La Iglesia encarga a una empresa privada la explotación turística de parte de su patrimonio

mayo 21, 2016
Una compañía granadina especializada profesionaliza la atención al visitante en una treintena de templos católicos, entre ellos 15 catedrales
Catedral de Burgos

Catedral de Burgos

Ángel Munárriz, Sevilla. InfoLibre, 22/05/16

Detrás de la gestión de la taquilla de la catedral de Burgos, de la venta online de entradas para la catedral de Salamanca, del logotipo de la catedral de Ávila, de la página web de la catedral de Granada, de las audioguías de la catedral de Ourense y de las visitas guiadas a la catedral de Almería están las mismas manos. La empresa Vocces Lab-Artisplendore, radicada en Peligros (Granada), ha asumido total o parcialmente desde 2010 la gestión turística de una treintena de templos de la Iglesia católica, que ha confiado a esta firma la profesionalización de la atención al visitante, si bien no es la única compañía que gestiona activos patrimoniales.

“La profesionalización va más allá de la atención a los visitantes. En general cada vez hay más laicos trabajando en la Iglesia, no sólo en la gestión del patrimonio, también por ejemplo en los archivos diocesanos”, explica a InfoLibre  Pablo Delclaux, director del Secretariado de Patrimonio Cultural de la Conferencia Episcopal. Lee el resto de esta entrada »


“Los mususlmanes no andamos por las calles con las espadas”

mayo 21, 2016
Zina Sabbagh, afincada en Gijón tras huir de la guerra de Siria
Zina Sabbagh, en las escaleras del Instituto Doña Jimena, en Gijón. Juan Plaza

Zina Sabbagh, en las escaleras del Instituto Doña Jimena. Juan Plaza

Óscar Cuervo, La Nueva España, 21 de mayo de 2016

Asistir a clase con el “hiyab”, el velo que usan las mujeres de su religión y con el que aparece en la orla, “es una anécdota”

Zina Sabbagh llama la atención en la orla de la nueva promoción de Bachillerato del Instituto Doña Jimena de Gijón. En ella aparece ataviada con el “hiyab”, el tradicional pañuelo con el que las mujeres musulmanas cubren su cabeza y pecho. Es un detalle sin más. “Una anécdota”, según sus palabras, que se diluye en las distancias cortas, cuando se charla con ella.

Su mirada y sus palabras transmiten con fuerza lo que está sucediendo en Siria. Apenas lleva dos años en España y los recuerdos de la barbarie siguen muy vivos en su memoria. “Mucha gente desconoce lo que está pasando en mi país. Es más, son muy pocos los que saben dónde se encuentra Siria”, lamenta.

Mucho han cambiado las cosas desde que Zina decidiese participar en las manifestaciones para reclamar más libertad al Gobierno de Bashar al-Asad. Poco queda de aquella “primavera árabe” iniciada en 2010, reprimida y desgastada por un conflicto que parece no tener fin. “No había armas, nadie hablaba de derrocar a ningún gobierno”, relata, mientras insiste en subrayar el único fin de esas concentraciones: “Solo queríamos más libertad”. Lee el resto de esta entrada »