¡Santiago, y cierra España! ¿Está por ventura España abierta y de modo que es menester cerrarla, o qué ceremonia es esta?

julio 31, 2021

«Como decía el ya desaparecido profesor de filosofía Antonio Aromayona, luchador incansable por la consecución de la laicidad: “Voy a contar ahora un buen chiste: «Ninguna confesión tendrá carácter estatal» (Constitución Española, art. 16.3). ¿A que es muy gracioso, aunque tenga tan poca gracia?»

Los Reyes presiden la ofrenda al apóstol Santiago, 2021

Cándido Marquesán Millán, Nueva Tribuna, 31 de julio de 2021

El título me lo ha sugerido la lectura del libro espléndido de Santiago Alba Rico, España, a través del cual he conocido el fragmento de “El Quijote” y también la alusión al libro del padre Pascasio de Seguín, «Galicia, reino de Cristo» de 1750. 

El artículo está dividido en los siguientes apartados:

1.-El fragmento de «El Quijote» del capítulo LVIII de la segunda parte.
2.-Explicación del origen histórico del “Voto” a Santiago, con su desaparición. Hago especial hincapié en el trabajo parlamentario de las Cortes de Cádiz de 1812.
3.-Exposición del origen de la Ofrenda a Santiago, diferente al Voto, que en algunos momentos tiende a confundirse, y su evolución histórica. Tras su desaparición fue restaurada por el régimen franquista. 
4.-El acto-ofrenda de Felipe VI en Santiago, como ejemplo de incumplimiento de nuestra Constitución, que establece un Estado aconfesional

Apartado 1: «El Quijote»

Una breve reflexión sobre el incumplimiento constitucional de artículo 16.3, que establece: “Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”.

Lee el resto de esta entrada »

El rey en Santiago: nacionalcatólico y borbón

julio 29, 2021

La familia real ante la estatua del Apóstol Santiago

Víctor Moreno, Nueva Tribuna, 29 de julio de 2021

Sigo reparando en el desprecio que la clase política muestra de forma ininterrumpida hacia la Constitución, esa carta magna que cada vez que la pronuncian se les hace la boca agua. Tanto constitucionalismo por aquí y tanta defensa de su marco constitucional por allá, ¿para qué? Para despreciarlo a la mínima ocasión disponible.

Y, si no, dígase ¿para qué sirve que la Constitución establezca que el Estado español es un Estado aconfesional si quienes deberían mostrarle más respeto que nadie lo único que hacen es ciscarse en él anteponiendo sus creencias religiosas a dicho marco constitucional?

Una y otra vez, se burlan de lo que ellos mismos han determinado que sea el cauce aconfesional por el que debe regirse el comportamiento público institucional de quienes son los representantes del Estado.

¿Cómo es posible que una ministra del Gobierno, un presidente de una comunidad autónoma y un alcalde de una ciudad, delegados eximios de un Estado aconfesional, se apresten a representar la ciudadanía, a todo el pueblo español, en materia religiosa? ¿Cabe mayor disparate? ¿Qué diríamos de un ateo asistiendo a un concilio vaticano representando las creencias de los católicos de una comunidad? Para colmo acompañados por el Jefe del Estado, como es el rey, aplaudiendo su ofrenda del pueblo español al apóstol Santiago. Quien mayor ejemplo tendría que mostrar como jefe de un Estado aconfesional es el primero en conculcar dicho principio constitucional. Alguien tendría que llamarle la atención por este mayúsculo desliz que, por cierto, se ha convertido en hábito detestable.

Lee el resto de esta entrada »

El año santo compostelano y el rey

julio 19, 2021

Felipe Domingo Casas, Observatorio del Laicismo – Europa Laica, 19 de julio de 2021

Se acerca irremediablemente el domingo 25 de julio, día central de la celebración del año santo compostelano. Si es tradición prepararlo y celebrarlo siempre con solemnidad, a este año se añade la precaución debido a las circunstancias tan especiales que la pandemia ha impuesto. Las rutas xacobeas a Santiago tienen una larga, una de las más largas tradiciones europeas, para mover a sus ciudadanos de sus lugares de origen, por un doble motivo, el religioso, principal en tiempos pasados para mostrar sus creencias, y el turístico y andariego, más popularizado y masivo en épocas actuales.

Para impulsar el turismo a mayor escala del que hubo el año pasado, cien municipios, cinco autonomías y el Gobierno de España se han reunido para tomar medidas y hacer planes en beneficio de todos ellos, en muchos casos de la España despoblada a la que pertenecen, y que todo converja también en beneficio económico de Santiago y Galicia, final de todas las rutas o caminos. Todas las iniciativas que se pongan en marcha para incrementar los recursos económicos por la llegada de peregrinos y turistas son pocas, al mismo tiempo que se ponen los medios para hacer de las distintas rutas “un camino seguro” a Santiago a fin de ir alcanzando la normalidad.

Felipe VI acudió el año pasado a Santiago, aunque no le correspondía, aprovechando que habíamos salido del confinamiento, para hacer la ofrenda al Apóstol y darle gracias por haber superado la pandemia. En la visita, Felipe VI se citó a sí y allí mismo para este año. Lo hizo de una forma natural, como un acto propio de la agenda de la monarquía, sin tener que añadir nada más ni dar cuenta a nadie. Decidía cumplir con la “secular tradición” monárquica borbónica instaurada por Felipe IV.

