Principado e Iglesia negocian la retirada de una treintena de símbolos franquistas

La posición de la iglesia asturiana sigue siendo remisa. «No me agrada porque a mi modo de ver reabren heridas que con generosidad y esfuerzo se habían ido suturando y reabrirlas no me parece ni inteligente ni justo», justifica Sanz Montes.

principado-iglesia-kVlE-U14095367452GgH-624x385@El Comercio

Placas falangistas en una iglesia que el Ayuntamiento de Nava retiró con sus propios medios en 2014. / PABLO NOSTI

Ramón Muñiz, El Comercio, 19 de abril de 2020

Principado y Arzobispado de Oviedo tienen abierta una línea de negociación para avanzar en la retirada de símbolos franquistas en una treintena de templos de la región. «Una de las últimas veces que estuve con el presidente Adrián Barbón me pasó una lista y estamos colaborando», explica el arzobispo Jesús Sanz Montes. El documento lo revisó con el consejo episcopal para detectar en qué casos «es fácil y en cuáles más complicado», dice.

La posición de la Iglesia asturiana sigue siendo remisa a las leyes de Memoria Histórica. «No me agrada porque a mi modo de ver reabren heridas que con generosidad y esfuerzo se habían ido suturando y reabrirlas no me parece ni inteligente ni justo», justifica Sanz Montes.

Sin embargo la normativa obliga a las partes. La Ley autonómica de Recuperación de la Memoria Democrática, aprobada en 2019, establece la retirada o eliminación de «escudos, insignias, placas y demás objetos» que en su día fueron realizados «en conmemoración, exaltación, legitimación, justificación, enaltecimiento individual o colectivo del golpe militar de 1936 y del franquismo, de sus dirigentes o de las organizaciones que sustentaron al régimen dictatorial».

La norma fija la responsabilidad de la retirada voluntaria en los titulares de los edificios y, caso de no hacerlo, es la consejería la que debe iniciar de oficio el procedimiento, dando trámite de audiencia a los interesados por quince días. La resolución final se dictará «en el plazo máximo de tres meses».

En lo tocante a los templos cristianos la posición inicial es que «hay símbolos franquistas que no pusimos nosotros, quien los puso, que lo quite», expresa Sanz Montes. Sin embargo la buena relación entre el arzobispo y el presidente del Principado está facilitando la búsqueda de soluciones de consenso. «Estamos colaborando y podemos llegar a un acuerdo de mantener no tanto el símbolo o el escudito sino la memoria de una guerra fraticida y si hay referencia a un bando hacer memoria de todos», apunta el prelado.

La aplicación exige pues ir a cada caso concreto. Hay placas con nombres de fallecidos «que están ahí porque han sido fusiladas y otra cosa es cuando esos fusilamientos se deben a que iban a misa o pertenecían a Acción católica, o eran de la CEDA». En caso de haber sido fusilado por ser de derechas «hablamos de un asesinato político y ahí no entro; pero si fue asesinado por ser católico, estar al frente del sindicato obrero católico o el sindicato minero católico, y por ser católico le fusilaron, pues me merece todo el respeto», reivindica.

«Eso está de más»

«Si como coda final ponemos ‘viva Franco’ o ‘viva el caudillo’, pues eso está de más y ahí no tengo inconveniente en quitarlo. Se me ha dado un elenco y la vicaría está mirando caso por caso», concreta Sanz Montes. La colaboración no impide al arzobispo que siga viendo una reapertura de heridas en la norma:«¿Que hay que hacer memoria de otras personas que no han sido mencionadas durante demasiados años? Pues mencióneselas. Pero es como cuando procedemos a la beatificación de nuestros mártires. Beatificamos a personas que dieron la vida por Cristo, perdonando a sus verdugos. Es un ejemplo heroico de vida cristiana y en las homilías jamás he querido mencionar ni a los verdugos, que tenemos sus nombres, ni a las siglas de formaciones políticas que siguen ».

La disposición de la Iglesia asturiana a negociar una solución supone un hito en un camino iniciado años atrás. Ya en 2018 Carmen García, historiadora de la comisión de memoria histórica, confirmó que se había instado al Arzobispado a la retirada de estos símbolos. También entonces la especialista matizaba que no se trataba «de eliminar los nombres de los fallecidos en la guerra civil, sino que se recomienda a la Iglesia que suprima expresiones como ‘Caídos por dios y por España’, ‘José Antonio, presente’».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: