¿Es la oficina de mediación de Catalunya la solución para resolver el conflicto de las inmatriculaciones de la Iglesia?

agosto 22, 2020

La Generalitat pondrá en marcha en septiembre el primer órgano de arbitraje de toda España para intentar acuerdos bilaterales en el polémico caso de los miles de bienes inscritos a nombre de los obispos.

Cartel a la entrada del edificio de la Conferencia Episcopal en Madrid en el que se lee 'Conferencia Episcopal Española'. Europa Press.

Cartel a la entrada del edificio de la Conferencia Episcopal en Madrid / Europa Press.

A.Moreno, Público, 22 de agosto de 2020

La Generalitat de Catalunya pondrá en marcha en septiembre una oficina de mediación para intentar resolver por la vía del acuerdo las reclamaciones de bienes inmatriculados por la Iglesia católica que presenten particulares o ayuntamientos. Se trata del primer instrumento administrativo arbitrado por una comunidad autónoma en el espinoso asunto de las más de 100.000 inscripciones eclesiales registradas en toda España, muchas de las cuales afectan a buena parte del valioso patrimonio histórico, pero también a huertos, casas, plazas públicas, cementerios y hasta frontones. Pero, ¿es esta la solución adecuada? ¿La oficina de mediación dará respuesta al aluvión de casos detectados en todo el país? ¿Qué pasa con los bienes de dominio público? ¿Y si la Iglesia se cierra en banda y se niega a negociar?  

No hay una contestación concluyente para todas las incógnitas planteadas. Las dudas son innumerables y las opiniones sobre su eficacia difieren notablemente según los actores implicados. Por lo pronto, la oficina ya ha empezado a recibir numerosas consultas preliminares de particulares y ayuntamientos catalanes. Así lo ha revelado a Público su directora, Rosa Creus, que coordina un equipo de doce expertos. “Estamos recibiendo ya muchas preguntas y se están respondiendo, pero hasta septiembre la oficina no se pondrá en marcha”, afirma en conversación telefónica.

La Generalitat hizo público el pasado 23 de julio el listado de inmatriculaciones de la Iglesia católica, que incluye 3.722 bienes inscritos a su nombre a través del controvertido artículo 206 de la Ley Hipotecaria, que fue derogado en 2015 por el ex ministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón, debido a sus visos de inconstitucionalidad. El artículo abolido permitía a los obispos autocertificar la propiedad de fincas e inmuebles sin aportar título escrito de dominio, gracias a una prerrogativa especial aprobada por el régimen confesional de Franco que los equiparaba a funcionarios públicos. El Govern ha habilitado un portal interactivo para que particulares y ayuntamientos puedan reclamar la inmatriculación de bienes que pudieran pertenecerles. Del total de propiedades, 1.855 son templos de culto; 1.518 fincas rústicas; y 349 edificios de carácter civil. Algunas de las casas, ermitas y cementerios inmatriculados se encuentran en el interior de fincas agrícolas privadas, cuyos propietarios protagonizaron en Catalunya la movilización contra las inscripciones eclesiales a través del sindicato agrario mayoritario Unió de Pagesos. Lee el resto de esta entrada »


La Iglesia inmatriculó en Catalunya decenas de casas y templos propiedad de los agricultores

agosto 17, 2020

El sindicato agrario que destapó las inscripciones eclesiales rechaza la oficina de mediación impulsada por la Generalitat para solucionar el conflicto originado por el registro a nombre de los obispos de más de 3.720 propiedades en toda la comunidad autónoma. La Unión de Payeses reclama la intervención directa de la administración del Estado

Iglesia Sant Pere de Castellfollit del Boix / Wikipedia

Iglesia Sant Pere de Castellfollit del Boix / Wikipedia

A. Moreno, Público, 17 de agosto de 2020

Joan Casajoana, agricultor catalán, descubrió un buen día que una casona familiar, una ermita románica y un pequeño cementerio, ubicados en una finca de su propiedad desde hace siglos, habían sido inmatriculados por el obispo a su nombre. Atónito por la usurpación de bienes que habían pertenecido a sus antepasados desde tiempo inmemorial, se presentó en el Obispado para aclarar la confusión. El prelado se cerró en banda y reclamó documentación que acreditara su propiedad. Es decir: invirtió la carga de la prueba.

Casajoana logró documentos fiables. Y, después de meses de litigios, el obispo admitió en un acto de conciliación propiciado por el registrador de la propiedad, que la casa y el terreno usurpados habían sido inmatriculados por error. Con la iglesia románica y el cementerio, en cambio, no transigió. “He presentado hasta 40 documentos. Y el obispo dice que ni el templo ni el cementerio los devuelve porque tienen derecho de custodia de los difuntos. ¡Pero si son mis difuntos!”. La iglesia se aferra a la posesión en el tiempo de ambos edificios como argumento para reclamar su propiedad, aunque ni los construyó, ni los rehabilitó, ni jamás puso un euro para su mantenimiento.

