La iglesia en Navarra inmatriculó más de 1.500 bienes hasta 1998, que se suman a los 1.087 inscritos en los 9 años siguientes

febrero 1, 2019

Quedan por documentar los siete últimos años hasta 2015. Recuperando reclama al Estado las notas del registro, no sólo listas

Manifestación de la Plataforma en Defensa del Patrimonio de Navarra frente el Arzobispado.

Manifestación de la Plataforma en Defensa del Patrimonio de Navarra frente el Arzobispado./Patxi Cascante

ANA IBARRA | PATXI CASCANTE Noticias de Navarra, 2 de Febrero de 2019

La Coordinadora estatal Recuperando que busca recuperar las inmatriculaciones de la Iglesia y que unifica la estrategia de cargos públicos y colectivos ciudadanos ha logrado documentar alrededor de 1.500 registros anteriores a la reforma impulsada por el Gobierno de José María Aznar de 1998. Una cifra que se suma a las 1.087 inmatriculaciones que se registran los nueve años siguientes al cambio normativo -que fue más favorable para los intereses de Iglesia- hasta 2007, quedando todavía pendientes los datos de los siete últimos años (2008-2015). En total se superarán las 3.000 inscripciones eclesiales en el territorio foral. “Hay que seguir trabajando porque hay numerosos casos en los que una inmatriculación incluye varios bienes. Nos encontramos así parroquia, atrio, casa parroquial y huerto, todo en un paquete, y son cuatro bienes en una misma inmatriculación. Detrás de las 1.087 anteriores hay más de 1.200 bienes aunque estos datos están por depurar”, subraya Andrés Valentín, miembro de la Ejecutiva de Recuperando y de la Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro.

En estos registros anteriores a 1998 se observa, a diferencia del periodo siguiente, que los edificios dedicados al culto son minoritarios. “Eso tiene una lectura negativa y es que en esos años la inmatriculación de bienes dedicados al culto estaba expresamente prohibida en la ley, que es el cambio que se produce en 1998 con el decreto de Aznar. Y explica que a partir de ahí entran las parroquias como un churro”, subraya. Un gran porcentaje de estas inmatriculaciones predecreto corresponde a terrenos, campos y fincas, además de viviendas parroquiales y no parroquiales. Aunque hablan de “logro” dejan claro que el objetivo final es obtener “las notas simples”, es decir, la información detallada que ya está pedida por parte del Congreso “que no por el Estado que pide un listado y, además, desde 1998”. “Nosotros queremos de todo el periodo y notas que nos dicen en que año se hizo, superficie…”, subrayan.

Lee el resto de esta entrada »


El culto a la agresión de mujeres en la iglesia católica

febrero 1, 2019

…Bajo el mecenazgo eclesial, los artistas encontraron el éxito en la exageración de las leyendas y la intención de emocionar y cautivar al público convirtiendo los templos cristianos en campos de concentración dónde no podían apartar la vista de la atrocidad y el horror…

Águeda de Catania / Ramón de Oscáriz – Catalina de Oscáriz, siglo XVI

Esther Tauroni Bernabeu, Tribuna Feminista, 1 de enero de 2019

A lo largo de la era cristiana, pero especialmente durante los últimos 500 años, las mujeres  hemos sido apartadas de la formación e incluso hemos tenido prohibido el acceso sin embargo y a la par hombres y mujeres hemos tenido que cumplir el precepto de ir a misa los domingos y fiestas de guardar, espacio dónde hemos tenido que convivir con todo tipo de lecturas e imágenes misóginas.

Para responder al desafío de la Reforma Protestante, entre 1545 y 1563, la Iglesia Católica Romana organizó el consejo ecuménico conocido como Concilio de Trento, a partir del cual se llevaron acciones de contrarreforma. A partir de entonces las manifestaciones artísticas y la filosofía quedaban al servicio de la teología y su objetivo era inducir a las masas a aceptar “verdades” y adoctrinar al pueblo.

En el adoctrinamiento entra el emocionalismo, sentimentalismo, teatralidad, el deseo de provocar emociones de dolor, aflicción, causar heridas y provocar lágrimas y, especialmente crear temor en los y las fieles. El arte se convierte en propaganda, los centros religiosos en escenarios y las imágenes en una invitación a participar en las agonías y martirios de los personajes representados.

Lo que la Iglesia Católica Romana pretendió transmitir como vidas ejemplares para aleccionar al pueblo se traduce en representaciones de mujeres, cuyas vidas y leyendas habían relatado los hagiógrafos, recibiendo palizas, esclavizadas, degradadas, golpeadas, amputadas y violadas a la par que custodiadas por elementos iconográficos para la identificación y lectura de las imágenes.

Tanto en las representaciones religiosas de las mujeres, especialmente en el barroco pero también en  movimientos artísticos anteriores y posteriores,  se crea un culto a la agresión, una violencia constante ejercida sobre ellas así como una veneración a su virginidad. Santas y mártires transmiten angustia y desasosiego; mientras que vírgenes y castas, calma y tranquilidad. Lee el resto de esta entrada »