Prostitución ‘halal’ en el islam: SIGHEH y MIYAR, «matrimonios temporales» y «de visitas»

julio 27, 2021

Certificado Sigheh / Fuente foto

27 de julio de 2021

Escribe Nazanín Armanian dos artículos en Público en los que analiza cómo en un país donde están prohibidas las relaciones sexuales fuera del matrimonio, los ayatolás «bendicen» fórmulas como el Shigheh (entre los chiitas) o el Miyar (entre los sunitas) que no son sino fórmulas de contratación de mujeres («matrimonios») para tener sexo, que pueden romperse sin ningún divorcio legal y en los que el «contratante» no tiene ninguna obligación económica, o derechos similares, hacia la «contratada» como en un matrimonio permanente.

Prostitución ‘halal’ en el islam: los 10 rasgos del SIGHEH en el chiismo

Nazanín Armanian, Público

No solo el «occidente cristiano» también el «Oriente musulmán» está sorprendido por el hecho de que los ayatolas chiitas de la República Islámica de Irán (RII), con la fórmula Sigheh, hayan legalizado la contratación de mujeres por hombres para el sexo.

Traducido erróneamente en español como «matrimonio temporal», -pues, recuerden que el propósito del matrimonio además de disponer de al menos de una mujer de forma exclusiva, es formar familia y tener descendencia-, el Sigheh («modelo») es un término árabe para el que en persa no hay equivalentes. Se integró en esta lengua con la conquista de Irán por los musulmanes en el s. VII, y es sinónimo de la unión sexual que llamaban «Al-mut’a» («disfrute, placer», en árabe), en la que el hombre musulmán puede contratar a las mujeres musulmanas, judías, cristianas o/y zoroástricas (las únicas religiones reconocidas por el Corán, por monoteístas) para tener sexo con ellas a cambio de un dinero y durante un tiempo determinado que puede ser desde unas horas hasta 99 años.

Para la corriente sunnita del islam, que representa el 85% de los fieles, se trata de prostitución y no por el intercambio de sexo por dinero, sino por no tener un carácter permanente. Afirman que Mahoma prohibió Al-mut’a, practicada por comerciantes errantes que se iban a trabajar lejos del hogar, y lo sustituyó por la poliginia y concubinato. Pero, los ayatolás chiitas que lo defienden recurren al versículo 4:24: del Corán (que salvo en cuestiones religiosas, solo se dirige a los hombres): «Retribuid, como cosa debida, a aquellas mujeres de quienes habéis gozado«. El problema reside en que en el matrimonio islámico (Nikah) también el marido, en teoría, debe pagar a la esposa por sus servicios, también sexuales.

Sigheh en Irán

Lee el resto de esta entrada »