Las muchas biblias

mayo 21, 2019

Las editoriales propiedad de órdenes religiosas son esenciales no sólo en el libro de texto, también en la literatura infantil y juvenil. Su actividad viene jalonada de acusaciones de competencia desleal y de ventajismo

Eva Orúe, InfoLibre, 21 de mayo de 2019

Digamos, de entrada, que la palabra “biblia” viene del latín tardío biblĭa, y éste, del griego [τὰ] βιβλία [tà] biblía, literalmente: [los] libros.

Digamos, también al comienzo, que para la elaboración de este texto buscamos (es una práctica habitual y saludable) la opinión de quienes lo protagonizan. Y que no fue posible obtenerla. De los tres grupos editoriales consultados, uno dijo desde el primero minuto que no podría participar; otro lo comunicó tras ser requerido cuando el plazo vencía, y el tercero dio la callada por respuesta…

Tampoco obtuvimos mucha más información en los estamentos oficiales. Cuando se trata de libros de texto, el organismo de referencia es la Asociación Nacional de Editores de Libros y Material de Enseñanza, Anele, que agrupa, nos dijeron, a “más de 20 editoriales” de las cuales “sólo dos [Edebé y SM, la tercera es Edelvives] pertenecen a congregaciones religiosas”. Preguntados por el peso de esos sellos, nos aseguraron que es difícil calibrarlo, ya que “no todas editan para todas las comunidades autónomas, algunas tienen más peso que otras en primaria y otras en secundaria” y nos remitieron a las propias editoriales, porque el cálculo “grosso modo” que pueden hacer “no son datos que podamos dar como seguros”. Recordemos, por lo que pueda servir, que en su último informe El libro educativo en España – Curso 2018-2019 se decía: Lee el resto de esta entrada »