Capillitas

junio 1, 2020

…Tras muchos de los actores autoritarios o neoabsolutistas de nuestros días, se encuentra el flujo del pensamiento religioso… …En España conocemos muy bien este proceso de injerencia eclesial en los asuntos públicos…

Capillitas es el  nombre que se da, sobre todo en Andalucía, a esa gente rancia que pasa el día entre la mohosa sacristía y los cientos de altarcitos que pueblan los rincones más insospechados de plazas públicas y patios particulares, como digo mayoritariamente en el Sur.

Pero el capillita no es un ser estrictamente meridional, su presencia se extiende por toda la geografía y, como decía Forges, es fauna ibérica sin peligro de extinción. Como en el caso de los virus de impactante actualidad, el capillismo no es muy contagioso, pero su letalidad, su capacidad de provocar daño es muy alta.

El capillita vive una vida ritualizada en la que los grandes momentos litúrgicos van acompañados de cientos de gestos menores todos ellos dominados por el mismo hilo conductor: no pensar, tan solo creer. Por eso el capillita es tan reacio a la lectura (excepto textos sacralizados o prensa ecuménica), la ciencia o el debate con el gentil, con quien no comparte los ritos de acción, omisión y pensamiento. El capillita está dominado por la emoción religiosa que le habilita tanto para el consumo ideologizado privado como para el odio indiscriminado contra terceros. Como el resto de los entes biológicos, cuando el capillita llega a la edad madura ya no tiene más misión en la vida que la de reproducirse y, a diferencia de otros seres, su esfuerzo reproductivo supera el mandato de la naturaleza de esparcir su genes y se centra en difundir sus creencias. La actitud religiosa se transforma en activismo político y se embarca en un intento de influir en el desarrollo social desde esa tesitura en la que la creencia está por encima de la evidencia. El capillita se convierte en fanático, a estas alturas de la involución, la oración y el incienso resulta soso y aspira a más. No es ambición, es designio divino.

En la conciencia inexacta del capillita, la creencia puede chocar con evidencias irrefutables. Para este choque el fanático está preparado ¿Vas a creer a dios o a tus ojos? Porque si vas a creer a tu ojo, potencialmente pecador, mejor arráncatelo. Así es que dicho y hecho, si lo que rodea al capillita es una realidad hostil, pues se relé. Dispone de una realidad alternativa que diría Bannon, el profeta lego del evangelismo mesiánico americano. No es tan complicado como se desprende de la reconfiguración de los hechos que tanto en Cataluña como en Madrid ha realizado un guardia civil muy sintonizado con uno de los grupos religiosos más combativos de los últimos años, el Opus, que en tiempos de Fernández Díaz consiguió que se conociera al suyo como monasterio del interior, con sus ángeles custodios reguladores del tráfico y todo.

Lee el resto de esta entrada »


“Rocío”, el documental censurado en democracia

junio 1, 2020

En un año en que el coronavirus ha obligado a suspender la romería de el Rocío, puede ser oportuno recuperar y revisar el documental que sobre el fenómeno del Rocío en Andalucía fue dirigido por Fernando Ruiz Vergara en 1980 y que tuvo “el honor” de ser la primera película secuestrada por un juez en democracia. Versión íntegra.

Rocío (documental, versión sin censurar), de Fernando Ruiz Vergara ...

Fotograma documental

1 de junio de 2020

Cada año, los habitantes de Almonte, en Huelva, y seguidores de la virgen vuelven a saltar la valla del Rocío para sacar la estatua en procesión. Este año el  coronavirus ha obligado a suspender la romería ; puede ser buen momento para revisar y recordar el documental que tiene “el privilegio” de ser la primera película prohibida en nuestro país una vez eliminada la censura: Rocío

Rocío, dirigida por Fernando Ruiz Vergara con guión de Ana Vila, fue rodada entre 1976 y 1978 y estrenada en 1980. Seleccionado por el Ministerio de Cultura para el Festival Internacional de Cine de Venecia de 1981,  se alzó con el premio en el Certamen de Cine Andaluz (el único a concurso) ​ de la primera edición del Festival de Cine de Sevilla, en 1980,​ en la categoría de 35 mm.

