Omega, sin alfa

La discutible promoción de la Semana Santa

Procesión del Encuentro, Plaza Mayor de Gijón / Foto Juan Plaza LNE

_________________

Milio Rodríguez Cueto, La Nueva España, 21 de abril de 2022

Este jueves pasado, la TPA retransmitió, en directo, una procesión nocturna ovetense que responde al nombre de “la Madrugá”, así, en bable de las cuencas mineras: gracias a la Cofradía de los Estudiantes por este guiñu asturianista. A ver si pasa lo mismo con la borriquilla” de Ramos y se transforma en burrina.

Uno no tiene claro que exista mucha demanda, en Asturias, para este tipo de programas (en realidad, está convencido de que no existe), pero, a saber por qué, los medios de comunicación han entrado al juego de fomentar procesiones con tanto interés, o más, como ponía la TVE única en tiempos preconstitucionales. Las procesiones, a muchos, nos parecen un espectáculo de mal gusto: la música es un espanto, las figuras (con independencia del mérito de la talla) resultan desagradables, los nazarenos meten miedo y, en fin, el conjunto invita a echar a correr y abrazar el animismo.

En muchas cadenas televisivas, hemos visto, estos días, personas entrevistadas en las calles de Sevilla, por poner a lo más promocionado, diciéndole al micro que lo que sentían no se podía explicar. Mentira: todas las experiencias humanas son explicables. Si no se puede dar explicación, o falla el verbo del animal racional o la supuesta emoción es una impostura. Uno entiende históricamente esas imposturas, esos arrebatos forzosos, allá en el sur de la Península, cuando, en el siglo XVI, arranque de estos desfiles de penitentes, había que echar a voces que eras cristiano para tapar el peligros tufo kosher o halal de la familia. Esa necesidad no la había en el norte, por lo visto, y la santa se sacaba, tradicionalmente, cuando y como toca: en verano, de día, entre tambor y gaita y sin aspavientos. Pero, en España, hay comunidades alfa y comunidades omega. Aunque la nuestra lleve las dos letras en el escudo, no se confunda: somos omega. Alfa es Andalucía, que exporta su cultura popular con éxito, que coloniza los territorios omega triunfalmente: más claro, la Madrugá carbayona o esas inverosímiles ferias de abril de Piloña o Laviana.

Quien firma ha cumplido, hace poco, la noble edad de 60 años (¡mete miedo ponerlo en el escrito!) y no recuerda ver, de chiquillo o chaval, procesiones en su Gijón natal. Si las había, no formaban parte relevante de la vida ciudadana. Pero este pueblo es, culturalmente, omega. Al oscurecer del miércoles pasado, dice la prensa, tres hermandades han sacado otras tantas figuras hasta la plaza el Ayuntamiento playu y escenificaron un encuentro que, uno no lo puede evitar, tiene un quéseyoqué de infantil, de juego de muñecos, por mucha solemnidad con la que la noche, los caperuzas, los legionarios y el himno de España (¿y qué pintará, en las cuestiones de fe, el himno de España?) lo quieran envolver. El párroco de San Pedro, asomado al balcón de un hotel, ha predicado al fresco del atardecer que es una manera de sacar el púlpito a la calle. A un tiro piedra, estaba otro balcón más grande, el de la casa del Concejo. Supongo que es una manera de medir la distancia para pegar el salto.

Texto original en asturiano:

Omega, ensin alfa

La discutible promoción de la Selmana Santa

Esti xueves pasáu, la TPA retresmitió, en directo, una procesión nocturna ovetense que respuende al nome de “la Madrugá”, asina, en bable de les cuenques mineres: gracies a la Cofradía de los Estudiantes por esti guiñu asturianista. A ver si pasa lo mesmo cola “borriquilla” de Ramos y se tresforma en burrina.

Ún nun tien claro qu’esista muncha demanda, n’Asturies, pa esti tipu de programes (en realidá, ta convencíu de que nun esiste), pero, a saber por qué, los medios de comunicación entraron al xuegu de fomentar les procesiones con tantu interés, o más, como ponía la TVE única en tiempos preconstitucionales. Les procesiones, a munchos, paécennos un espectáculu de mal gustu: la música ye un espantu, les figures (con independencia del méritu de la talla) resulten desagradables, los nazarenos meten mieu y, en fin, el conxuntu invita a echar a correr y abrazar l’animismu. En bien de cadenes televisives, viemos, estos díes, persones entrevistaes nes calles de Sevilla, por poner lo más promocionao, diciéndo-y al micro que lo que sentíen nun se podía esplicar. Mentira: toles esperiencies humanes son esplicables. Si nun se puede dar esplicación, o falla’l verbu del animal racional o la supuesta emoción ye una impostura. Ún entiende históricamente eses impostures, esos arrebatos forzaos, allá nel sur de la Península, cuando, nel sieglu XVI, arranque d’estos desfiles de penitentes, había qu’echar a voces que yeres cristianu pa tapar el peligrosu tufín kosher o halal de la familia. Esa necesidá nun la había nel norte, polo visto, y la santa sacose, tradicionalmente, cuando y como toca: en veranu, de día, ente tambor y gaita y ensin esparabanes. Pero, n’España, hai comunidaes alfa y comunidaes omega. Anque la nuestra lleve les dos lletres nel escudu, nun se confunda: somos omega. Alfa ye Andalucía, qu’esporta la so cultura popular con ésitu, que coloniza los territorios omega trunfalmente: más claro, la Madrugá carbayona o eses inverosímiles feries d’abril de Piloña o Llaviana.

El que firma cumplió, va poco, la noble edá de 60 años (¡mete mieu ponelo n’escritu!) y nun s’acuerda de ver, de rapacín o chaval, procesiones nel so Xixón natal. Si les había, nun formaben parte relevante de la vida ciudadana. Pero esti pueblu ye, culturalmente, omega. A la escurecida del miércoles pasáu, diz la prensa, tres hermandaes sacaron otres tantes figures hasta la plaza l’Ayuntamientu playu y escenificaron un alcuentru que, ún nun lo puede evitar, tien un quésiyoqué d’infantil, de xuegu de muñecos, por muncha solemnidá cola que la nueche, los caperuchos, los lexonarios y l’himnu d’España (¿y qué pintará, nes cuestiones de fe, l’himnu d’España?) lu quieran envolver. El párrocu de San Pedro, asomáu al balcón d’un hotel, predicó al fresco del atapecer, que ye una manera de sacar el púlpitu a la calle. A un tiru piedra, taba otru balcón más grande, el de la casa conceyu. Supongo que ye una manera de medir la distancia pa pegar el saltu.

Pase usté un bon día y acuérdese de que les ringleres qu’acaba de lleer tán escrites nuna llingua inconstitucional que, oficialmente, nun esiste.

Cola ayuda de la conseyería d’Educación y Cultura del Principáu d’Asturies

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: