Por una enseñanza científica y laica en la educación escolar y en las Facultades de Educación

junio 22, 2019

Escrito de UNI Laica (Asociación por una Universidad Pública y Laica) a la Sociedad Española de Biología Evolutiva (SESBE)

UNI Laica, ante los contenidos curriculares manifiestamente anticiéntificos de la asignatura de las asignaturas de religión, ja enviado una carta a la Sociedad Española de Biología Evolutiva para que, en defensa del pensamiento crítico, de la libertad de conciencia en la enseñanza escolar, de la enseñanza del evolucionismo y de la educación científica en general, se pronuncie públicamente en contra del adoctrinamiento aciéntifico de las religiones, exigiendo el cese de de la oferta de dichas asignaturas.

Laicismo.org, 22 de junio de 2019

Hace ya más de 40 años que la Constitución española declaró la aconfesionalidad del Estado. Sin embargo, la enseñanza confesional de la religión sigue presente (de manera optativa, faltaría más) en la educación infantil y juvenil, es decir, en Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato. Además, la enseñanza religiosa confesional-católica continúa impartiéndose en la Universidad, concretamente en los grados de Maestro en Infantil y Primaria, e incluso al margen de estos grados.

Los currículos de las asignaturas de religión incluyen metodologías y conceptos anticientíficos. Para decirlo en pocas palabras, esos currículos promueven la creencia dogmática (acrítica) en sucesos milagrosos de todo tipo, que por su propia definición se oponen al dominio científico. Y, en particular, cabe destacar el carácter indisimuladamente creacionista de las enseñanzas impartidas en esas asignaturas confesionales. Empecemos por la confesión mayoritaria, la católica.

A pesar de muchas declaraciones indulgentes en sentido contrario, es fácil constatar que la doctrina católica oficial es creacionista; para ello no hay más que examinar el compendio de esa doctrina, el Catecismo. En este ni siquiera aparece la forma más pretendidamente refinada de creacionismo –pero también anticientífica–, el diseño inteligente, sino su versión más grotesca. Por ejemplo, se menciona 44 veces a Adán y 16 a Eva, sin que en ningún momento se diga que esos personajes e historias son alegóricos ni nada parecido. 446 veces se habla del Creador o la creación. ¿Cuántas veces se menciona la evolución?: ninguna. Además, el papel de Dios no se limita a la creación; como ésta “no salió plenamente acabada” (párrafo 302), Dios, mediante su “providencia”, no deja de intervenir en el mundo natural, dando entrada a esos “milagros” que niegan toda posible explicación científica. Lee el resto de esta entrada »


Pactos con mil ausentes al fondo y una Manada en el redil

junio 22, 2019

La violencia de género incomoda a la derecha y a la Iglesia, porque los materiales que quedan sobre la mesa cuando se pasa esa violencia por la trituradora apelan enseguida a una sociedad desigual entre hombres y mujeres.

Foto Fernando Sánchez, El Diario.es / Manifestación feminista frente al Tribunal Supremo, 11 de junio de 2019

Enrique del Teso, La Voz de Asturias, 22 de junio de 2019

Los números redondos tienen algo de remanso. Si las cosas que se suceden son algo que fluye, cuando se acumulan hasta juntar un número redondo parece que ese flujo se detiene en remolinos perezosos e invita a la recapitulación y la búsqueda de sentido. Se llegó a mil mujeres asesinadas desde 2003. Un número redondo, que se refuerza con unos pactos políticos en los que se discute si eso es una tragedia, un fastidio o solo cosas que pasan; y con un Supremo que tuvo que decidir si en España es legal violar.

Decir que PP y C’s están pactando con la extrema derecha a veces resulta demasiado abstracto. Concretemos. Están pactando negar que ese número redondo de mujeres muertas constituya un fenómeno del que haya que ocuparse. Pactan dejar de poner medios y esfuerzos para combatir la violencia machista. Por supuesto, nadie va a negar que esas mujeres murieron asesinadas. Lo que pactan es negar que esas muertes tengan algo de particular y que haya un patrón violento específico, negocian el abracadabra que hace desaparecer la violencia machista diluyéndola en hechos inespecíficos (la maldad, la locura, el crimen). Y le añaden algunas mezquindades para simular razonamiento.

Insisten en la obviedad de que es igual el asesinato de una mujer que el de un hombre, como si hubiera alguna ley que diga otra cosa. La violencia machista es muy distinta del terrorismo, en génesis y procedimientos. Pero, como son dos formas de violencia sistémica, el recuerdo del terrorismo ayuda a reconocer lo evidente. Un crimen siempre fue un crimen, lo cometiera ETA o un delincuente común. Cuando las leyes tipificaron cierta violencia como violencia terrorista, no agraviaron a unas víctimas respecto a otras. Simplemente, establecieron que se trataba de una violencia con un patrón diferente que no se podía enfrentar con los recursos normales. Si se hubiera negado la existencia del terrorismo y se hubiera pretendido enfrentar el problema con la vigilancia policial normal, ETA se hubiera hecho con el territorio en unos meses. Que una mujer mate a un hombre es delincuencia común a la que se hace frente con los recursos y procedimientos normales. Que se asesine a una mujer por su condición de mujer (por razones sexuales, de posesión, de dominio o similares), en la familia o fuera de ella, es la reproducción de un patrón muy complejo de violencia que necesita de una acción policial, legal, judicial y educativa específica. Tan crimen es uno como otro, pero uno es sistémico y necesita procedimientos y recursos especiales para ser enfrentado. Esto lo entiende hasta Toni Cantó. Lee el resto de esta entrada »