Esta fue la chispa que desencadenó en Catalunya hace más de tres años la primera investigación del controvertido caso de las inmatriculaciones de la Iglesia. Joan Casajoana había formado parte durante 25 años de la ejecutiva de la Unión de Payeses, el sindicato mayoritario de agricultores, y en su nombre inició un exhaustivo estudio en varias comarcas catalanas que, a día de hoy, ya ha aflorado más de 800 inmatriculaciones. Muchas de ellas resultaron ser inscripciones de casas rectorales e iglesias privadas construidas por los payeses desde el siglo X en sus propias fincas. Pero la jerarquía eclesiástica, al tratarse de templos católicos y haber cedido un sacerdote para la liturgia, los ha ido registrando a su nombre sin informar al dueño y al amparo del polémico artículo 206 de la Ley Hipotecaria que permitía a los obispos autocertificar propiedades sin aportar pruebas de titularidad por escrito.

“Me di cuenta entonces de que las ermitas o cementerios privados de payeses representaban solo un 2% o un 3% del total de las inmatriculaciones”, argumenta Casajoana. El resto se trataba, en su mayoría, de bienes pertenecientes al patrimonio histórico y cultural de los pueblos. “Todos esos edificios han sido pagados históricamente por los agricultores. ¿Cómo? Los documentos antiguos prueban que se construían para beneficio de todos. Los agricultores que tenían dinero aportaban dinero. Y quien no tenía dinero aportaba trabajo. Así se edificaron durante siglos las iglesias rurales, las casas pastorales o los cementerios”. En 2018, el trabajo tenaz de Joan Casajoana ya había logrado identificar 430 propiedades inmatriculadas en tres comarcas catalanas: Bages, Berguedà y L’Anoia. Un total de 203 ermitas, iglesias y capillas; 52 casas rectorales; 95 terrenos; y 50 cementerios, además de huertos y otro tipos de propiedades. Hoy la lista ya suma más de 800 inmatriculaciones, que la Unión de Payeses entregará a la Generalitat. Lee el resto de esta entrada »


El obispado de Vic anula, por primera vez, la inmatriculación de una iglesia

mayo 3, 2019

Un documento de 1688 permite a sus propietarios recuperar la ermita de Sant Jaume del Clot de Castellfollix de Boix

Iglesia de Sant Jaume del Clot de Grau en Castellfollit del Boix / Toni Ferragut

José Ángel Montañés, El País, 3 de mayo de 2019

“Si se acredita con documentos su titularidad haremos los cambios que hagan falta”, aseguró en abril de 2018 Josep Martínez, responsable del patrimonio cultural del obispado de Vic, después de que Unió de Pagesos denunciara que este obispado se había apropiado de forma ilegal de, al menos, dos ermitas y de una masía familiar en la comarca del Bages. Y eso es lo que ha pasado. Después de que se acreditara con dos documentos que la propiedad de Sant Jaume del Clot del Grau, en Castellfollit del Boix, inmatriculada en 2010 no era propiedad de la iglesia, el obispado que dirige Romà Casanovas ha anulado, por primera vez, la inscripción de este bien mueble en el registro y la ha devuelto a sus dueños, la familia Grau.

Joan Casajoana, desde Unió de Pagesos, es el impulsor de la lucha contra las más de 580 inmatriculaciones que hasta ahora se han localizado en las comarcas de Osona, Bages y Solsona, todas en la Cataluña central. “Nos opusimos a esta inmatriculación porque defendíamos que la ermita era de una casa de payés, pero hasta que no se ha localizado la documentación que se conserva en el propio obispado de Vic no han rectificado”. Se refiere a una pastoral de 1688 dirigida a un padre y a su hijo de la Casa del Grau ‘como protectores que sois de esta iglesia’ para que la arreglaran por estar en peligro de hundirse. También se les pide que pongan los ornamentos necesarios para hacer misa. En caso contrario, explica Casajoana, “los amenazaban con la excomunión”. En otra pastoral del obispado de 1805 puede leerse: “Habiéndose hallado en la iglesia rural de San Jaime del Grau alguna incidencia, mandamos que su dueño la haga componer dentro de medio año, pues de otra manera se prohibirá celebrar en ella”. “Con estos dos documentos del propio obispado no le ha quedado más remedio que tirar para atrás”, según Casajoana. Lee el resto de esta entrada »


“Nos encontramos ante el expolio monumental más importante de este país”, Andrés Valentín

noviembre 13, 2018

Fuente: La Terra, número 49 octubre-noviembre 2018

Entrevista a Andrés Valentín, de la Plataforma en Defensa del Patrimonio Navarro y portavoz de la Coordinadora Recuperando, en la revista La Terra, de la Unió de Pagesos de Catalunya, colectivo recientemente incorporado a Recuperando en su III Asamblea anual.

La entrevista ha sido también grabada en vídeo.
En papel

Vídeo

Fuente: Youtube, Unió de Pagesos de Catalunya


Comparecencia de Andrés Valentín, Plataforma en Defensa del Patrimonio Navarro, en la Comisión de Justicia del Parlament de Catalunya

octubre 19, 2018

Comisión de Justicia, Parlament de Catalunya

Fuente: Canal Parlamento, Parlament de Catalunya

El jueves 18, en sesión ordinaria de la Comisión de Justicia, en el Parlament de Catalunya, comparecía Andrés Valentín, representante de la Plataforma en Defensa del Patrimonio navarro y portavoz de la Coordinadora Recuperando, “para informar sobre su experiencia en la resolución de problemas para inmatriculaciones de bienes públicos y privados de la Iglesia”.

En la misma sesión, comparecería también una representación de UP para informar sobre los problemas surgidos con algunas inmatriculaciones de bienes públicos y privados de la Iglesia. Intervendrían por Unió de Pagesos, Joan Caball Subirana, Joan (Vídeo) y Joan Casajoana Vives (Vídeo)

Intervención de Andrés Valentín

Lee el resto de esta entrada »


Los payeses pelean por sus iglesias y sus casas de campo. Unió de Pagesos (UP) denuncia que los obispados de Vic y Solsona inmatricularon 430 bienes

septiembre 25, 2018

Cataluña inicia la lucha por el patrimonio usurpado por los obispos

Iglesia de Sant Pere de Castellfollit del Boix /Toni Ferragut / El País

Carmen Morán Breña, El País, 25 de septiembre de 2018

Cataluña apenas ha levantado la alfombra y ya ha descubierto que la Iglesia católica ha puesto a su nombre 250 propiedades usando el famoso artículo 206, una norma franquista que les ha permitido inscribir en el registro bienes que no les pertenecen. El antiguo sindicalista Joan Casajoana, apoyado por la Unión de Payeses, ha peinado tres comarcas barcelonesas, el Bages, Berguedà y L’Anoia, 35 municipios, y está pendiente de acabar con Osona, que reúne unas 50 localidades más. El caso catalán suma al llamado “expolio de la Iglesia” algunas peculiaridades, propias del territorio. En esta comunidad, los agricultores descubrieron que el el obispado de Vic estaba haciéndose con la propiedad de las pequeñas iglesias románicas que acompañan a las casonas de campo que a principios del primer milenio se constituían como pequeños municipios.

Esta es la razón de que el contraataque venga de la mano de los payeses. En una de las propiedades de Casajoana, donde en el siglo X sus antepasados ya eran labradores, la familia levantó una pequeña iglesia junto a la casa. Todo ello está ahora cedido a un centro excursionista para que, al menos, esté conservado. 70 días antes de que se derogara, en 2015, la norma franquista, el obispado de Vic se hizo con todo lo urbanizado en la finca de Serracanta, que incluye un coqueto cementerio. “Después de encontrarme con esta sorpresa fui a pelear al obispado, porque los Ayuntamientos aún no han despertado. Allí me enteré de que tenían un equipo técnico de cinco personas localizando propiedades para inmatricular [inscribir a su nombre]. No tengo papeles de la iglesia pero sí de la casa y me ofrecieron que me la devolvían si no iba a juicio con el templo. Les dije que eso era chantaje. Y no lo voy a pelear por ahora, porque creo que esto necesita una solución global. En seis meses vamos a tener los datos de toda Cataluña”, promete Casajoana. Este periódico ha tratado de obtener, sin éxito, la versión del obispado de Vic. Lee el resto de esta entrada »


La Unió de Pagesos denuncia que el Obispado de Vic se apropia de ermitas de masías

abril 29, 2018

La Unió de Pagesos alerta de que las inscripciones “pueden suponer un expolio de bienes privados”

Una de las ermitas inmatriculadas según denuncian la Unió de Pagesos. Imagen, Religión Digital

La Unió de Pagesos ha denunciado que el Obispado de Vic (Barcelona) ha inmatriculado en el Registro de la Propiedad ermitas e iglesias que pertenecen a masías y casas “pairales” de la comarca del Bages, y las ha inscrito a su nombre, sin advertir a los afectados.

El sindicato agrario ha informado  en un comunicado de que considera que estas actuaciones “pueden suponer presuntamente un expolio de bienes privados” y ha denunciado, por otra parte, la falta de colaboración por parte de la mayoría de los Registros de la Propiedad, a la hora de informar sobre las inmatriculaciones de la Iglesia.

Esta situación causa “indefensión” a los payeses afectados, ha considerado Unió de Pagesos en la nota.

Por su parte, un portavoz del Obispado de Vic ha explicado a EFE que el procedimiento de inmaterialización de fincas y edificios de la Iglesia se inició el año 2003, cuando una ley estatal levantó la prohibición de que no se pudieran apuntar en el Registro de la Propiedad.

El Obispado aporta, según la misma fuente, documentación diversa a la hora de instar la inmatriculación de ermitas, como visitas pastorales, consagraciones de iglesias antiguas o recibos de luz, elementos que demuestran que la Iglesia es la titular, a juicio del mismo portavoz. Lee el resto de esta entrada »