‘Talibanes’ en la Iglesia, o la Iglesia de los rigoristas, por Antonio Aradillas

agosto 20, 2021

Persisten las ideas misóginas y la discriminación a la mujer.

___________________

Antonio Aradillas, Religión Digital, 20 de agosto de 2021

Talibanes en la Iglesia”, “La Iglesia de los talibanes” y otras expresiones que relacionan entre sí estos conceptos de actualidad, hacen presente uno de los más nefastos recuerdos de la historia. Los comentarios siguientes podrán servirles a algunos de guías en el Vía Crucis, que se reinicia.

La Iglesia y los talibanes establecieron largo y fecundo  contubernio -también “religioso”-  en importantes capítulos  de la historia. No hay exageración en confesar que gran parte de la Iglesia “oficial”, en la  ideología y en la “praxis ” que impone y exige  por lo que respecta a la mujer,  por mujer, la considera  como ser “inmoral”…

Sí, así como suena, con todos sus elementos, fines y procedimientos que incluye “la ciencia que estudia el bien y las acciones humanas respecto a su bondad o a su maldad”. Y todo eso, superado ya el periodo de tiempo en el que llegó a cuestionarse teológicamente si su alma -la de la mujer- era humana o no.

Imagino el susto –“impresión causada por la sorpresa, el miedo o el temor” -que piadosos cristianos, ”católicos, apostólicos y romanos de toda la vida”- habrán experimentado al sentir relacionada con tanta precisión  y apresuramiento “ Iglesia” con  “inmoralidad”, sin haberse percatado, por ejemplo,  que la mujer es y constituye nada menos que la mitad más uno de la humanidad. Tal circunstancia hace ya proclive a algunos -pocos- hombres- a comprender   que ella esté ya en vísperas inaplazables  de confesar  públicamente la  inaguantable experiencia de tener que seguir padeciendo ser y estar discriminada en la Iglesia.

Lee el resto de esta entrada »

Eminentísimos y reverendísimos ‘ex’

junio 27, 2021

“El descorazonador panorama palaciego episcopal”

Fidel-Herraez_2352374763_15616448_660x371

Fidel Herráez

Antonio Aradillas, Religión Digital, 26 de junio de 2021

De personas que se hayan titulado, exigido y ejercido de manera “eminentísima y reverendísima”, y además “en el nombre de Dios”, con expresa invocación al Código de Derecho Canónico y a los preceptos litúrgicos, se puede esperar cualquier cosa.

Además, a la espera de alcanzar la connotación de “ex” por edad o por otras razones, huelga advertir que las exigencias de la preposición “ex” antepuesta al nombre o al objeto que indica que ya no se es lo que esto significan, la única intención que conllevan es la intensidad y el aumento de su gravedad.

Reconozco con sinceridad y crudeza, que tal fue, y sigue siendo, la impresión que recibí al enterarme de las noticias jerárquicas que a continuación refiero y subrayo, con el fin exclusivo y misericordioso de alertar a determinados lectores dotados de capacidad de abstracción de cuanto acontece en sus alrededores “religiosos”, sin sensibilidad o ánimo de haber llegado ya a la infeliz conclusión de encontrarse en tiempos del acabose, en el que todo- casi todo,- resulta normal, porque esa es “la voluntad del Señor”, y porque “las fuerzas del Mal, por canónico que sea, jamás podrán contra la institución eclesiástica, “por los siglos de los siglos, Amén”, por más señas y con tranquilidad de conciencia.

Lee el resto de esta entrada »

Lloriqueos jerárquicos

junio 24, 2021

En la Iglesia, y fuera de ella, la mujer es mucho más importante que la liturgia, que el Derecho Canónico, y que los curas y los obispos

Iglesia-sigue-machista_2352674724_15618153_660x371

Imagen Leonard Beard

Antonio Aranillas, Religión Digital, 24 de junio de 2021

El monstruoso comportamiento del padre de las niñas Anna y Olivia, con la terrorífica y exclusiva intención de que su muerte y desaparición pudieran hacer infeliz a su madre durante toda su vida, reclama imponderable multitud de reflexiones de signo diverso. Desde mi condición de comentarista de la actualidad informativa ético- religiosa, me decido a redactar estas sugerencias:

Por fin, y casi mayoritariamente, la Iglesia católica aún en sus grados jerárquicos y en alguna que otra homilía o sermón, no se ha privado de condenar hechos tan luctuosos, con dolor y lágrimas, al igual que lo ha hecho, y lo sigue haciendo el pueblo, y no solo por el caso concreto de referencia, sino de tantos otros con idéntica relevancia, tal y como aparecen en los noticiarios de casi todos los días, con o sin previas denuncias de ellos, dado que estas significan poca cosa a la hora del hipotético descenso del números de mujeres sufridoras de los malos tratos.

“La maté porque era mía”, y “yo hago y haré con mis hijas lo que me parezca, porque para eso son mías”, son “argumentos” dramáticos que avalan y hasta en los que se apoyan quienes creen definir y justificar de alguna manera sus comportamientos. Eso no obstante, se trata de “argumentos” a los que será imprescindible buscarles su origen “educador”, aún cuando la tarea resulte extremadamente dolorosa y hasta aberrante, para explicar de alguna manera conductas tan irracionales, inhumanas y desnaturalizadas.

Lee el resto de esta entrada »