Revestidos contra el investido. El caso de la inmatriculada iglesia de Orgaz (Toledo)

enero 10, 2020
santotomas-kXaC--620x349@abc

Fuente imagen, ABC

Fuente, Laicismo. org/ 10 de enero de 2020

Dice el diccionario que el antónimo de bendición es imprecación. Y esto último es lo que ha recibido Pedro Sánchez también de algunos representantes de la Iglesia católica, en el prefacio y en el ‘Ite Missa est’ de su investidura como presidente del Gobierno. Tras consumarse lo que los hostiles a la democracia llaman traición, la cúpula episcopal pedía a los fieles que recen por España. El día de Año Nuevo, en la misa por la Paz, el arzobispo de Toledo, desde el púlpito de la iglesia de San Julián, afeaba a Sánchez su empeño en ser proclamado presidente del Gobierno. Y en vísperas de Reyes el cura párroco de Orgaz (Toledo), don José Ángel, mostraba su preocupación por la posibilidad de que el gobierno de coalición le quite “su” iglesia, nuevamente en obras, que fuera inmatriculada en 2009. “Si va a ser para ‘ellos’, que lo digan y que sean ‘ellos’ los que paguen la obra”, dijo desde el púlpito don José Ángel, que ha acometido la restauración de la torre de la iglesia parroquial después de finalizar hace unom eses la restauración de dos chapiteles del templo.

Aprecio un error de concepto –y otros, sin duda- en las palabras del señor cura párroco. Pues según él mismo dice en el último número de la revista local El Sustanciero, el importe de la obra finalizada ascendió a más de 490.000€ -el presupuesto inicial era de 435.000€- de los que 304.000€ fueron aportados por la Junta de Comunidades –o sea: ‘ellos’, con nuestros impuestos- 25.000€ por la Diputación Provincial –igualmente ‘ellos’, con nuestros impuestos- y 140.000€ por “nosotros”, según descripción del párroco. O sea, todos los ‘ellos’ que voluntariamente realizaron una aportación, además de la aportación no expresamente voluntaria a través de sus impuestos Lee el resto de esta entrada »