El puzle (incompleto) de las inmatriculaciones del Prerrománico asturiano

junio 20, 2020

Los investigadores han recibido hasta 12 negativas del registro en su intento de conocer la titularidad de Santa María del Naranco. Cuentan ya con seis confirmaciones, de las que cuatro están protegidas por la Unesco

Varias personas toman el sol este domingo ante el monumento prerrománico asturiano de Santa María del Naranco en Oviedo / Alberto Morante

Susana D. Machargo, La Voz de Asturias, 20 de junio de 2020

No parece que la vía oficial avance a un ritmo rápido, así que el Grupo de Inmatriculaciones Asturias está supliendo con sus escasos recursos la investigación que había reclamado a la Junta General del Principado y al Gobierno regional. Su obsesión consiste en descubrir cuántos bienes y propiedades la Iglesia puso a su nombre entre los años 1946 y 2015 en Asturias sin poseer ningún tipo de documento que acreditase su propiedad, solo con la declaración jurada de una autoridad eclesial. Aunque estiman que la cifra puede estar por encima de las 1.500 propiedades, al tomar como referencia lo ocurrido en Navarra y Aragón, donde las pesquisas están más adelantadas, se están centrando en el Prerrománico. Están convencidos de que es el patrimonio que mejor puede encarnar el valor de su pelea. Es un estilo arquitectónico único en el mundo y reconocido por la Unesco. Tal y como la Mezquita de Córdoba mostró a toda España en qué consistían las inmatriculaciones, creen que el Prerrománico puede remover a la sociedad asturiana. Pero no está siendo fácil. Hasta 12 veces han pedido sin éxito la titularidad del palacio de Santa María del Naranco, un edificio de carácter civil que nada tiene que ver con la Iglesia desde su origen. 12 intentos y 12 negativas de lo más variadas. José María Rosel, portavoz del grupo, advierte que no pararán. No tienen ninguna prisa. Prefieren avanzar sobre seguro.

Fruto de esas pesquisas iniciadas hace más de tres años, el puzle de las inmatriculaciones comienza a tomar forma. También el del Prerrománico. Pero ambos siguen incompletos. El último listado remitido por el Colegio Oficial de Registradores de la Propiedad a la Junta General consta de 553 propiedades. Es mucho más completo que uno inicial que no llegaba a la treintena y que se resumía en apenas cuatro folios pero no está todo. Lo sabe bien el Grupo de Inmatriculaciones Asturias porque tiene en su poder notas registrales simples de bienes que la Iglesia ha puesto a su nombre y que no están ni en el primer listado ni en el segundo. No saben por qué. Además, la descripción en muchos casos es tan genérica que parece un galimatías. Identificar de manera fehaciente cada apunte es casi imposible.

Las pesquisas al detalle

El Grupo de Inmatriculaciones trabaja con sus propias listas. La del Prerrománico consta de 16 propiedades, ocho figuran en el Libro Blanco del Principado y otros ocho no. De los ocho que sí integran esa guía de actuación del Gobierno asturiano, cuatro ya se han confirmado como inmatriculados por la Iglesia. La Voz ya había publicado que Santa Cristina de Lena fue inscrito en el año 2010 y San Julián de los Prados, la única en la que sigue habiendo culto y que, por tanto, no debió ser registrada, en 1981. Ahora cuentan con la certificación de que siguieron el mismo camino otras dos. San Miguel de Lillo data de 1929. En este caso la fecha es muy significativa, ya que es 17 años antes de que Franco aprobará la Ley Hipotecaria de 1946, que permitió a la Iglesia inscribir cualquier bien sin documentación. La cuarta es San Salvador de Valdediós, en Villaviciosa, una de las que no está protegida por el paraguas de la Unesco, que, por el momento, solo incluye a seis. Se remonta a 1993. Lee el resto de esta entrada »