Catedrales de peaje: la Iglesia cobra entrada por acceder a los principales templos que ha inmatriculado

marzo 31, 2021

La mayoría de los obispados y cabildos imponen tiquets de dos a diez euros por visitar fuera de los horarios de culto las seos cuya posesión han ido anotando a su nombre y que a menudo han sido rehabilitadas con fondos públicos

606331c965764

Un grupo de turistas en una de las torres de la catedral de Valencia. 19/01/2017. — Vicent Desjardins / PXHHERE (CCO)

Eduardo Bayona, Público, 31 de marzo de 2021

Resulta prácticamente imposible entrar sin haber pagado antes una entrada en la mayoría de las catedrales cuya posesión se anotó la iglesia en el Registro de la Propiedad mediante el procedimiento de las inmatriculaciones mientras estuvo vigente, entre 1996 y 2015, la reforma de la Ley Hipotecaria de José María Aznar que facilitó esos trámites. 

Obispados y cabildos han optado, con escasas excepciones, por restringir el libre acceso a los breves periodos de la jornada en los que se celebran misas y actos de culto, normalmente a primera hora de la mañana, y por supeditar fuera de ellos la entrada a los templos al previo pago de entradas cuyo precio oscila entre los dos y los diez euros, con descuentos para jóvenes, jubilados y grupos, normalmente. Si “peaje” ) significa “derecho de tránsito”, lo que esos pagos franquean es el acceso a ‘catedrales de peaje’. 

Eso es al menos lo que ocurre en 28 de las 37 catedrales y concatedrales, entre las que se encuentran algunas de las principales del país, que figuran en el listado de inmuebles inmatriculados por la iglesia que el Ministerio de Presidencia remitió al Congreso tras recabar la información en registros de la propiedad de todo el país. 

“Hay un ‘modus operandi’ frecuente en el que primero se inmatricula un templo, después se produce una restauración a cargo de las administraciones y luego ese edificio se explota económicamente”, explica Jorge García, portavoz de la coordinadora Recuperando, para quien todo el episodio de las inmatriculaciones “es la privatización del patrimonio histórico con fines especulativos en el ámbito económico”. 

Lee el resto de esta entrada »

“Cuarenta años después no se ven avances en aconfesionalidad”… El Gobierno recupera los indultos en Semana Santa en otro guiño a la Iglesia

marzo 18, 2021

El Consejo de Ministros volverá el próximo martes a conmutar penas a convictos a petición de cofradías y hermandades en pleno proceso de distensión con la jerarquía eclesiástica, pese a la ausencia de procesiones por la pandemia por segundo año y mientras tiene pendientes decisiones como el cuarto perdón a María Salmerón.

605267f3239c1

Nazarenos durante una procesión  en 2019 / Europa Press

Eduardo Bayona, Público, 18 de marzo de 2021

La pandemia no se va a llevar por delante los indultos de Semana Santa a petición de cofradías y hermandades religiosas: el Consejo de Ministros del próximo martes, 23 de marzo, aprobará varios de esos perdones de penas a condenados a propuesta del Ministerio de Justicia, según confirmaron fuentes del departamento que dirige Juan Carlos Campo.

Las peticiones aprobadas, cuyo número declinaron anticipar las fuentes consultadas, serán publicadas en el BOE del día siguiente, lo que pondrá en marcha los procesos de remisión de penas a los agraciados, normalmente supeditados a no reincidir durante periodos de tres a cinco años, por parte de los tribunales que los condenaron.

El ejecutivo retoma los indultos de Semana Santa mientras tiene sobre la mesa solicitudes de conmutación de la pena como la de María Salmerón, una mujer sevillana víctima de violencia machista a la que el apoyo a su hija, que rechaza ver a su padre, le ha costado ya cuatro condenas de prisión.

La recuperación de los indultos de Semana Santa, que entre 2015 y 2019 supusieron casi la cuarta parte de todos los concedidos (43 de 228, el 18,8%), despeja las dudas generadas por la decisión de no aprobar ninguno el año pasado, una decisión que se encontraba sobre la mesa de Campos en los primeros días de abril, cuando todavía no había transcurrido un mes desde la declaración de la pandemia y después de que el primer ejecutivo de Sánchez, monocolor del PSOE, hubiera optado en 2019 por mantener la tradición y dejar en cuarentena las líneas laicistas de su programa electoral para decretar seis perdones.

Lee el resto de esta entrada »

Los españoles se alejan de Dios con la pandemia: más de tres millones de católicos abrazan la incredulidad

noviembre 29, 2020

La sociedad intensifica su avance hacia el laicismo coincidiendo con la crisis sanitaria y las medidas preventivas de recogimiento mientras el peso de los creyentes que practican algún tipo de religión se reduce a apenas el 8% entre los jóvenes

Eduardo Bayona, Público, 29 de noviembre de 2020

La pandemia está intensificando la tendencia a la desafección de la iglesia católica en la sociedad española. Las respuestas de los ciudadanos a las preguntas del barómetro en las que el CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) se interesa por saber “¿Cómo se define usted en materia religiosa: católico/a practicante, católico/a no practicante, creyente de otra religión, agnóstico/a, indiferente o no creyente, o ateo/a?” recogen cómo en los meses se ha producido un notable trasvase, de casi cinco puntos y medio, entre el segundo de esos grupos y los tres últimos, mientras el primero perdía más de uno y medio. Y siete puntos, en un país con 47,43 millones de habitantes empadronados, supone más de 3,3 millones de personas.

La evolución de los últimos nueve meses, desde febrero, el último previo a la pandemia, hasta noviembre, reflejan cómo el grupo de quienes se definen como católicos practicantes ha pasado del 20,4% al 18,8% de los encuestados y cómo el de los no practicantes ha caído del 46,6% al 41%, en ambos casos con altibajos aunque con una tendencia a situar su suma por debajo del 60% del total.

En ese mismo periodo, y también con altibajos y mientras los creyentes de otras religiones se mantenían relativamente estables por debajo del 3%, la suma de los ateos, que no creen en la existencia de un Dios; los agnósticos, que consideran que, en todo caso, eso sería algo incomprensible para el intelecto humano, y los indiferentes ante las creencias religiosas se consolidaba por encima de la tercera parte de la población, con avances de entre dos y cuatro puntos en cada uno de esos segmentos y una tendencia alcista. Lee el resto de esta entrada »


Un negocio como Dios manda: la Iglesia gana más de 90 millones limpios en tres años

septiembre 7, 2020

Hasta el 80% de las diócesis han llegado a tener ganancias mientras reciben fuertes inyecciones de dinero público que llevan a los laicistas a plantear si el modelo de financiación excede o no el compromiso del Estado para garantizar, hace ya más de 40 años, “su adecuado sostenimiento económico”

Juan José Omella

Juan José Omella, durante la celebración en la Sagrada Familia de una misa por las personas fallecidas a causa de la pandemia. EFE/Quique García

Eduardo Bayona, Público, 7 de septiembre de 2020

“¿Es ‘adecuado sostenimiento’ subvencionar a la Iglesia con más recursos de los que necesita para funcionar?”, plantea Europa Laica en su análisis sobre la última Memoria de Actividades de la Iglesia, referente al ejercicio de 2018, que ha publicado la Conferencia Episcopal.

La pregunta, que también se han hecho instituciones como el Tribunal de Cuentas, cobra mayor relevancia a la vista de los datos de las últimas tres memorias (20162017 y 2018, las únicas en las que el episcopado desglosa las cuentas consolidadas de las 70 diócesis españolas, que arrojan unas ganancias netas de 55,7 millones de euros en esos tres ejercicios a los que hay que añadir otros 39 de la gestión de la asignación tributaria por el episcopado: suman 94,7, a más de 31 por ejercicio.

Según indican esos documentos, las diócesis españolas tuvieron en esos años unos ingresos de entre 924 y 974 millones de euros y unos gastos de 908 a 954, lo que les proporcionó unas ganancias netas de entre 16 y 20,3.

Algo menos de la cuarta parte de esos fondos (24%) procedía de la asignación tributaria del Estado, es decir, la parte que los contribuyentes le destinan poniendo la ‘X’ en la casilla confesional del IRPF, mientras algo más de un tercio (36%) les llega vía donativos y el resto (40%) de su actividad comercial, económica y financiera.

Las principales partidas de gastos son las de Personal, con 348 millones el último año entre religiosos y seglares, y la conservación de edificios y el funcionamiento, con 271,7, a cierta distancia de las actividades pastorales (220,7) y de una abultada partida (88,9) de “extraordinarios”.

Más dinero para Trece TV que para Cáritas

Lee el resto de esta entrada »


La Iglesia también pierde adeptos en el IRPF: En Aragón solo uno de cada siete contribuyentes marca su casilla en exclusiva

abril 22, 2020

Los aragoneses destinan más de cinco millones de sus impuestos cada año a financiar el funcionamiento de los obispados de la comunidad mientras organizaciones católicas como Cáritas funcionan gracias a donaciones privadas y subvenciones de la comunidad autónoma

Se han recogido varias peticiones de una casilla para la investigación científica en los últimos años

Más de un tercio de los contribuyentes aragoneses opta por no marcar la casilla de las ONG ni la de la Iglesia católica.

Eduardo Bayona, El Diario, 22 de abril de 2020

Solo uno de cada siete contribuyentes aragoneses marca únicamente la casilla que destina a la Iglesia católica el 0,7% de su IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas), según indican los datos de la Agencia Tributaria de los últimos años, que también revelan cómo la cantidad de quienes lo hacen se ha reducido en algo más del 40% en los últimos años, al caer de los 164.227 de 2007 a los 97.193 del ejercicio de 2017, el último para el que el organismo recaudador ofrece registros de todas las comunidades.

Los contribuyentes confesionales son, tras ese desplome, el grupo menos numeroso de los cuatro en los que se dividen los casi 700.000 que aportan al impuesto sobre la renta en Aragón. Entre los que el de mayor volumen sigue siendo el de quienes no marcan ninguna de las dos casillas y optan de esa manera por dejar que los gobiernos central y autonómico gestionen la totalidad de su aportación.

Estos últimos suman 221.916, con un aumento de casi 3.700 en esos diez años que les da un ligera ventaja sobre los 219.650 que marcan la casilla de fines sociales, la que destina el 0,7% de la aportación a financiar los programas sociales de las ONG.

El cuarto grupo lo forman los 148.256 ciudadanos que se inclinan por marcar las dos casillas, lo que supone enviar un 0,7% de su contribución a cada uno de esos grupos. Es el que, al recoger aparentemente el grueso de los que 67.000 que dejaban de aportar a la Iglesia y del saldo de 8.000 nuevos declarantes, ha experimentado un mayor crecimiento en la última década, en la que ha sumado 62.732 nuevos a los 85.524 de 2007, con un avance superior al 70%.

No obstante, la suma de quienes tachan ambas eleva a 367.906 los apoyos a las ONG y a 245.449 los de la Iglesia católica, que siempre serían cuatro mil menos que los 249.751 que salían de esa suma hace diez años en el segundo caso, con lo que sería el único de los tres grupos en retroceso. El primero, por el contrario, añade 70.000 a los 296.612 de hace una década, mientras quienes no tachan ninguna casilla son 3.700 más. Lee el resto de esta entrada »


Las entidades católicas reciben más de cinco millones de la casilla de fines sociales del IRPF

abril 13, 2020

Las entidades católicas reciben más de cinco millones de la casilla de fines sociales del IRPF

El arzobispo de Madrid, Carlos Osoro (2d), preside a puerta cerrada los oficios de este Viernes Santo en la Catedral de la Almudena, en Madrid. EFE/ Mariscal

El arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, preside a puerta cerrada los oficios de este Viernes Santo en la Catedral de la Almudena, en Madrid / EFE/ Mariscal

Eduardo Bayona, Público, 13 de abril de 2020

La casilla de fines sociales de la declaración del IRPF también tiene beneficiarios del ámbito religioso: hasta una treintena de entidades católicas han recibido más de 5,32 millones de euros procedentes de esa asignación en el último reparto realizado por el Gobierno, correspondiente a la campaña de la renta de 2018.

