La presión social y mediática obliga a los obispos a investigar la pederastia en España con «transparencia, ayuda y reparación a las víctimas»

Rueda de prensa del cardenal Omella y Javier Cemades

Omella y Cremades en la rueda de prensa

______________

Jesús Bastante, Religión Digital, CEE, 22 de febrero de 2022

Una auditoría externa independiente, que recoja todos los abusos…. Pero sin aclarar desde cuándo, cómo, si habrá indemnizaciones, si se abrirán los archivos, si las víctimas tendrán voz, y voto… Más vale tarde que nunca, sobre todo si sirve para que las víctimas, al fin, se vean reconocidas por una institución que, durante años, miró para otro lado, el de los verdugos. La Conferencia Episcopal ha presentado esta mañana su proyecto de auditoría independiente, encargada al bufete Cremades&CalvoSotelo, que busca “transparencia, ayuda y reparación a las víctimas”, en palabras del presidente del Episcopado, Juan José Omella.

El cardenal de Barcelona, junto al presidente del bufete, Javier Cremades, informaron de la firma de la auditoría, que “no vamos a facturar” y que, al menos durante un año congregará a un equipo multidisciplinar, formado por 18 personas, y que podría ampliarse en función del desarrollo de la investigación. Abogados del despacho y con personalidades externas, como magistrados de reconocido prestigio y expertos en psicología y otras disciplinas formarán parte del equipo de Cremades, quien pese a presentarse como “católico, miembro del Opus Dei, y tengo pleno convencimiento de que la Iglesia debe ir hasta el fondo, y rectificar en todo lo que sea necesario”, no quiso valorar la sentencia que condena, en firme, a un colegio de la Obra por los abusos del ‘caso Gaztelueta’. “Estoy aquí como abogado, no como creyente, ni como nada”, respondió, a preguntas de este medio.

Un paso por la transparencia y la reparación

¿Por qué ahora, cuando, durante años, los obispos se han negado, por activa y por pasiva (incluso después de rendir cuentas al Papa, hace ahora un mes) a cualquier tipo de investigación externa? La presión mediática, política y social, sin duda. “Quiero pedir perdón por los abusos dentro de la Iglesia, por todas las víctimas, que tanto dolor han padecido y padecen”, comenzó el cardenal Omella, quien aseguró que, con esta firma, “la CEE quiere dar un paso en su obligación de transparencia social, de ayuda y reparación a las víctimas y colaboración con las autoridades”. Omella informará en las próximas horas a la Santa Sede sobre esta decisión.

“Queremos clarificar tanto los casos acontecidos en el pasado, como los más exigentes niveles de responsabilidad que impidan la repetición de los casos en el futuro”, aseguró Cremades, quien subrayó que “el objetivo es la ayuda y reparación de las víctimas, estableciéndose nuevos cauces de colaboración y denuncia adicionales a las oficinas ya existentes”.

“Estoy abrumado por la responsabilidad. Queremos una auditoría que sea creíble, profesional y que vaya a la verdad de los hechos”, subrayó el presidente del bufete, quien mostró su pleno convencimiento de que “la Iglesia debe ir hasta el fondo, y rectificar en todo lo que sea necesario”.

Un modelo «híbrido»

“Este es el asunto más complejo que hemos afrontado hasta la fecha”, añadió Cremades, mostrando su convicción de que “prestamos un servicio a la sociedad y a las víctimas”, con un procedimiento que seguirá los pasos de la investigación de abusos en Múnich (dos socios del equipo de trabajo alemán participarán de la auditoría), aunque también se ha conversado con Marc Sauvé, el responsable del informe en Francia.

Rueda de prensa en Cremades

___________________

Haremos un modelo español, híbrido, basado en la metodología alemana, también el modelo francés y el trabajo de las oficinas de las diócesis españolas”, resaltó el abogado, quien insistió en que “necesitamos a las víctimas, sus asociaciones, a los medios, a la Fiscalía, el defensor del Pueblo… No venimos a suplir, sino a complementar”.

¿Hablarán con las víctimas, participarán en la comisión del Defensor del Pueblo? Omella no quiso cerrarse a nada. “Queremos establecer un puente que facilite el trabajo de las autoridades, con un cauce de colaboración estrecho. La CEE quiere asumir su responsabilidad ante las víctimas, las autoridades y la sociedad española, estableciendo un nuevo vehículo que ayude a esclarecer los hechos del pasado”. Cremades fue más claro, informando que ayer mismo “me puse en contacto con Ángel Gabilondo. Esta investigación se hace para colaborar también con el Gobierno”. Sobre las indemnizaciones, el abogado del Opus Dei se preguntó si “¿alguien en su sano juicio puede pensar, con un enfoque jurídico, que si se identifica un daño, no hay una reparación?”.

¿Qué ha cambiado? El presidente de la CEE pidió “mirar al futuro”. “Lo importante es estar cerca de las víctimas”, repitió. “Queremos que el trabajo tenga toda la amplitud que deba tener, en qué dirección caminar”, apuntó, sin “bajar a detalles” como la indemnización a las víctimas o hasta qué fecha se investigará. Tampoco, a si se abrirán los archivos eclesiásticos, aunque en este punto Cremades admitió que tendrán que esperar a ver qué grado de colaboración muestra cada obispo, cada congregación, cada colegio. No hay, porque no puede haberlo, un mandato de obligado cumplimiento para todos los jerarcas eclesiásticos. “La CEE nos va a servir de canal para llegar a las diócesis, no sabemos qué actitud tendrán. La idea es visitar cada diócesis, colegios y órdenes religiosas”.

“Vamos a tratar de acceder, con los listados que tengamos de afectados, y ver si están interesados en conversar con nosotros. Nos vamos a reunir con las asociaciones, una a una”, culminó Cremades, quien anunció la puesta en marcha de un correo denunciaabusos@cremadescalvosotelo.com. “Entiendo perfectamente a las víctimas, y espero que nuestro trabajo les sirva de ayuda y de reparación”, finalizó el abogado. El tiempo dirá y quitará razones.

Se prevé un plazo máximo de doce meses para la realización de los trabajos, sobre los que la firma profesional no presentará minuta alguna, limitándose a repercutir los gastos. A fin de garantizar la excelencia e independencia de sus investigaciones, Cremades & Calvo-Sotelo creará un grupo de trabajo liderado por tres socios de la firmaSantiago Calvo-Sotelo, antiguo director de Auditoría en Arthur Andersen; el exmagistrado del Tribunal Supremo y del Constitucional, Vicente Conde; el exmagistrado y presidente de la sala segunda del Tribunal Supremo, Juan Saavedra. También participará en el grupo de trabajo Encarnación Roca, ex Vicepresidenta del Tribunal Constitucional. Convocará igualmente a unirse al grupo a personalidades de reconocido prestigio en el terreno intelectual y empresarial.

______________

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: