Los obispos, «muy tranquilos»