La religión está ganando el centro de la agenda política en EEUU

agosto 14, 2022

La derecha religiosa ha conseguido lo que quería, pero ¿a qué precio?

Trump nominó a tres jueces conservadores religiosos para el Tribunal Supremo y prometió que ellos restringirían el aborto.
Oliver Douliery – Vía Getty Images

Paul Blumenthal, Huffpost, 14 de agosto de 2022

Con su decisión de anular el caso Roe contra Wade y poner fin a la protección nacional del derecho al aborto, el Tribunal Supremo dio a la derecha religiosa su mayor victoria política desde que el movimiento de protestantes evangélicos blancos se unió al Partido Republicano hace más de 40 años.

El problema es que la impopular decisión política de la derecha religiosa de prohibir el aborto es ahora una realidad, al menos en ciertos estados. Los republicanos ya no pueden esconderse detrás del caso Roe y expresar abiertamente su apoyo a políticas impopulares que nunca se convertirán en ley. Tendrán que defender la prohibición del aborto y otras restricciones impulsadas por un movimiento conservador religioso envalentonado.

Los republicanos ya están viendo lo impopular que puede ser prohibir el aborto. En la primera votación sobre el aborto desde la decisión del Supremo en junio, los votantes de Kansas —un estado que votó claramente por la reelección de Donald Trump— rechazaron anular una decisión del Tribunal Supremo estatal que protegía el derecho al aborto, y lo hicieron por un margen de dos dígitos.

“Ya no es una posibilidad teórica”, comenta Melissa Deckman, directora general del Public Religion Research Institute (PRRI), que estudia la opinión pública sobre la prohibición del aborto. “Es una realidad actual, y estamos viendo una fuerte reacción en contra”.

Lee el resto de esta entrada »

El Opus mantiene intacto en España su privilegiado estatus pese a su pérdida de poder en el Vaticano

agosto 14, 2022

La Obra, con una estructura difusa que deja la mayoría de su actividad económica fuera de la contabilidad, retiene una posición excepcional en la Iglesia española y sobresale en la educación y la formación de élites

Fernando Ocáriz, prelado del Opus Dei, en el centro, en una imagen de 2019 /  Europa Press

Ángel Munárriz, Infolibre, 14 de agosto de 2022

«Opus», a nuestros oídos, suena a poder, éxito, élite. Choca leer que el papa Francisco, nada menos que el obispo de Roma, ha degradado a La Obra. ¿El Opus degradado? ¿Degradado el Camino de San Josemaría, degradada su estructura tan opaca como eficiente, degradada la Universidad de Navarra, degradada su escuela de negocios, degradados sus colegios de postín? Perder estatus parece ir en contra de la naturaleza del Opus. Pero así ha sido. El nuevo documento papal Ad charisma tuendum establece que el prelado del Opus ya no será obispo, resta independencia a La Obra y suma exigencias de rendición de cuentas. Le quita poder y estatus. Eso, en una institución en la que lo simbólico pesa tanto como lo material, implica una depreciación del Opus y de su marca. Porque, sí, el Opus tiene una marca. Y su marca es justo lo contrario de la degradación. Es distinción, privilegio, conexión. Networking, diríamos en la jerga ejecutiva. Esa es la historia del Opus: espíritu y estatus. Especialmente en España.

El Opus es internacional. Tiene sus oficinas centrales en la Torre Murray Hill, en el midtown de Manhattan. Y Roma fue siempre la fijación de José María Escrivá de Balaguer, que fijó allí su residencia en 1946. La Obra, que creció en poder e influencia con Pío XII, alcanzó su cumbre con Juan Pablo II, que la nombró prelatura personal en 1982. Sin embargo, ni la torre neoyorquina, ni el pedigrí vaticano, ni sus casi 93.000 miembros en 68 países deben hacer olvidar cuál es la cuna del Opus. En efecto, España.

Y es aquí, en España, donde conserva sólidas posiciones de influencia, sobre todo en la educación.

Lee el resto de esta entrada »