La Iglesia vende 14 edificios en el centro de Madrid: inquilinos a la calle

octubre 17, 2019

El patronato que gestiona Fusara, y que estudia destinar el dinero a un gran proyecto educativo de educación concertada, lo forman seis miembros: el Arzobispo de Madrid, Carlos Osoro; el alcalde, José Luis Martínez-Almeida; la delegada del Gobierno, Paz García Vera; el decano del Tribunal de la Rota, Carlos Manuel Morán, y dos sacerdotes de la capital. Para la operación se utilizaron 15 sociedades interpuestas

La vecina Maria Isabel Martinez, de 75 años, nació en una de las casas de Fusara.

La vecina Maria Isabel Martinez, de 75 años, nació en una de las casas de Fusara. “Sabiamos que estas fincas no se podían vender porque nos dijeron que las rentas iban para un orfanato” / VÍCTOR SAINZ

Manuel Viejo, El País, 17 de octubre de 2019

Hace dos semanas sonó el timbre de más de 200 hogares repartidos en 14 inmuebles en el centro de Madrid. Un joven trabajador de una empresa de paquetería se presentó con un burofax. “Vino un señor y me dio una carta sin más explicaciones”, cuenta María del Carmen Martínez, de 92 años, en el salón de su casa de la calle Angosta de los Mancebos 2, de La Latina. “Mi hija me explicó que igual nos echan de casa. ¡Y yo pensé que era propaganda!”. Lo mismo le contaron al cocinero Luis Fernández sobre su local de la calle Santa Teresa 9: “No entiendo qué está pasando”. Es el primer paso: los 14 bloques de viviendas pertenecían a Fusara, una fundación tutelada por la Iglesia que contaba con estos inmuebles en propiedad gracias a la herencia de dos familias adineradas. Hasta ahora. El 30 de julio se vendieron todos, pero Fusara no explica los detalles de la operación, la cuantía de la venta y tampoco confirma si el dinero irá en parte para crear un gran proyecto de educación concertada en Madrid.

Lo que parece claro es el negro futuro que les espera a los inquilinos. “Vine a esta casa con un año y ahora no nos quieren dejar morir a gusto”, dice la vecina María Teresa Alonso, de 79 años. Los receptores del burofax son inquilinos con contratos de alquiler en vigor: unos tienen rentas antiguas y otros, en su mayoría, por debajo del precio de mercado. Con sus mensualidades se mantenían los centros educativos con los que aún cuenta la fundación Fusara. Ahora los vecinos de los 14 bloques se están organizando. Su intención es denunciar a Fusara porque siempre les aseguró que sus casas no serían vendidas.

El patronato que gestiona Fusara lo forman seis miembros: el Arzobispo de Madrid, Carlos Osoro; el alcalde, José Luis Martínez-Almeida; la delegada del Gobierno, Paz García Vera; el decano del Tribunal de la Rota, Carlos Manuel Morán, y dos sacerdotes de la capital. La liquidación y venta de los 14 inmuebles se aprobó el 30 de julio. Los vecinos se preguntan ahora quién es el nuevo propietario y qué va a pasar con sus contratos. Lee el resto de esta entrada »