De cómo el poder de los rabinos está alimentando una guerra santa en Israel

febrero 19, 2019

La población palestina, las personas seculares y las mujeres se enfrentan a un ambiente cada vez más hostil a medida que se afianzan las tendencias teocráticas

Un hombre judío pasa ante un puesto de venta de retratos de rabinos en el pueblo israelí de Netivot, en 2016 (AFP).

Fuente: Palestina en el corazón, 19 de febrreo de 2019

Autor Jonathan Cook

¿En qué país del mundo un clérigo de alto rango, remunerado por el Estado, instó a sus seguidores la semana pasada a convertirse en “guerreros” y a emular a un grupo de jóvenes que habían asesinado a una mujer de otra fe?

El clérigo lo hizo con impunidad. De hecho, sólo estaba haciéndose eco de otros colegas de alto rango que dieron su aval a un libro −una vez más, sin castigo alguno− donde se insta a sus discípulos a asesinar bebés pertenecientes a otras religiones.

¿En qué lugar del mundo puede el jefe del clero llamar a las personas negras “monos” e instar a la expulsión de otras comunidades religiosas?

¿En qué lugar una élite clerical tiene tanto poder que sólo ellos deciden quién puede casarse o divorciarse −y son respaldados por una ley que puede encarcelar a quien trate de casarse sin su aprobación−? Incluso pueden cerrar el sistema ferroviario nacional sin previo aviso.

¿En qué parte del mundo estos santos hombres son tan temidos que las imágenes de mujeres son borradas de las vallas publicitarias, las universidades introducen la segregación de género para apaciguarlos, y las mujeres se ven literalmente empujadas a la parte trasera del autobús?

¿Ese país es Arabia Saudita? ¿O Myanmar? ¿O quizás Irán?

No. Es Israel, el único autoproclamado Estado Judío del mundo.

¿Qué “valores compartidos”?

Casi no existe un político en Washington con intenciones de ser electo que no haya afirmado en algún momento el “vínculo inquebrantable” entre Estados Unidos e Israel, o que no reafirme los “valores compartidos” entre ambos países. Pocos, al parecer, tienen idea de los valores que Israel representa realmente.

Hay muchos motivos para criticar a Israel, incluida su brutal opresión del pueblo palestino bajo ocupación y su sistema de discriminación y segregación institucionalizada contra la quinta parte de su población que no es judía: la minoría palestina.

Pero los críticos han ignorado en gran medida las crecientes tendencias teocráticas en Israel. Lee el resto de esta entrada »