La Plataforma en Defensa del Patrimonio Navarro ha presentado una Guía que indica a los Ayuntamientos cómo recuperar el patrimonio inmatriculado por la iglesia católica

La guía, editada por la Fundación Altaffylla, insta, entre otras cosas, a las Alcaldías a dejar de abonar la luz, la calefacción y otros gastos de mantenimiento de aquellos inmuebles del patrimonio público que se hayan inmatriculado con el privilegio de la ley franquista.

Catedral de Pamplona / Lusi Azanza / El País

El pasado 16 de diciembre de 2017, en la última asamblea de Ayuntamientos y Concejos navarros celebrada en Burlada, además de la renovación del compromiso por la recuperación del patrimonio inmatriculado, se aprobó un documento que, concebido como guía para “defensa y recuperación del Patrimonio de Navarra”, aporta una más que interesante orientación para cualquier municipio. Hoy la guía, que se distribuirá gratuitamente en sus Consistorios, ha sido presentada a los medios. De ello se hace eco El País (31 de octubre de 2018)

Una guía indicará a los Ayuntamientos cómo recuperar el patrimonio inmatriculado por la Iglesia

La Plataforma navarra contra las inmatriculaciones de la Iglesia católica ha editado una guía para repartir gratuitamente a los 700 Ayuntamientos y concejos de la comunidad con orientaciones para recuperar el patrimonio “usurpado” por los obispos en las últimas décadas. Editada por la Fundación Altaffylla, la guía, que ha sido presentada este miércoles, insta a los alcaldes a dejar de abonar la luz, la calefacción y otros gastos de mantenimiento de aquellos inmuebles del patrimonio público que se hayan inmatriculado con el privilegio de la ley franquista. Desde 1946, la Iglesia ha puesto a su nombre miles de bienes de toda clase sin acreditar su propiedad.

La plataforma ciudadana de Navarra fue pionera en la lucha civil por la recuperación del patrimonio porque en aquella comunidad se descubrió en 2007 este oscuro proceder de los obispos. La ley franquista prescribió en 2015 y ahora las asociaciones ciudadanas tratan de recuperar sus iglesias, ermitas, palacios, plazas, locales y todo aquello que consideran que pertenece a todos. En esta guía se pide a los Ayuntamientos que inmatriculen los bienes públicos, porque ellos pueden hacerlo como pudieron los obispos durante 60 años, que no colaboren con el mantenimiento de estos inmuebles, ni con derramas, ni con trabajos gratis de la gente del pueblo, ni con subvenciones. “En casos imprescindibles”, dicen, el coste de la reparación “debe cuantificarse no como una limosna, subvención o donación, sino como un préstamo reconocido y recuperable”.

Recomiendan además que se exija el remozado de aquello que esté en estado ruinoso, algo que ha ocurrido alguna vez y la Iglesia ha renunciado a su propiedad porque no le era rentable. Y que se proceda a multar en los casos que corresponda. La guía está prevista para Navarra porque se ajusta a la legislación de la comunidad, y algunas de las recomendaciones quizá no tendrían sentido en otras regiones. Pero hay algunas que son perfectamente compartibles. Se aconseja investigar la propiedad de los bienes inmatriculados“en archivos locales, actas municipales, libros parroquiales” y se les recomienda a los regidores locales que no exijan el IBI porque eso daría por buena la propiedad del inmueble. Por último, se les pide que se adhieran a la Plataforma por la Defensa del Patrimonio y que les comuniquen sus acciones para llevar un recuento que ni la Iglesia ni la Administración han facilitado por ahora.

Lo incluido en la guía, en español y en euskera, surgió y se aprobó en una reunión mantenida con la Asamblea de Ayuntamientos y Concejos de diciembre de 2017. La Federación de Municipios ha asumido también el contenido del texto y respalda su publicación, dicen en la Plataforma navarra.

______________________________

Plataforma en Defensa del Patrimonio Navarro:

En el año 2007 se descubrieron por casualidad las arteras inmatriculaciones que la Iglesia Católica estaba haciendo en Navarra desde 1947, y que se multiplicaron a partir de 1998. A la incredulidad inicial siguió el escándalo de la certidumbre. Sobre una rémora jurídica del franquismo, un apaño del Gobierno de Aznar posibilitó que la Iglesia se convirtiera en la mayor inmobiliaria de Navarra y de todo el Estado. No solo eran lugares de culto (que ni siquiera en la época de Franco se permitieron inmatricular) sino todo tipo de edificios, huertos, cementerios, parques y hasta frontones. Eso suponía la posibilidad de vender, hipotecar, alquilar y ejercer dominio sobre todos esos bienes, y por desgracia todo eso se está cumpliendo para menoscabo de nuestro patrimonio.

El escándalo fue de tal magnitud que el mismo Gobierno del PP que lo había permitido cambió la ley Hipotecaria en el año 2015, impidiendo a los Obispos que en el futuro siguieran inmatriculando bienes de ese modo. Pero el mal ya estaba hecho y, al no declararse la ley anterior inconstitucional, se produjo de facto una amnistía registral sobre todo lo irregular e inmoralmente registrado. La pelea se centra ahora en cómo recuperar para los pueblos los miles de bienes inmatriculados. Por suerte, la Plataforma de Navarra ya no está sola y el movimiento se ha extendido a todo el Estado con la coordinadora Recuperando. Colectivos laicos y las mayores organizaciones de cristianos de base se han unido con el objetivo común de dar a los pueblos lo que es de los pueblos y a Dios lo que sea de Dios.

Este es el tercer libro que editamos sobre el tema. A diferencia de los anteriores, este no tiene una finalidad de divulgación y denuncia. Su objetivo es dotar a los vecinos y vecinas, a los Ayuntamientos y Concejos, de instrumentos legales para luchar por sus derechos; para conocer realmente todo lo inmatriculado; para obligar a la Iglesia a cumplir sus obligaciones con el Patrimonio que ha adquirido; para evitar su deterioro y su venta; para trasladar a la jerarquía de la Iglesia el costo de su mantenimiento. En suma, para que se dé cuenta de la responsabilidad que ha asumido y no piense que la sociedad le va a mantener los bienes que ha usurpado. Ni un euro público más si no es con la contrapartida de la devolución.

Esta guía es solo otro paso adelante. A nuestros antepasados le costó siglos levantar ese patrimonio. A los pueblos de Navarra, no les costará tanto recuperarlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: