“Los hombres que no amaban a las mujeres”, un ensayo de Teresa Galeote

Teresa Galeote, 53 Feria del Libro de Valladolid, 2020

9 de octubre de 2020

Con el accesit al VI Premio Internacional Rara Avis de Ensayo obtenido por  “Los hombres que no amaban a las mujeres”, Teresa Galeote añade un nuevo reconocimiento a los varios recibidos a lo largo de su carrera: ganadora del II Premio Alexandre Dumas de Novela Histórica con Más allá de las ruinas, finalista del VII Premio de novela Ciudad Ducal de Loeches con El eco de las palabras, o el Premio Carta Puebla por Los días largos. Algunas de sus obras Daños colaterales, Hasta que la muerte nos separe,  Las orillas del tiempo, la obra teatral El vuelo de Osiris, el libro de relatos Los sueños…

Teresa Galeote, escritora y ensayista, “Los hombres que no amaban a las mujeres” está publicado por Ediciones Irreverentes.

En la introducción nos adelanta su autora objetivo y línea del ensayo:

Este ensayo pretende mostrar la importancia que el pensamiento que algunos hombres, muy considerados para la historia de humanidad, tenían sobre las mujeres. El menosprecio que sintieron hacia nosotras ha sido el soporte básico para entender la persistencia de la cultura patriarcal hasta nuestros días. Los hombres aquí mencionados marcaron profundamente los usos y costumbres de la sociedad; hombres que tuvieron gran influencia en la historia, contribuyendo con ello a su trasmisión a través del tiempo. El pensamiento patriarcal sigue siendo el soporte en el que se asienta la desigualdad, la marginación y cosificación de la mujer, cuando no la violencia hasta su máximo grado como son los asesinatos. Y es esa cultura de menosprecio, en maridaje con el brutal neoliberalismo que padecemos, la que promueve la explotación del cuerpo de la mujer en la industria globalizada de la prostitución, vientres de alquiler, pornografía, además de las desiguales en las relaciones laborales. (…)

Gerda Lerner destaca la relación directa que existe entre la plena instauración del Patriarcado y la aparición de las GRANDES RELIGIONES MONOTEISTAS en Asia y en Europa. “El derrocamiento de las diosas y los numerosos cultos a las diosas de la fertilidad y su sustitución por un dios dominante ocurre en la mayoría de las sociedades del Próximo Oriente tras la consolidación de una monarquía fuerte e imperialista”. Para la investigadora, el origen de la institución de la dominación masculina corre paralelamente a la formación de las élites militares y religiosas que construyeron los primeros estados arcaicos. Posteriormente, Lerner analiza las bases ideológicas y simbólicas y establece que tanto el MONOTEISMO JUDEOCRISTIANO Y LA FILOSOFÍA ARISTOTÉLICA son los pilares fundamentales del Patriarcado. (…)

Con la figura bíblica de Eva y el pensamiento aristotélico asistimos al nacimiento de dos construcciones simbólicas que sostienen y dan cobertura social a la existencia de dos clases de seres humanos con una esencia, con una función y con un potencial diferenciado. Esta construcción, “la mujer es inferior y no del todo completa”, se introduce en cualquier sistema de explicación, de forma permanente, hasta cobrar el vigor y la fuerza necesaria para ofrecerla como única verdad. (…)

Si nuestras palabras y nuestros silencios nos pertenecen, aquí se muestran las declaraciones que hicieron hombres muy importantes que influyeron en la sociedad. Hombres que no contemplaron a la mujer como un ser humano igual a ellos, sino como una auxiliar de sus necesidades, acompañantes y madres de sus hijos, minusvalorándolas para otros menesteres públicos de los que ellos se consideran dueños y señores absolutos. Esa cultura caló en todas las esferas de la vida, incluido el arte y la literatura, siendo muy pocos los artistas que se apartaron del canon impuesto por la tradición.

Dada la importancia que las religiones monoteístas han tenido en la creación y mantenimiento del Patriarcado, es imprescindible la separación de Iglesia y Estado para paliar la gran discriminación que pesa sobre la mujer. La defensa de los Derechos Humanos solo será posible si los Estados garantizan la libertad de conciencia de la población a través de la aconfesionalidad de las diferentes administraciones del Estado y de una Educación Pública y Laica.

Teresa Galeote forma parte de la ejecutiva de Europa Laica y del Grupo Feminista de la asociación

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: