Cabezas, huesos, un prepucio y hasta el brazo de una santa en el dormitorio de un dictador: las increíbles reliquias que venera la Iglesia

octubre 30, 2020

Son objetos de fe atribuidos a Jesús, la Virgen María y a santos y beatos, a los que rezan los creyentes. Todas las religiones tienen los suyos. Para evitar su comercio y que proliferen aquellos no autorizados, en los últimos años el Vaticano redactó estrictas normas. Las historias detrás de ellos y las imágenes más increíbles…

El pie de Santa María Magdalena que se venera en Roma y el relicario con el Cráneo de Santa María Magdalena que se venera en Francia

El pie de Santa María Magdalena que se venera en Roma y el relicario con el Cráneo de Santa María Magdalena que se venera en Francia

Gerardo di Fazio, Infobae,  30 de octubre de 2020

El diccionario define “Reliquia” así: “Del lat. reliquiae. Parte del cuerpo de un santo/ Aquello que, por haber tocado el cuerpo de un santo, es digno de veneración / Vestigio de cosas pasadas (…)/ Objeto o prenda con valor sentimental, generalmente por haber pertenecido a una persona querida”. Por supuesto estamos hablando de objetos del pasado, cercano o remoto. Todo el mundo y todas las culturas poseen reliquias, así como los países, las ciudades, las familias y, por supuesto, las religiones….

Por ejemplo, en nuestro país tenemos reliquias de nuestros héroes, que nos rememoran sus hazañas militares. En esa categoría entra el sable corvo de San MartínOtras movilizan sentimientos de abnegación, como el reloj que Belgrano entregó como pago a su médico, aunque en este caso fue robado del Museo Nacional.

Pero el fenómeno de las reliquias religiosas es mucho más complejo de lo que parece. Observarlo exclusivamente bajo una óptica moderna y con esquemas mentales del siglo XXI sería, al menos, poco serio. En estos tiempos hemos juzgado sin piedad hechos acaecidos en la historia lejana con los parámetros de nuestra sociedad tecnológica, cientificista y superada. Miramos al pasado con una visión de supremacía intelectual y técnica que muchas veces menosprecia las creencias y la fe de nuestros antepasados. Olvidamos que sin ellos, sus filosofías, creencias, aciertos y errores, nosotros no estaríamos acá. Por más descubrimientos y avances increíbles que la humanidad hoy crea tener, mañana será juzgada a la luz de una forma de pensar que superará a la actual. Ese juicio se realizará y el veredicto para con este periodo de nuestra actualidad no será muy condescendiente y comprensivo. No lo duden. Lee el resto de esta entrada »