Oviedo, 25 de mayo de 2020: En recuerdo y homenaje de aquel otro 25 de mayo de 1808

mayo 25, 2020

Frente a la celebración del 8 de septiembre -claramente ligada a lo religioso-, reivindicar y dignificar el 25 de mayo como una fecha de suma importancia para Asturias, es un paso importante, porque significa y conmemora al pueblo soberano. Aspiramos por ello a que el 25 de mayo sea reconocido como el día oficial de Asturias…

Oviedo esta mañana. Homenaje anta la placa que conmemora los hechos de mayo de 1808

25 de mayo de 2020

Una de las efemérides de la historia de Asturias con más significado tuvo lugar un 25 de mayo de 1808. La decisión adoptada aquel día en Oviedo de instituir «una Suprema Junta de Gobierno con todas las atribuciones de la Soberanía», con el fin de organizar la resistencia frente al invasor francés, implica un momento constituyente de Asturies como sujeto político.

Por ello, esta mañana, organizado por el Ateneo Republicano de Asturias y Asturias Laica, con el apoyo del Ateneo Obrero de Gijón y Socialismo y República de Asturias, se llevó a cabo en Oviedo, en recuerdo y homenaje de quienes lo hicieron posible, una ofrenda floral ante la placa que conmemora los hechos de mayo en la calle Altamirano. Se reivindicaba, además, que esa efemérides tan significativa para nuestra comunidad pase a ser el Día oficial de Asturias.

En esta ocasión, como no podía ser de otra manera en medio de la pandemia en la que nos encontramos, el acto fue limitado en cuanto al número de participantes (sólo una comisión representativa) y en el tiempo, centrándose, sin más, en la lectura de un manifiesto y en la colocación de un ramo de flores ante la placa.  Leería el manifiesto José Luis Iglesias, miembro del Ateneo Republicano y de Asturias Laica

Manifiesto en defensa del 25 de mayo Lee el resto de esta entrada »


Libertad de conciencia, apostasía e islam

mayo 25, 2020

Por Waleed Saleh, profesor de Estudios Árabes e Islámicos, Universidad Autónoma de Madrid. Miembro del Grupo de Pensamiento Laico, integrado por Nazanín Armanian, Enrique J. Díez Gutiérrez, María José Fariñas Dulce, Pedro López López, Rosa Regás Pagés, Javier Sádaba Garay y Waleed Saleh Alkhalifa.

Rezo / Mezquita / Iran | 2K Stock Video 914-418-762 | Framepool ...

Rezo en una mezquita, Irán / Fuente

Waleed Saleh, Público, 25 de mayo de 2020

Las religiones monoteístas, especialmente el cristianismo y el islam, han articulado desde sus comienzos medidas infernales para acallar cualquier oposición o crítica hacia sus creencias o sus prácticas. Una de las herramientas más letales ha sido la acusación por apostasía. Los actos inquisitoriales de la fe cristiana que duraron varios siglos son de sobra conocidos. La acusación por herejía era suficiente para arrojar a la hoguera a cualquier opositor: filósofos, escritores, científicos y pensadores.

El judaísmo en tiempos modernos ha inventado el término “antisemitismo”, perseguido internacionalmente y castigado con cárcel. Ha servido para cerrar las bocas críticas con el Estadio de Israel. El semitismo, concepto lingüístico, lo han convertido en sinónimo de judaísmo con un interés claramente político.

La historia del islam no difiere de las dos anteriores. A la muerte del profeta Mahoma en el 632 d.C. varias tribus que ya habían abrazado al islam comenzaron a revocar su conversión a esta fe. El sucesor del Profeta el califa Abu Bakr emprendió una serie de campañas militares contra ellas que se conocieron con el nombre de Guerras Ridda (apostasía) entre 632 y 633. El citado califa mandó aplastar a los renegados para dar ejemplo e intentar evitar futuros actos de anatematización. Esta reacción se estableció desde entonces como norma por las autoridades del islam y se convirtió en ley en la mayoría de los países musulmanes. Los exegetas se han basado también en una serie de versículos coránicos para justificar la condena a muerte de cualquier apostata. Éstos suelen recurrir especialmente al siguiente versículo para justificar su condena: “Retribución de quienes hacen la guerra a Dios y a su Enviado y se dan a corromper en la tierra: serán muertos sin piedad, o crucificados, o amputados de manos y pies opuestos, o desterrados del país. Sufrirán ignominia en la vida de acá y terrible castigo en la otra” (5:33) Lee el resto de esta entrada »