UNI Laica pide al Ministro de Universidades y a la Conferencia de Rectores/as un compromiso global por la laicidad y la dignidad universitarias

noviembre 17, 2020
Manuel Castells

Manuel Castells, Ministro de Universidades

UNI Laica-Europa Laica, Laicismo.org, 17 de noviembre de 2020

La Asociación por una Universidad Pública y Laica (UNI Laica, sección de Universidad de Europa Laica) ha dirigido un escrito al Ministro de Universidades –Manuel Castells Oliván– y a la Conferencia de Rectores/as de las Universidades Españolas (CRUE) en el que se lamenta de que, más de 40 años después de que la Constitución española declarara la aconfesionalidad del Estado, la Universidad pública siga exhibiendo un rancio confesionalismo católico, acompañado, a veces, por el proselitismo de otras creencias pseudo- y anti-científicas.

Esto se aprecia en la existencia (y financiación) de capillas y capellanes, y de otros espacios y símbolos religiosos, la participación de autoridades académicas en misas, procesiones y otros actos religiosos, la convocatoria de este tipo de actos por parte de autoridades académicas, el proselitismo de diversas creencias (religiosas o no) pseudo- o anti-científicas, la permanencia de ‘santos patronos’, la adscripción de centros de enseñanza confesionales a las universidades públicas, o el restablecimiento de cátedras de teología católica suprimidas desde el siglo XIX.

Pero el confesionalismo más grave afecta a las Facultades (y Escuelas Universitarias) que preparan a las futuras maestras y maestros. Hace unos 45 años que desapareció de los estudios universitarios la asignatura obligatoria de Religión (que junto a la Formación del Espíritu Nacional y la Educación Física constituían “las tres marías”), y sin embargo esa asignatura se mantiene muy viva, si bien de forma voluntaria –faltaría más– en tales Facultades y Escuelas.

Asombrosamente, las titulaciones (grados) que forman a las maestras/os de Infantil y Primaria (que educarán a las niñas y niños hasta los 12 años) ofertan asignaturas confesionales de religión católica que distan de ser estudios científicos sobre las religiones. Por el contrario, incluyen contenidos de carácter pseudo- y anti-científico, además de preceptos morales que a menudo colisionan con valores democráticos. La confesionalidad de las asignaturas impartidas es tan palmaria que pueden ser convalidadas para la obtención de la Declaración Eclesiástica de Competencia Académica (DECA), el título que la Conferencia Episcopal Española exige a los docentes de Religión en los colegios del Estado. Es decir, se trata del título requerido para el desarrollo –preparado y controlado por la Iglesia católica– de un adoctrinamiento religioso a niños y niñas en los colegios. Lee el resto de esta entrada »