Otro 29J con presencia de la Alcaldesa en las ceremonias religiosas de San Pedro

Estado Laico versus celebraciones confesionales

Cada vez más alejados de la iglesia de San Pedro… “Peligrosa”concentración para el representante de la Delegación de Gobierno

A Carmen Moriyón, alcaldesa, poco parece preocuparle confundir lo público y lo privado, sus creencias religiosas personales y su cargo institucional como representante de una ciudadanía plural y diversa. Y así, la Alcaldesa, haciendo gala de su nulo respeto a la libertad de conciencia, acompañada de ediles de Foro y PP,  una vez más volvía a participar activamente en las ceremonias religiosas, misa y ofrenda floral, celebradas en la parroquia de San Pedro el día de la fiesta local, 29 de junio.

Y allí, en Campo Valdés, para recordar, y reivindicar, la obligada neutralidad de las instituciones en materia religiosa, en un Estado que se declara aconfesional y en un Ayuntamiento adscrito a la Red de Municipios por un Estado Laico, convocó Asturias Laica una acto cívico de reafirmación laicista en el que participaron decenas de personas, con pancartas y en silencio.

Pancartas y silencio es la seña de identidad de una convocatoria anunciada como “pacífica y silenciosa”, y avalada como tal por muchas convocatorias anteriores, pero que a la Delegación de Gobierno debe parecerle de “sumo riesgo” a tenor de los medios policiales enviados que cada vez obligan a llevar la concentración más lejos de la iglesia y del  espacio donde tiene lugar la “bendición de las aguas”.

No podía faltar en esta página nuestro agradecimiento al respaldo recibido en la rueda de prensa por los grupos municipales IU, PSOE y Xixón Sí Puede, así como el apoyo y la presencia de grupos políticos, de colectivos y movimientos sociales y de toda la ciudadanía que está haciendo posible que las movilizaciones en torno al 29 estén cada vez más presentes en la calle y en la opinión pública. Gracias.

Publicaba ayer, 30 de junio, El Comercio “Agua bendita con “raíces en Gijón”, en la que se incluyen algunas de las frases que motivaron el escrito remitido al diario y del que, hoy día 1 de julio, publicaba este “resumen”

Ayer, 29 de Junio, una parte de la comunidad católica de Gijón, desarrollaba un rito que, a decir de un periódico local, terminaba (las comillas son suyas por lo que interpreto que son palabras textuales):

Y fue en San Lorenzo a donde el Arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, y la alcaldesa, Carmen Moriyón, tiraron agua bendita para que “tengamos un estupendo tiempo estival”

Curioso rito por el que algunos creen que gracias a la adicción de agua corriente a las muy contaminadas aguas de la bahía gijonesa se puede conseguir que las fuerzas de la naturaleza adapten a su necesidades –lo hagan “estupendo” para ellos- el desarrollo del tiempo climático (la flores son un adorno –parece que ellas no interactúan con las fuerzas de la naturaleza- que el protocolo añade para reforzar el sentido participativo de la alcaldesa y alejarla de una mera presencia testimonial).

Mientras tanto, otra parte de la ciudadanía gijonesa acudía a la convocatoria de Asturias Laica para recordarle a la alcaldesa que:

El respeto a la libertad de conciencia, el respeto a las ideas religiosas de cada persona, en una sociedad democrática y plural, hace inadmisible que los representantes de la ciudadanía, de toda la ciudadanía, participen como tales en un acto confesional de una determinada religión. La alcaldesa de Gijón, al participar como tal en un rito de una determina confesión religiosa, falta al respeto al resto de la ciudadanía (resulta curioso que, a decir de la prensa local, el oficiante del rito aludiera a la libertad religiosa – Gijón es una ciudad tolerante y la primera libertad es la religiosa– como justificación para que una autoridad pública, representante de todas y todos, hiciese ostentación de su sumisión a una determinada confesión religiosa)

El respeto al funcionamiento democrático de las instituciones obliga a la representante del Ayuntamiento a asumir las decisiones que en su Pleno se adopten por mayoría. Y Carmen recordará que el pleno de su Corporación aprobó por mayoría incluir a su Ayuntamientos en la Red de Ayuntamientos para un Estado Laico. Es decir, que hay un mandato democrático del propio Ayuntamiento para respetar escrupulosamente esa libertad de conciencia. El no hacerlo supone, además, un desprecio inaceptable a las mínimas normas democráticas de funcionamiento, y por lo tanto una grave falta del respeto que la ciudadana Carmen le debe a la Alcaldía de Gijón.

Es la conducta de la alcaldesa la que censuraban los que acudieron a la convocatoria de Asturias Laica. Es esa conducta la que piden rectificar sin entrar para nada en el rito de la comunidad católica. Rito del que la verdadera dimensión de su desarrollo la pueden dar las palabras del celebrante. A decir de la prensa local, y como preámbulo a la realización de la mezcla prodigiosa de las aguas (las comillas vuelven a ser de la prensa:

El párroco… instó a los laicos a “afeitarse las ideologías requemadas”

Poco merece la pena añadir ante tan elocuente juego de palabras.

Luis Fernández,
Presidente de Asturias Laica

Imágenes
Flickr

29 de junio de 2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: