La procacidad y la lascivia que la Iglesia no censura en el arte sacro

octubre 19, 2021

C. Tangana y Nathy Peluso bailando bachata en la catedral de Toledo es un escándalo para el clero, pero no es el primero al que se enfrentan por la representación de la sensualidad, incluso dentro de sus propios templos

 ‘Esclavo Moribundo’, Miguel Ángel

________________________

Déborah García, El Diario, 19 de octubre de 2021

Durante siglos, la Iglesia Católica fue el principal mecenas de las artes. Gracias a ella, y para su esplendor, muchos artistas se consagraron con pasión, al menos aparentemente, a dar gloria a las Santas Escrituras a través de su representación en cuadros, esculturas y diferentes construcciones arquitectónicas. Sin embargo, no debemos olvidar que, hecha la ley, hecha la trampa. Los gestos de los protagonistas de Ateo de C. Tangana y Nathy Peluso pueden encontrarse en la propia iconografía de la Catedral de Toledo y es que el artista no ha creado ningún gesto nuevo; más bien, continúa la estela de una larga tradición de personas que fueron capaces de usar a la Santa Madre para contar lo que querían contar. Catedrales, capiteles, misericordias, lienzos, esculturas, murales y frescos albergan material suficiente para convertir el videoclip de la discordia en un juego de niños.

Por proximidad con la reciente polémica, el primero a destacar es El Greco. La obra del llamado pintor de lo religioso merece toda la atención al tratarse de un autor cristiano patrocinado por las élites eclesiales cultas de la Archidiócesis de Toledo al servicio de la Contrarreforma en el siglo XVI. Su pintura ha sido objeto de numerosos estudios, algunos de ellos marcados por la extravagancia como el de Fernando Arrabal, en la que se han llegado a ver innumerables penes y vulvas diseminados por algunos de sus lienzos más emblemáticos. En La Sagrada Familia con Magdalena, el pequeño Jesús parece sostener una pera con forma de pene en su mano y en Sagrada Familia con Santa Ana, los genitales del bebé parecen castrados, según se ha analizado en una investigación de la Universidad de Castilla La Mancha. Estudiosos de la obra del cretense como Somerset Maugham o Cocteau han señalado que gran parte de su producción tiene una vertiente homoerótica que se vislumbra, por ejemplo, en la forma en la que El Greco deja caer a menudo el paño que cubre los genitales de Cristo o de algún santo o mártir. Siempre ladea el paño transparente por debajo de la cadera, formando una especie de triángulo marcadamente erótico que acentúa el pubis. Esto sucede en su cuadro El martirio de San Sebastián, expuesto en un lugar tan preeminente como es otra catedral, la de Palencia. Y también en sus obras Crucifixión o en La Santísima Trinidad.

Lee el resto de esta entrada »

Rezar en la puerta del cine: películas “blasfemas” que enfurecieron al público religioso

octubre 1, 2021

‘Benedetta’, que llega hoy a los cines, es el último ejemplo de película que mezcla elementos sagrados con escenas tan controvertidas que provoca conatos de boicots (y, a veces, logra éxito)

‘No a los insultos a Jesucristo’, se leía en la pancarta de un grupo que intentó boicotear el estreno en septiembre de 1988 en Nantes (Francia) de ‘La última tentación de Cristo’ /ALAIN LE BOT / GAMMA-RAPHO VIA GETTY IMAGES

__________________

Miquel Echarri, El País, 1 de octubre de 2021

Benedetta, la última película del neerlandés Paul Verhoeven, trae imágenes que parecen de otra época, de cuando el cine conservaba intactas su pujanza cultural y su capacidad para generar controversia. El pasado 26 de septiembre, un grupo de alrededor de 20 personas, hombres en su mayoría, presumiblemente católicos, protestaba contra el pase de la película en el Lincoln Center de Manhattan, en la segunda jornada del Festival de Cine de Nueva York. Los manifestantes se presentaron como miembros de la hasta ahora inédita asociación cultural America Needs Fatima y blandían pancartas en que se tildaba a la película de “insultante” y “blasfema”, un “ultraje” a la memoria de Jesucristo y la Virgen María.

La imagen de un pequeño comando de rigoristas de vía estrecha pidiendo que se prohíba el estreno de una película en una soleada mañana de otoño de 2021 ha sido compartida en redes por la cuenta oficial del festival neoyorquino. Algunos escépticos consideran que tan modesto, desangelado y, sobre todo, anacrónico intento de boicot pudo ser más bien un montaje publicitario. Nada que ver, en cualquier caso, con las campañas de rechazo masivo, los actos de violencia y los piquetes multitudinarios con que tuvieron que lidiar en su día estas otras películas consideradas sacrílegas o contrarias a la religión cristiana.

Viridiana (Luis Buñuel, 1961)

Lee el resto de esta entrada »

El arte contemporáneo pasa de Dios

agosto 1, 2021

La religión ha desaparecido de la creación artística. El contenido religioso ha quedado reducido a la provocación o a la polémico llegando incluso a ofender a colectivos religiosos, entre ellos al actual Papa Francisco cuando era arzobispo de Buenos Aires

McJesús1

McJesús de Jani Leinonen que acabó siendo  retirada de la exposición «Bienes sagrados» del Museo de Arte Haifa (Israel) ante las protestas de la comunidad cristiana

José Ramón Navarro Pareja, El Confidencial, 1 de agosto de 2021

La última edición de ARCO constató una vez más que la religión ha desaparecido de la creación artística contemporánea. La temática que ha llenado la mayoría de las páginas de los libros de Historia del Arte, la gran inspiración y, casi única durante siglos, de los más reconocidos creadores, apenas está presente hoy en el mercado. Y no sólo en ARCO, los artistas actuales ya no crean obra para iglesias, mezquitas o sinagogas mientras que el contenido religioso ha quedado reducido a la provocación o la polémica. Avanzado el siglo XXI se hace realidad el planteamiento que sostenía el profesor José Jiménez en su ‘Teoría del Arte’, publicada en 2003, para quien, en contraposición a lo que ha ocurrido a lo largo de la Historia, en la actualidad en vez de concebirse “la obra de arte como un medio de expresión de contenidos espirituales, la deriva laica de la cultura moderna, la secularización del mundo que afecta también al arte, lleva a concebir las obras como propuestas conceptuales de carácter mundano”

Y para los creyentes, quizás sea mejor así. Porque cuando la religión ha entrado en la escena de ARCO lo ha hecho con tono provocador, irreverente, incluso considerado blasfemo para quienes profesan alguna religión. Ocurrió en 2010, cuando el madrileño Eugenio Merino presentaba ‘Stairway to Heaven’, una escultura hiperrealista que reproducía a un rabino de pie, encima de un sacerdote arrodillado, que a su vez estaba sobre un imán en oración. Además, el mismo stand acogía otra obra de Merino: una menorá (el candelabro ceremonial judío de siete brazos) que tenía como base una metralleta Uzi, creada y utilizada por el ejercitó israelí. La muestra provocó la protesta oficial de la embajada de Israel en España, que consideraba que las obras incluían “elementos ofensivos para judíos, israelíes y, seguramente, para otros”. Y añadía que “valores como la libertad de expresión o la libertad artística sirven en ocasiones de simple disfraz de prejuicios, de estereotipos o de la mera provocación por la provocación”. “Un mensaje ofensivo no deja de ser hiriente por pretender ser una obra artística”, sentenciaba la nota emitida por la legación israelí.

Lee el resto de esta entrada »