Ley de eutanasia = Libertad = Dignidad

marzo 24, 2021

Salud en positivo

Eutanasia_Derecho

Ilustración Verónica Montón Alegre

María José Colomina Villalba, Público, 24 de marzo de 2021

La muerte no es un tema que, en nuestra sociedad, nos ocupe tiempo. No solemos hablar de ella, a diferencia de los egipcios que vivían pensando, hablando, filosofando y construyendo obras faraónicas para recibirla cuando llegara el momento del tránsito. 

La Eutanasia no debe ligarse a la raza, al lugar dónde se vive, a la condición social,  ni a creencia religiosa alguna, sino más bien a la creencia en la voluntad personal de querer vivir de manera digna y morir de esa misma manera.

Las personas que no están de acuerdo y, por tanto, no apoyan la eutanasia, esgrimen argumentos muy alejados de la realidad en la que vivimos hoy en día.

Es mejor no utilizarla si no crees en ella, y dejar a los que quieran que lo hagan con todas las garantías al amparo de la Ley, recientemente aprobada  por las Cortes Generales (18 de marzo de 2021), que despenaliza la ayuda médica y detalla quién, cuándo y con qué requisitos podrá prestarse.

Si recordamos otras leyes transgresoras y que han creado mucha controversia, así como grandes enfrentamientos en el Parlamento, tendríamos que citar: la ley del aborto, la ley del divorcio y la ley de matrimonios entre personas del mismo sexo, todas ellas en vigor y siendo utilizadas por aquellas personas que las necesitan, de manera totalmente libre, porque al final es de lo que se trata, de la libertad de poder elegir, con responsabilidad y dentro de un marco legal que nos ampare.

Lee el resto de esta entrada »

Educationis desiderátum

enero 4, 2021

El control ideológico de la educación sigue siendo el objetivo principal de la iglesia

Salud en Positivo.

Salud en Positivo / Ilustración de Verónica Montón Alegre

Isabel González, (Foro Ágora Salud), Público, 3 de enero de 2021

El control ideológico de la educación sigue siendo el objetivo principal de la iglesia

Hace unos años le comenté a una amiga, con un niño pequeño, la suerte de tener un colegio público al lado de casa y la respuesta fue: “sí, pero hay muchos gitanos”. Ni que decir tiene que su hijo, adolescente ya, estudia en un colegio privado religioso concertado donde no tienen cabida niños de familias con rentas bajas. ¿Sus padres o él son practicantes? no, pero los contactos sociales y el devenir sociolaboral del infante merecen la elección de colegio, ya se sabe, ¿cuántos negocios e incluso puestos de relevancia política se alcanzan por el simple hecho de compartir pupitre?

Cualquiera pensaría, con la que le está cayendo a la ministra Celaá, que su Ley (LOMLOE) ha suprimido de un plumazo los conciertos, que ha impuesto las lenguas vernáculas por encima del castellano, que el Estado y no los padres deciden a que colegio van los niños, incluso algún medio califica a la Ley Celaá de venenosa además de promover la indolencia entre los estudiantes. Pues no, olviden todo lo anterior.

La nueva ley educativa es integradora

Lo cierto es que en los últimos años ha subido la inversión en la escuela concertada y ha disminuido en la pública a pesar de haber aumentado el número de alumnos. La LOMLOE sólo pretende mejorar la enseñanza pública y hacer que se cumplan los términos de los conciertos: no segregar por sexo ni por necesidades específicas de los alumnos, primar la cercanía del domicilio para elegir plaza, es decir, se limita la capacidad del colegio concertado a elegir a su alumnado. La asignatura de religión dejara de puntuar en la nota media y se estudiarán valores cívicos y éticos; otorga mayor peso al consejo escolar, apuesta por la escuela rural y, no menos importante en momentos de crisis, con esta Ley se elimina la cesión de terrenos para construir centros concertados. En definitiva, es una Ley que apuesta por un sistema educativo integrador estableciendo mecanismos de control evitando así la progresión de una escuela concertada que promueve la segregación social, aumenta la desigualdad y la inequidad y que, a mi entender, debería reducir su presencia en la enseñanza. Lee el resto de esta entrada »


Coronavirus: Los dineros del capellán y los rastreadores voluntarios

agosto 13, 2020

Ilustración: Verónica Montón Alegre

Ilustración: Verónica Montón Alegre

Enrique Ortega, Foro Ágora Salud, Público, 13 de agosto de 2020

Estamos inmersos en una nueva eclosión del coronavirus, con brotes que se producen por doquier y con un número de positivos equiparables a los del mes de abril. El mayor porcentaje de nuevos casos se está dando en Aragón, Cataluña, Madrid y Navarra. Son, probablemente, frutos de la estupidez humana y de estrafalarias teorías negacionistas que acaban produciendo un daño irreparable en vidas, y también acrecentando el daño económico y social. Ocurre también que, en algunas de las comunidades autónomas, como Madrid y Cataluña, a fecha de hoy no se ha contratado el personal de rastreo necesario para abortar los rebrotes realizando un seguimiento de los contactos de cada persona diagnosticada.

En este contexto, la presidenta de la comunidad de Madrid se ha aprestado a contratar un total 73 capellanes, uno por cada 100 camas hospitalarias, en una operación que costará anualmente un millón de euros, “para garantizar el derecho a la asistencia religiosa”. Se refiere a la religión católica, desde luego, y así se especifica: “reconocer, proteger y posibilitar el ejercicio garantizado constitucional, legal y convencionalmente, del derecho a la asistencia religiosa de los enfermos católicos y sus familiares o allegados en los centros hospitalarios adscritos al Servicio Madrileño de Salud”. Y al resto de la ciudadanía de Madrid que profese otras religiones, que la zurzan; no cabe ni el reconocimiento, ni la protección, ni posibilitar el ejercicio garantizado constitucionalmente en estos casos, a no ser que la ingeniosa presidenta nos sorprendiera ofertando igualmente, rabinos, imanes, pastoras o sacerdotes budistas, etc. ¿Y qué pasa con los agnósticos?

No es que estemos abogando porque todas las confesiones y sectas deban disfrutar de las prebendas que se ha otorgado a la católica, más bien parece justo que sean las propias organizaciones las que sufraguen, formen, aconsejen y conforten espiritualmente a quien lo demande, pero con sus propios medios.

Flipo colorines

Lee el resto de esta entrada »