Lee el resto de esta entrada »

Acompañados por distintas autoridades, entre ellas la ministra Nadia Calviño, los Reyes han presidido la ofrenda al Apóstol Santiago

julio 25, 2020

Un año más, la celebración ha tenido lugar en la Iglesia de San Martiño Pinario a causa de las obras en la Catedral, y, en esta ocasión, no ha contado con el tradicional saludo a las autoridades ni pase de revista a las tropas en el Obradoiro.

Los reyes presiden hoy la ofrenda al Apóstol en Santiago

Reyes presiden la ofrenda al Apóstol Santiago en  la iglesia de San Martiño Pinario

La Nueva España, 25 de julio de 2020

La emergencia sanitaria de la COVID-19 ha centrado la tradicional Ofrenda al Apóstol Santiago, en la que el rey Felipe VI ha recordado a las «miles de víctimas» de la pandemia y ha elogiado el «impagable sacrificio de los ciudadanos» que, ha añadido, deben mantener la «unidad» para «afrontar las consecuencias sociales y económicas» que todavía restan del coronavirus.

Un año más, la celebración ha tenido lugar en la Iglesia de San Martiño Pinario a causa de las obras en la Catedral, y, en esta ocasión, no ha contado con el tradicional saludo a las autoridades ni pase de revista a las tropas en el Obradoiro.

VI ha admitido que las problemáticas a las que se enfrenta ahora España «son enormes» y «no solo afectan a la salud o a la economía», si no «también a la confianza de las personas en el futuro que, para muchos, puede dejar de ser un hogar acogedor para convertirse en un horizonte incierto».

«La crisis sanitaria provocada por la COVID-19 deja miles de víctimas cuyo recuerdo debe acompañarnos por siempre, y también situaciones angustiosas por el confinamiento», ha dicho el Rey, que ha tenido también palabras para «el impagable sacrificio de los ciudadanos en todas las esferas de actividad», que han «combinado la entrega sin límites con una profesionalidad extraordinaria».

Los Reyes han sido recibidos este sábado en Santiago de Compostela entre aplausos y gritos de «¡Viva España!» ante la iglesia de San Martiño Pinario, donde tiene lugar la tradicional ofrenda al Apóstol en el Día de Galicia, que no se celebra en la catedral debido a las obras. Lee el resto de esta entrada »


“¡Santiago y cierra España!”

julio 24, 2020

La ofrenda a Santiago sigue siendo una tradición religiosa establecida manu militari por el fascismo.

Ofrenda Apostol Santiago. (Imagen de archivo)

Ofrenda Apóstol Santiago. (Imagen de archivo)

Víctor Moreno, Nueva Tribuna, 24 de julio de 2020

La II República acabó con la Ofrenda

La Constitución de la II República, aprobada el 9 de diciembre de 1931, en su artículo 3º establecía que “el Estado español no tiene religión oficial”. El laicismo había venido por vías democráticas y las derechas se volvieron epilépticas perdidas. Mucho más, cuando a los meses de aprobarse la Constitución, el gobierno comenzó a publicar una serie de leyes, órdenes, y decretos aplicando el alcance práctico que tal declaración constitucional suponía para las instituciones públicas dependientes de dicho Estado.

Rescato algunas de estas disposiciones:

– Decreto que somete al Cuerpo Eclesiástico del Ejército a las normas generales para la jubilación.
– Exclusiva competencia civil sobre cementerios municipales.
– Derogando subvenciones a la enseñanza impartida por religiosos
– Declarando a extinguir el cuerpo eclesiástico de la Armada
– Disuelve el Cuerpo de capellanes de Prisiones
– Se declaran hábiles las fiestas eclesiástica
– Se suprimen las fiestas religiosas del calendario escolar
– Excedencia forzosa de profesores de religión
– Disuelve el cuerpo eclesiástico del Ejército
– Suprime la asignatura de religión
– Suspensión de las celebraciones del culto en las dependencias del Ministerio de Marina
– El cura párroco deja de formar parte de la Junta de Sanidad de los municipios.
-Se vuelve a establecer la coeducación (Orden, 2.4.1936) suprimida el 1 de agosto de 1934”. Etcétera.

El laicismo iba, pues, en serio.

La religión no fue expulsada de la sociedad, como una y otra vez dijeron las derechas, sino que por exigencias legales de la Constitución se prohibió la presencia de cualquier símbolo religioso en las instituciones públicas. Las prácticas religiosas siguieron celebrándose en la parroquia y las procesiones en la vía pública, también; bastaba con solicitar permiso al gobernador civil que, rara vez, las prohibía. Al fin y al cabo, la religión, como dijo Azaña, pertenecía “a la esfera de la conciencia personal”.

Durante la II República, gobernase la izquierda azañista, el bienio negro de Lerroux/CEDA o el Frente Popular, la “Ofrenda de España al Apóstol Santiago” nunca tuvo lugar. Caso de celebrarse, hubiese puesto en solfa contradictoria la Constitución y al Estado. Congruencia política que, actualmente, los políticos entienden, pero no cumplen, pues anteponen sus creencias religiosas al marco legal.

En 1931-1936, no era congruente que unos representantes de un Estado Laico participasen en un Acto Religioso en nombre de dicho Estado, donde se exaltaba una entidad, Dios, a la que, quienes detentaban el poder religioso, consideraban por encima del Estado.

De leyenda en leyenda

Lee el resto de esta entrada »