Esas treinta entidades obtuvieron subvenciones por valor de 5,3 millones de euros, un dinero aportado por el mismo Estado que con cargo a ese ejercicio transfirió a la iglesia católica un total de 256 millones por la vía de las casillas del IRPF.

Esos 5,3 millones de euros suponen algo más de la décima parte de los 49 que repartió el Gobierno central a través de la Secretaría de Estado de Asuntos Sociales, aunque no fueron los únicos procedentes de esa casilla, cuyo reparto lleva haciéndose desde la declaración de 2017 en un porcentaje de un 20% desde el ejecutivo central y un 80% desde los autonómicos.

Según la Plataforma del Tercer Sector, que agrupa a buena parte de las ONG que operan en el campo de los servicios sociales, el tramo estatal de 2017, de 48 millones frente a una demanda de 207, llegó a 609 proyectos de 230 entidades, mientras que el de 2018, con 49 millones para solicitudes por 194, alcanzó a 673 iniciativas de 258 entes. Ni uno ni otro ofrecen datos de las distribución de fondos de las comunidades, que mueven alrededor de 200 millones.

Dinero de la casilla social para pedir más equis en ella

Entre las organizaciones católicas que más fondos recibieron de ese reparto estatal se encuentran Cáritas, con 1,74 millones (casi la cuarta parte del total) para varios proyectos de ámbitos como las prisiones, los ancianos y las víctimas de violencia machista, aunque también para cuestiones de intendencia y organización; Ymca, que recibió 476.276 euros para programas de inclusión, juventud, empleo y acosos escolar; Accem, al que le fueron asignados 341.551 para actuaciones en materia de migración, jóvenes y exclusión social, o la Fundación Cruz Blanca y la coordinadora de geriátricos Lares, que obtuvieron, respectivamente, 231.315 y 155.134. Lee el resto de esta entrada »


La iglesia se apropia de templos declarados públicos hace 85 años

enero 10, 2017

Los obispos inscriben a su nombre por el procedimiento de la inmatriculación, cuyo rigor jurídico cuestiona el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, catedrales como las de Málaga, Palma o Zaragoza, “pertenecientes al Tesoro Artístico Nacional” desde 1931.

El Arzobispado de Zaragoza inscribió a su nombre la catedral de La Seo en 1987, mientras la comunidad autónoma financiaba su rehabilitación / Público

Eduardo Bayona, Público, 26/12/2016

Los principales templos católicos españoles fueron declarados “pertenecientes” al Estado en junio de 1931, una realidad jurídica que pone en tela de juicio la validez de muchas de las inscripciones registrales que distintos obispados y entidades religiosas han realizado a su favor en las últimas tres décadas mediante inmatriculaciones.

Ese proceso se intensificó entre 1998 y 2015 gracias al derecho especial de inmatriculación que instauró el Gobierno de José María Aznar –lo mantuvo el de José Luis Rodríguez Zapatero y finalmente lo eliminó el de Mariano Rajoy ante el creciente malestar que generaba su aplicación-, que permitía a la iglesia católica anotar propiedades a su nombre con certificaciones expedidas por los obispados.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos acaba de poner en duda su rigor jurídico al señalar en una sentencia que ese derecho de inmatriculación fue reconocido a la iglesia católica “por la legislación interna [española] sin justificación aparente”.

Evitar el expolio

El 3 de junio de 1931, el presidente del Gobierno provisional, Niceto Alcalá Zamora, y el ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes, Marcelino Domingo, firmaban un decreto por el que 36 catedrales, 24 monasterios, 18 conventos, cinco capillas y más de 200 iglesias pasaban a ser propiedad del Estado al ser declarados “monumentos histórico-artísticos pertenecientes al Tesoro Artístico Nacional”.

La medida, que incluía 73 castillos, 21 palacios y 62 ruinas y restos prehistóricos, materializaba la ejecución de otro decreto emitido en 1926, durante la dictadura de Primo de Rivera, que ordenaba “la intervención directa y eficaz del Estado” para que esos edificios monumentales fueran “adscritos al suelo de la Nación”, lo que suponía que pasaban a ser de propiedad pública por aplicación del Código Civil –lo que se levanta sobre el suelo va con el suelo-, y a quedar “bajo la tutela y protección del Estado”. Lee el resto de esta entrada »