El triunfo en el festival de Sevilla permitió que se estrenara  en Madrid en 1981, pero pronto encontró serios problemas de exhibición ante las presiones de poderes eclesiásticos y conservadores.

El documental interpretado, como recogía el cartel, “por hombres, mujeres y niños del pueblo andaluz”, es un intento de explicar la romería desde un punto de vista social, histórico y antropológico, por lo que recurre a las opiniones de expertos, algún sacerdote, miembros relevantes de las hermandades rocieras y vecinos de Almonte, como una mujer que narra en primera persona un milagro de la Virgen: la curación de un sarcoma.

Contiene, claro, imágenes de gran potencia visual, muchas tan osadas que hoy serían imposible grabar, como la cercanía de las camareras con la Virgen (“Eres guapísima, eres encantadora, eres la reina almonteña”, le susurra una de ellas) o la descripción que el catedrático José Hernández Díaz realiza sobre la mutilación de imágenes sagradas para adaptarlas al culto o al gusto de la feligresía. Fernando Ruiz Vergara ilustró este hecho con el desmontaje en un convento sevillano de una talla muy modificada de la Virgen de la Merced. Lee el resto de esta entrada »


Caso Romina y 30 notas sobre el “feminicidio por honor”

junio 1, 2020
Actualidad_493461931_152699214_1024x576

Romina Ashrafi

Nazanin Armanian, Público, 1 de junio de 2020

Hacía unos meses, Romina de 13 años había pedido a su “amor” Bahman de, 32, que fuera a pedir su mano a su padre. Este lo rechazó, prohibiéndole a su hija volver a ver al hombre. La semana pasada, ella, harta de los malos tratos de su progenitor, que se había vuelto violento después de perder su trabajo y caer en las drogas, huye a casa de la hermana de Bahman. El padre pone una denuncia y la policía los lleva ante el juez, quien a pesar de los ruegos de la niña de que le matarían, le manda a casa y a él le pone en libertad. Horas después ella había sido degollada por su progenitor cuando dormía. La noticia conmocionó a Irán, obligando al presidente Hasan Rohani a condenar el asesinato y prometer endurecer las penas. No hubo manifestaciones feministas de rechazo, por estar prohibidas por la ley, y unas pocas mujeres se atrevieron a mostrar carteles que ponían “la mujer no es el honor de nadie”. Y ya está. Pronto será olvidada hasta que otro periódico sensacionalista saque el siguiente “caso”.

La verdad de cerca

1.- El concepto de honor, que en Europa hace referencia a la integridad, dignidad y honestidad, en Oriente Próximo significa virilidad, coraje y heroísmo para los hombres y modestia, fidelidad al esposo y tener hijos para la mujer. En su sentido más íntimo, los hombres colocan su honor no en su propio cuerpo, sino en el de la mujer: un grave error, ya que cuando una mujer sin derechos decide rebelarse ejerciendo su poder y utiliza su cuerpo-honor, estará apuntado al propio sistema social, destruyendo de paso el estatus de su opresor íntimo. En este caso, el crimen sucede en el marco de una teocracia totalitaria, lo cual significa que:

2.- No existe ninguna ley de protección de menores, ni un teléfono de emergencia para los niños maltratados, todo lo contrario: ella no es una niña ante las leyes vigentes desde 1979, sino una MUJER ADULTA a partir de 8-9 años: podrá ser casada y se le exigirá cumplir con las obligaciones maritales y maternales, pero no podrá ejercer su derecho al voto hasta los 16 años. De hecho, los 7-8 años son las edades de ponerle el velo, que en el islam marca el fin de la infancia y la etapa de fertilidad de su cuerpo: “Las mujeres que han llegado a la menopausia, que no esperan un nuevo matrimonio, no cometen falta al deponer sus velos de adultas.” (Corán 24: 59). La primera medida de la República islámica (RI) no fue el reparto justo de la renta del petróleo, paliando la pobreza, sino derogar la Ley de Familia que, gracias a la centenaria lucha feminista iraní, había fijado la edad nupcial en los 18 años, entre otras conquistas. Es imposible alguna mejora en los derechos de la mujer mientras esté prohibida la celebración del 8 de marzo, estén perseguidas sus propias organizaciones y estén sometidas a un apartheid sexual sin precedente en la historia moderna del país. Lee el resto de esta entrada »