos días Ángeles Sánchez, una de las investigadoras a cargo de ese ingente trabajo, al término de la primera conferencia organizada por la UPSA para dar a conocer ese fondo documental que atraviesa la historia de España en el siglo XX. Los actos, organizados por la Biblioteca y el Archivo de esa universidad junto con el Instituto de Historia de Ciencias Eclesiásticas (IHCE), continuarán a lo largo del mes de marzo.

Acción Católica nació en 1926 impulsada por los cardenales Reig y Casanova y Herrera Oria. “En 1931 contará con sus primeras bases y organización. En un principio se estructuró en cuatro ramas: Hombres de Acción Católica, Mujeres de Acción Católica, Juventud Masculina y Juventud Femenina. A esta Acción Católica General se sumarán a mediados de los años cuarenta del siglo XX los movimientos de la Acción Católica Especializada (movimientos obreros, estudiantiles, rurales)”, resume la UPSA en una nota informativa sobre estos archivos.

En esa línea, sostiene que ACE “fue responsable de la formación de una conciencia social cristiana crítica con las insuficiencias sociales del régimen en los años 50 y 60”. De hecho, “en el seno de Acción Católica nacen Manos Unidas, Cáritas y otros movimientos obreros y sociales”. Entre ellos se encuentran la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) y la Juventud Obrera Cristiana (JOC), dos grupos que formaron parte de la militancia antifranquista en el interior de la Iglesia española.

“Estos movimientos obreros desempeñaron papel muy importante en reconstrucción del movimiento obrero católico español, siendo decisiva su colaboración en fundación de USO y formación de las primeras Comisiones Obreras”, destaca la investigadora Ana Isabel Huete, una de las responsables de los trabajos que se realizan en torno a los archivos de ACE.

En esa línea, la UPSA remarcaba en una nota informativa que “los fondos de Acción Católica son una fuente básica para el conocimiento de los movimientos obreros católicos de la posguerra y pueden abrir nuevos caminos de investigación en la historia religiosa española contemporánea, las relaciones Iglesia-Estado en España y la sociedad española del siglo XX”.

Aparecen así documentos relacionados con la actividad de las ramas de ACE bajo el franquismo, tanto en las etapas iniciales del régimen como en años posteriores. En el trabajo titulado “Origen y evolución de la Acción Católica Española”, el historiador e investigador Feliciano Montero, fallecido en 2018, destacaba precisamente que “la Acción Católica de esos años fue uno de los instrumentos principales del proyecto nacional-católico, que consideraba la guerra civil como una etapa purificadora y la inmediata postguerra como la ocasión para recatolizar total e íntegramente España”.

Precisamente, Montero resaltaba que “las consignas y las campañas de la AC española en esos años, y las obras que funda, son expresivas de ese ideal y proyecto, que como el nacional-catolicismo alcanza su punto culminante y de inflexión con el Concordato de 1953″.

Oposición al régimen

Sin embargo, “a mediados de los cincuenta, en parte por la influencia de las organizaciones internacionales de la AC, y coincidiendo con otras expresiones de autocrítica en el catolicismo español, se aprecia un cambio en la ACE”. “Hacia adentro se insiste más en la formación personalizada de los militantes, y hacia afuera, en las responsabilidades de una conciencia social cristiana, crítica con las insuficiencias sociales del régimen“. En esa línea, el amplio trabajo de archivo realizado hasta ahora en torno a los documentos de ACE también muestra el surgimiento de grupos que, como la JOC y HOAC, se oponían a las políticas represivas del régimen.

“La historia de la ACE pertenece al conjunto de la sociedad española. El archivo de esta macro-entidad testimonia la historia de cada uno de sus movimientos, la vida interna de la Iglesia y sus relaciones de con las autoridades administrativas, así como otros con repercusión en la sociedad del momento, incluyendo movimientos sociales, corrientes políticas y sindicales, movimientos de mujeres, inmigrantes… no en vano, constituye un referente de primer orden para el conocimiento de la historia reciente española”, apuntó Huete.

Todos esos documentos fueron cedidos al archivo de la UPSA por la Conferencia Episcopal Española y la Federación Española de Movimientos de Acción Católica en julio de 2018. Entonces comenzó un intenso trabajo que aún no ha concluido: se estima que el volumen de estos fondos representa más de 600 metros lineales.

La responsable de la biblioteca de la UPSA, Maribel Manzano, recuerda perfectamente aquel día de diciembre de 2017en el que se presentó en la sede de los movimientos de Acción Católica en la calle Alfonso XI de Madrid. Desde el rectorado de la universidad le habían encargado que fuese a ver un archivo que se quería depositar en esa institución educativa.

“Allí María José Miguel, responsable de adultos de AC, me recibió con los brazos abiertos y me mostró lo que debíamos trasladar a Salamanca. En muchas habitaciones de varias plantas del edificio se habían empaquetado ya miles de cajas de archivo esperando destino“, relata. Tras esa primera toma de contacto, Manzano percibió “el inmenso valor patrimonial e histórico que ese fondo tenía para la historia de la Iglesia, y también para la de España”.

Documentos del PSOE y PCE

No en vano, la investigadora Ángeles Sánchez hizo hincapié en el “enorme potencial de gran valor histórico y documental” que tiene ese inmenso archivo, en el que no solo aparecen documentos directamente relacionados con la Iglesia, sino que también se refleja la actividad de distintas organizaciones políticas del ámbito de la izquierda.

“En contra de lo que se pueda creer, hay una gran variedad en ideologías: al lado de documentación de asociaciones católicas, podemos encontrar documentos de partidos muy diferentes como PSOE, PCE, PSUC, la Liga Comunista Revolucionaria o el sindicato Comisiones Obreras”, señaló la investigadora.

Con estos datos sobre la mesa y, sobre todo, con las expectativas que generan los materiales aún por catalogar, las encargadas de realizar estos trabajos resaltan que “las líneas de investigación se multiplican con la apertura de carpetas y cajas”. Aún quedan muchas historias por catalogar.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: