La Iglesia sigue divulgando el mito de la basílica bajo la Mezquita de Córdoba pese al informe contrario de sus arqueólogos

Un letrero informativo y los trípticos del monumento Patrimonio Mundial de la Unesco, que visitan millones de turistas de todo el mundo, atribuyen los restos a la supuesta iglesia visigoda de San Vicente, mientras que la web oficial le dedica su apartado principal

Unos turistas hacen fotografías en el interior de la Mezquita-Catedral de Córdoba. EFE /Rafa Alcaide

Unos turistas hacen fotografías en el interior de la Mezquita-Catedral de Córdoba. EFE /Rafa Alcaide

A. Moreno, Público, 21 de enero de 2020

El Cabildo catedralicio de Córdoba, que administra el monumento islámico más importante de Occidente, ha optado por ignorar los informes de sus propios arqueólogos, que descartan que los restos expuestos a los millones de turistas que visitan la Mezquita cada año pertenezcan a la legendaria basílica visigoda de San Vicente.

Así lo sigue certificando el letrero informativo colocado junto a los mosaicos descubiertos por el arquitecto conservador Félix Hernández en los años treinta del siglo XX y que los visitantes pueden contemplar bajo un cristal a 2,8 metros de profundidad.

Basílica de San Vicente Mártir, reza el panel informativo en relación al yacimiento ubicado en el subsuelo. El rótulo contrasta radicalmente con el anuncio que uno de los arqueólogos contratados por el Cabildo hizo en una conferencia pronunciada la semana pasada en Córdoba: No hemos sido capaces de identificar una basílica cristiana bajo la Mezquita, reveló el arqueólogo Raimundo Ortiz, integrante de un equipo multidisciplinar contratado por el Cabildo catedralicio, que está a punto de completar un exhaustivo examen del conjunto monumental con las técnicas y metodologías más avanzadas de análisis.

Es la primera vez que un grupo de expertos, a las órdenes de la propia Iglesia, niega de forma tan contundente que los restos estén vinculados con ningún templo visigodo previo a la construcción de la Mezquita de Abderramán I. El Cabildo, sin embargo, se resiste a modificar el material informativo que entrega cada año a más de dos millones de visitantes de todo el planeta y mantiene intacta la interpretación legendaria.

El tríptico que reparte en la entrada del monumento sigue aludiendo a la presunta basílica como edificio fundacional del conjunto. “Hoy, la Mezquita Catedral de Córdoba, muestra al mundo la grandeza de su historia, que comienza en una basílica visigoda, se desborda en el esplendor califal, y culmina con el arte del gótico, del renacimiento y del barroco”, indica el folleto, que pueden leer en varios idiomas todos los visitantes que pisan el templo omeya.

La web oficial de la Mezquita Catedral también sostiene la versión mítica, hoy desmontada por su propio equipo de arqueólogos. La supuesta iglesia de San Vicente abre el apartado sobre la historia del edificio. “En el subsuelo del Conjunto Monumental Mezquita Catedral se encuentran los restos arqueológicos de la basílica visigoda de San Vicente”, explica un texto que detalla las características constructivas de los muros y los mosaicos excavados hace noventa años por Félix Hernández, en la mayor prospección que se ha practicado en las entrañas del templo. El entonces arquitecto conservador levantó en 1931 parte del pavimento de la Mezquita primitiva en busca de la iglesia visigoda. Hernández no dejó ningún informe escrito, pero sus colaboradores concluyeron que los resultados fueron decepcionantes e incompatibles con una basílica.

Aunque el título del letrero junto al mosaico sí alude a la iglesia de San Vicente, el texto ha sido sensiblemente modificado en fechas recientes. Ahora hace referencia a un hipotético complejo episcopal, sobre el que se habría asentado la Mezquita. Esa es la teoría sobre la que trabaja el equipo de arqueólogos de la Iglesia, en sustitución de la catedral visigoda enterrada, cuya existencia se desvanece ante el avance de las pruebas arqueológicas.

La nueva propuesta argumenta que los restos hallados por Félix Hernández forman parte de un conglomerado de construcciones interrelacionadas entre sí vinculadas al poder episcopal del siglo VI. Se trataría de edificios de carácter residencial y administrativo y otros cuya funcionalidad no ha podido ser identificada. Según esta nueva versión, la presunta basílica de San Vicente no estaría debajo de la Mezquita primitiva sino en algún otro punto del conglomerado episcopal.

El fiasco de la iglesia visigoda da al traste con el discurso interpretativo del Cabildo catedralicio, que en los últimos años ha intentado arrinconar la identidad hispanomusulmana del monumento omeya. En sus folletos turísticos, se ha esforzado por establecer una continuidad histórica cristiana del edificio, que supuestamente arrancaba con San Vicente en el siglo VI para enlazar en el XVI con la construcción de la Catedral en el corazón del templo. La Mezquita omeya, según ese relato, habría sido un paréntesis accidental en el tiempo. Esa forzada visión alcanzó su culmen en el anterior tríptico informativo, donde se borró cualquier mención a la Mezquita, que quedaba reducida a una mera“intervención islámica” en la Catedral, y se mutilaban los valores andalusíes del monumento. La Iglesia tuvo que retirar finalmente el folleto ante la presión ciudadana y la denuncia de la Plataforma Mezquita Catedral, Patrimonio de Tod@s.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: