Ofensiva para desprivatizar los monumentos prerrománicos asturianos

mayo 6, 2020

El Grupo Inmatriculaciones Asturias (del que forma parte Asturias Laica), PODEMOS y Somos Uviéu reclaman que se actúe para recuperar la titularidad pública.

Santa María del Naranco, Oviedo

Nortes, 6 de mayo de 2020

A mediados de marzo el Grupo de Inmatriculaciones de Asturias hacía público que la Iglesia había registrado por 50 euros cada uno de los monumentos prerrománicos asturianos de carácter religioso. La mayoría de ellos sin culto ni nigún tipo de ayuda de la Iglesia para su sostenimiento. Nortes lo contó en su momento. Ahora el Grupo de Inmatriculaciones vuelve a la carga, denunciando la pasividad del Principado en reaccionar. Desde el grupo se critica que “existe una nula voluntad de abordar el tema de la inmatriculaciones de la iglesia y se oculta a los ciudadanos la información que existe (y de la que se dispone) sobre las mismas”. En un comunicado hecho público por este movimiento ciudadano se denuncia que “el Colegio de Registradores de Asturias entregó en febrero de 2019 al Gobierno regional un catálogo completo de bienes eclesiásticos inmatriculados”. El grupo critica que “el listado ‘actualizado y completo’ de las inmatriculaciones eclesiásticas de Asturias dormita en alguno de los cajones de la Consejería de Justicia

A la denuncia desde el movimiento ciudadano se suma ahora la petición de explicaciones por parte del Grupo Parlamentario de Podemos Asturies en la Junta General del Principado. El diputado autonómico de la formación morada, Rafael Palacios, ha formulado esta pregunta a la consejera de cultura del Gobierno autonómico, Berta Piñán: “¿Tiene conocimiento de la existencia de un catálogo o inventario de bienes eclesiásticos inmatriculados que el decano del Colegio de Registradores, Enrique Español, afirma haber entregado al Gobierno de Asturies en febrero de 2019?”

Asimismo, hoy el concejal de Somos Oviedo/Uviéu, Rubén Rosón, reclamaba al Ayuntamiento de la capital asturiana, para que reclamara al arzobispado la desprivatización de los monumentos prerrománicos ubicados en la capital asturiana: “una institución privada no debería tomarse la licencia de registrar a su nombre una propiedad que pertenece al pueblo, a los pueblos que han ido dejando su huella en los muros de los monumentos desde su construcción”.


Somos Oviedo rechaza las inmatriculacionesde Santa Maria del Naranco y San Miguel de Lillo

mayo 6, 2020

Rosón urge al Gobierno local a que reclame una marcha atrás al Arzobispado y que, en caso de negativa, le cobre el IBI por los monumentos

Somos rechaza la inmatriculación de Santa Maria del Naranco y San Miguel de Lillo por la Iglesia

Santa María del Naranco

José A. Ordóñez, La Nueva España, 6 de mayo de 2020

Somos ha registrado hoy una moción para el próximo Pleno en la que insta al gobierno local compartido por el PP y Cs a dirigirse a la Iglesia para que anule el trámite administrativo por el que ha inmatriculado dos monumentos del Prerrománico ovetense, concretamente Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo. La moción recoge que, en caso de negarse el Arzobispado a dar marcha atrás, el Ayuntamiento debe cumplir la legalidad pasando a la “propiedad” el recibo del IBI por los dos edificios, puesto que ninguno de ellos está destinado al culto.

El concejal de Somos Rubén Rosón afirma que los monumentos “son orgullo y símbolo ovetense” y que “deben continuar siendo testigos de la historia como patrimonio de todos, no de uno solo, siguiendo el espíritu del propio título de la declaración de Patrimonio de la Humanidad”. El concejal del grupo de la oposición considera que “una institución privada no debería tomarse la licencia de registrar a su nombre una propiedad que pertenece al pueblo, a los pueblos que han ido dejando su huella en los muros de los monumentos desde su construcción, en los siglos IX y X, en una época histórica en la que se forjó la conciencia europea”.

Audio
Fuente Hora 14, SER Asturias Lee el resto de esta entrada »


Religiones y epidemia

mayo 6, 2020

“Enviaré todas mis plagas contra tu corazón, contra tus servidores y contra tu pueblo, para que sepas que no hay nadie como yo en toda la  tierra”,  Éxodo 9:14

Las mejores pinturas de Goya en el Museo Lázaro Galdiano (2): “Las ...

Fragmento de la obra de Goya “El conjuro”

José Antonio Naz Valverde, Colectivo Prometeo, 5 de mayo de 2020

Las epidemias, enfermedades generalizadas en un territorio y las pandemias, epidemias que afectan a una gran parte del mundo, se han producido, con distintos nombres, a lo largo de toda la historia. Desde la antigüedad se consideraban las epidemias como un efecto de la cólera divina y muestra de su poder, como puede interpretarse en los libros sagrados (Exodo, Levítico,Jeremías, Isaías, Libro de los Reyes, Mateo) y en textos profanos de la antigüedad (Ovidio, Platón, Plutarco, Tito Livio, Plinio). El propio origen etimológico de la palabra pandemia, además de “que afecta a todo el pueblo”, puede derivar del dios Pan, que, aparte de perseguir ninfas con su cuerpo mitad hombre y mitad carnero y proteger a los pastores y sus rebaños, se dedicaba a asustar a las gentes.

Pero es Yahvé, el Dios de los judíos y adaptado por las tres grandes religiones monoteístas, el que mayores castigos inflige por medio de pestes, guerras o hambres, expresadas de manera implacable: “enviaré contra vosotros animales salvajes que os arrebataran vuestros hijos y devorarán vuestro ganado”(levítico 26:22), “haré venir contra vosotros la espada vengadora…; os refugiareis en vuestras ciudades y enviaré la peste en medio de vosotros y seréis entregados en manos del enemigo” (levítico 26: 25). Y estos castigos tienen un claro objetivo: “para que veas mi poder y para que mi nombre sea publicado en toda la tierra” (Éxodo 9:16). Un Dios castigador cruel y orgulloso, que solo rectifica si “se humillaren y oraren, si buscaren mi rostro y se convirtieren de sus malos caminos, yo los escucharé desde los cielos, perdonaré sus pecados y curaré su tierra “ (II Cronicas 7:14).

Esta idea de la peste como castigo de seres superiores la expresa el propio Bocaccio en el Decameron, refiriéndose a la peste de 1348 que llegó a Florencia “por obra de los cuerpos superiores o por nuestras acciones inicuas, enviada por la justa ira De Dios”. (Por cierto, según Bocaccio aquella peste había comenzado en “las partes orientales” y arrasó Florencia entre “marzo y julio”.)

Lee el resto de esta entrada »