Carta abierta al (nuevo) Gobierno y al poder legislativo

junio 26, 2019

Esta reflexión, a modo de carta abierta, va dirigida al (nuevo) Gobierno, cuando se configure, a los partidos y coaliciones que están negociando para la investidura de la presidencia, al poder legislativo, emanado de las elecciones del mes de abril y a las gobernanzas municipales y autonómicas.

Francisco Delgado, Nueva Tribuna, 26 de junio de 2019

En las campañas electorales de 2019 apenas se ha hablado o debatido sobre “laicidad de las instituciones y de sus representantes”. Ello preocupa a una gran parte de la sociedad. También en los programas y documentos electorales apenas aparece la cuestión de los Derechos Humanos en lo que afecta a la libertad de conciencia o la obligada laicidad de las instituciones públicas y de los poderes del Estado, como principio constitucional.

Existe una enorme deuda con la historia y con una gran parte de la ciudadanía de los diversos pueblos que constituyen el Estado español. Durante décadas y siglos, salvo en muy cortos espacios de tiempo, el catolicismo, como religión de Estado, ha sido impuesto, incluso -durante siglos- se prohibía cualquier otra religión o convicción no religiosa, pagando con hasta la muerte quienes no se declaraban católicos. No debemos olvidar que la última incruenta dictadura fue nacional católica y fascista. Muriendo decenas de miles de personas por defender la democracia y, junto a ello, principios republicanos y el derecho a la libertad de conciencia.

La Constitución vigente proclama, con más o menos claridad, la laicidad del Estado. No hay lugar a dudas: “Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias”. Es cierto que no se proclama estrictamente el Estado laico y que se contempla que los poderes públicos mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia católica y las demás confesiones. Esa posiblemente fue la coartada para la firma del Concordato y otros Acuerdos. Pero ello, en ningún caso, debería de significar una tutela católica de las instituciones del Estado.

La realidad ha sido muy otra: Los diferentes gobiernos y los poderes legislativo y judicial se han ido “echando en brazos de los obispos” en multitud de temas y ocasiones: educación, servicios sociales, fiscalidad, patrimonio, folclore religioso y han ido retrasando ciertos derechos civiles.

Mantener relaciones de cooperación con cualquier entidad privada, sea religiosa, empresarial, sindical, fundación, etc., no significa que esa cooperación tenga que romper el principio constitucional de laicidad o el principio del artículo 14, de que todos y todas somos iguales ante la ley o el artículo 10 en cuanto al cumplimiento de la DUDH o el 27, al pleno desarrollo de la personalidad humana. Como así está siendo. Lee el resto de esta entrada »


Xana Iglesias entrevista a Luis Fernández, presidente de Asturias Laica

junio 26, 2019

26 de junio de 2019

Excelente entrevista de Xana Iglesias a Luis Fernández, presidente de Asturias Laica, en Asturias Hoy, 1ª edición, RPA. La entrevista se centra en los últimos acontecimientos en los Ayuntamientos de Oviedo (asistencia a la misa, procesión y “fresas” del Corpus) y Gijón, (el anuncio de la Alcaldesa de no participar en la ceremonia de la “bendición de las aguas”), las palabras de Sanz Montes sobre la exención del IBI a la iglesia católica, financiación  de la iglesia católica…

Entrevista
Fragmento de Asturias Hoy, 1ª edición (26 de junio)

 

Xana Iglesias es editora de informativos en la Radio del Principado (RPA)


La asignatura de Religión y el acceso a la Universidad

junio 26, 2019

Para el curso que viene, y por gentileza del TSJ valenciano, la asignatura de Religión contará con tres horas en primero y con cuatro horas en segundo de Bachillerato, a la semana.

Prueba acceso a la Universidad / Fuente foto

Eugenio Piñero, profesor de Filosofía y Vicecoordinador De Valencia Laica, ofrece en su artículo una imagen de la situación en la Comunidad Valenciana que podría ser extrapolable a otras comunidades.

Eugenio Piñero, Levante, 26 de junio de 2019

La Iglesia católica ha hecho de la enseñanza uno de sus principales campos de batalla. No hay mejor púlpito que un aula de un colegio o Instituto, con un catequista (profesor o profesora de Religión) al frente, para adoctrinar contra los derechos reproductivos y sexuales de las mujeres, contra el derecho a decidir el final de nuestra propia vida, cuando ya resulta insoportable, o contra los derechos de las personas a constituir familias diferentes a las heteroparentales, o dicho en su argot, «familias como Dios manda». Las iglesias se vacían (como pone de manifiesto cada mes las encuestas del CIS), los fieles dejan de ser tan fieles y prefieren otras ocupaciones los domingos. Para compensar, la Iglesia Católica pretende llenar sus aulas de alumnos ávidos de «dieces» que cuentan para el acceso a la Universidad. La sociedad se seculariza a pasos agigantados mientras que la asignatura de Religión ocupa cada vez más espacio en el currículum de los estudiantes valencianos. Para el curso que viene, y por gentileza del TSJ valenciano, la asignatura de Religión contará con tres horas en primero y con cuatro horas en segundo de Bachillerato, a la semana. Lee el resto de esta entrada »