¡Inmatriculaciones!, por Bernardo Vergara

agosto 26, 2018

 

Bernardo Vergara no es la primera vez que, como historietista, aborda el tema de la inmatriculaciones.

En junio de 2014, Vergara abandonó la revista El Jueves después de que la editorial RBA no permitiera publicar una portada en la que se hacía referencia a la abdicación de Juan Carlos I. Le acompañaron en su marcha otros dibujantes de la revista, como Manel Fontdevila, Paco Alcázar y Albert Monteys y juntos fundaron un cómic digital, “Orgullo y satisfacción”, que desapareció el pasado año. Y sería ahí  donde, en 2016, publicaría  ¿Cuánto nos cuesta la iglesia católica?, historieta en la que en unas cuantas viñetas explica a qué se destinan los millones que anualmente pagamos para fortalecer esa ficción de la aconfesionalidad del Estado, y en la que dedica un capítulo a las inmatriculaciones.

Bernardo Vergara en La tira de El Diario del 26 de agosto de 2018, retoma ahora el tema:

Lee el resto de esta entrada »


Inmatriculaciones: ¿Quién soluciona ahora los “errores” de la Iglesia?

agosto 26, 2018

La Conferencia Episcopal admite incorrecciones en las inmatriculaciones e insta a solventarlas con la ley. Antonio Manuel Rodríguez, portavoz de la Coordinadora Recuperando plantea tres vías para recobrar para el bien público lo que, a su juicio, siempre lo fue.

 

Vista principal de la catedral de Pamplona/ Luis Azanza / El País

Carmén Morán Breña, El País, 26 de agosto de 2017

Años de lucha de los ciudadanos organizados en defensa de su patrimonio, el paso de varios Gobiernos del PP y del PSOE y la presión mediática no han sido suficientes para que los españoles pudieran conocer cuántas iglesias, ermitas, fincas, casas, solares, cementerios y otros bienes había puesto la Iglesia a su nombre en silencio, para sorpresa de cientos de Ayuntamientos. Una ley franquista concedía a los obispos el privilegio, que José María Aznar amplió en 1998, de registrar una propiedad sin demostrar que le pertenecía. La coyuntura política actual ha conducido al Ejecutivo de Pedro Sánchez a cumplir una de las promesas de los socialistas en la oposición y el Ministerio de Justicia, que tantas veces hizo oídos sordos, está ahora recopilando entre todos los registros de la propiedad la lista completa de lo que se ha calificado como el “gran expolio” de la Iglesia y que ha incorporado una palabra al conocimiento del común: inmatriculación.

A la espera de esos datos, que en Justicia dicen que estarán listos “este otoño”, circula sin fundamento una cantidad: alrededor de 4.000 propiedades inmatriculadas por la Iglesia desde 1998. Los que están al tanto del asunto no dan crédito a tan raquítica cifra. Solo en Navarra, los obispos han registrado como propias 2.007 propiedades desde aquel año; en Aragón, las organizaciones han calculado, como poco, 1.751 y en el País Vasco 522 (en un periodo un poco más largo). Cabe pensar que la cifra total superará con creces la de 4.000.

El vicesecretario para Asuntos Económicos de la Iglesia, Fernando Giménez Barriocanal, asegura que desconoce el total de lo inmatriculado y que “la Conferencia Episcopal no es quién para pedir esa información”. Si en su día declaró a la cadena SER que rondarían las 40.000 inscripciones fue porque, dice, hizo un cálculo de todas aquellas instituciones religiosas que pueden registrar los bienes: no solo los obispos, también los párrocos, las órdenes religiosas, etcétera. Solo parroquias hay 23.000. Sin embargo, un buen conocedor de la Conferencia Episcopal sostiene que la jerarquía católica sí sabe la cifra, y alaba la buena cabeza de Barriocanal para ello. “Lo desconozco totalmente”, respondió ayer el aludido. Lee el resto de esta entrada »