Ciencia, fe y oraciones

mayo 5, 2020

…La performance de algunos sacerdotes es de la misma hechura que aquellas supersticiones que practicaban las tribus en los albores de la humanidad…

Un párroco cacereño bendice el pueblo desde el tejado de la iglesia

Un párroco cacereño bendice el pueblo desde el tejado de la iglesia / Fuente

Víctor Moreno, Nueva Tribuna, 5 de mayo de 2020

Ni por asomo iba a pensar que algunos sacerdotes de distintas diócesis se lanzarían a las calles de pueblos y ciudades con el hisopo en ristre hisopando todo lo que se encontraran a su paso, pretendiendo de esta guisa terminar con el bicho del coronavirus, al igual que quien, manejando una sulfatadora, rociase un patatal para matar la presencia del escarabajo.

Pero estos sacerdotes y los obispos que les permiten semejante actividad ridícula, ¿de dónde han salido? ¿Son de hoy? ¿No habrán sido trasladados desde la Edad Media a nuestros días por arte de una abducción?

¿Cómo es posible semejante disparate? Y la policía de los alrededores, ¿en qué alrededores se encontraban que no les echó la voz de alto, pues estaban infringiendo las reglas del confinamiento establecidas por el gobierno?

La performance de algunos sacerdotes es de la misma hechura que aquellas supersticiones que practicaban las tribus en los albores de la humanidad

He esperado a ver si algún obispo les ha dicho que su acción estaba fuera de lugar, no solo por el ridículo que estaban haciendo, sino porque su performance era de la misma hechura que aquellas supersticiones que practicaban las tribus en los albores de la humanidad y en la que un hechicero rociaba humanos, chozas y animales utilizando plantas de hinojo previamente hundidas en un recipiente de agua para ahuyentar así lo que llamaban malos espíritus.

Oigo el reproche. Los hechiceros antiguos usaban agua del manantial, mientras que los actuales brujos con bonete, perdón, los sacerdotes católicos de hoy utilizan agua bendita. Y es bendita porque previamente la bendice un sacerdote. Vale. Pero sigue siendo agua con un poco de sal ¿no? Pues que se sepa fue el Papa Alejandro I (papa desde el 106 al 115) el que institucionalizó el uso de agua “bendita” dentro de la iglesia católica. Y la primera composición de agua bendita estaba compuesta de agua del grifo y sal, no sé si fina o gruesa. Y, ahí, sigue la misma composición. Obviamente, nadie como el cura conoce cuál es la composición de esta agua. Y sabe, mejor que nadie, que es inodora, incolora e ¿insípida?- dejémosla estar- y que hay que ser un tanto covidiota para pensar que curará cualquier patógeno o enfermedad. Lee el resto de esta entrada »


Podemos exige al Gobierno asturiano que investigue por qué se ocultó el listado de bienes inmatriculados por la Iglesia

mayo 5, 2020

Presenta tres preguntas ante el Parlamento autonómico después de que Público haya desvelado que el Colegio de Registradores entregó supuestamente en 2019 un nuevo catálogo que incluía los monumentos del arte prerrománico

Un día... una obra: San Salvador de Valdediós

San Salvador de Valdediós

A. Moreno, Público, 5 de mayo de 2020

El grupo parlamentario de Podemos acaba de presentar ante la Junta General de Asturias tres preguntas dirigidas a la consejera de Cultura exigiéndole que aclare e investigue la razón por la cual presuntamente se ocultó el listado “actualizado y completo” de inmatriculaciones de la Iglesia que envió el Colegio de Registradores en febrero de 2019, tal como ha desvelado Público.

Ese inventario, que teóricamente lleva un año en algún cajón de la Junta General de Asturias, corrige y aumenta el enviado un año antes por la institución registral, que solo incluía 26 bienes eclesiales.

Ni la Consejería de Cultura ni la de Presidencia han dado todavía ninguna explicación sobre la existencia de ese segundo listado, pese a los requerimientos de este medio de comunicación. En el nuevo inventario figurarían varios monumentos del arte prerrománico, sobre cuya inmatriculación por la Iglesia católica formuló una pregunta el parlamentario de Podemos Rafael Palacios a principios de marzo a la titular de Cultura. En aquella comparecencia, hace tan solo dos meses, Berta Piñán mostró la antigua relación de 26 bienes, ninguno de ellos del prerrománico, cuando el catálogo completo ya llevaba supuestamente un año en algún despacho del Gobierno asturiano. Lee el resto de esta entrada »


La Iglesia defiende su propiedad de los templos del Prerrománico

mayo 5, 2020

“Estos bienes se han custodiado desde – hace siglos y gracias a ello los disfrutan los ciudadanos”, indican fuentes del Arzobispado

El templo prerrománico de Santa Cristina de Lena.

El templo prerrománico de Santa Cristina de Lena.

M.J. Iglesias, La Nueva España, 5 de mayo de 2020

Los templos del Prerrománico, desde que fueron construidos, son propiedad de la Iglesia”. Así se pronuncian fuentes del Arzobispado de Oviedo ante la polémica suscitada por la titularidad de algunos edificios que también fueron declarados en su día monumentos nacionales, o en un pasado más reciente, Patrimonio de la Humanidad.

“Estos bienes han sido custodiados por la Iglesia durante siglos y gracias al trabajo realizado por la Institución los disfrutan los ciudadanos actualmente”, precisan las mismas fuentes.

Desde el Arzobispado matizan que las iglesias, caso de San Miguel de Lillo, Santa Cristina de Lena o Santa María del Naranco, en el caso específico del Prerrománico Asturiano, están construidas para dar un servicio a toda la comunidad cristiana, independientemente de que formen parte de otro tipo de listas o catalogaciones, como la de Patrimonio de la Humanidad. El 6 de diciembre de 1985 esa distinción fue otorgada a Santa María del Naranco, San Miguel de Lillo y Santa Cristina de Lena.

El listado de las inmatriculaciones de la Iglesia católica en Asturias incluye la totalidad de las obras del Prerrománico, tal como señaló en medios nacionales Enrique Español, decano de los colegios de Registradores de la Propiedad de España, que en febrero de 2019 hizo entrega al Gobierno del Principado de un listado de bienes eclesiásticos inmatriculados. Lee el resto de esta entrada »