Sin inmatricular

octubre 13, 2021

Las inmatriculaciones de la Iglesia van acercándose al centenar con cinco ceros detrás, dónde el cero tiene valor…

Rafael Sanmartín, Viva Sevilla, 13 de octubre de 2021

Las inmatriculaciones de la Iglesia van acercándose al centenar con cinco ceros detrás, dónde el cero tiene valor. Pero el gobierno, respetuoso con la voluntad eclesiástica -deben tener miedo a caer en las calderas de Pedro Botero dónde hace más calor que en el julio sevillano- accede a ello por su especial forma de entender el “silencio administrativo” que más bien es dejar que otros administren lo que debe ser de su incumbencia. También, debe ser que administrar es un engorro y a la Administración española, tan engorrosa, le repele echarse más trabajo encima, que el cuidado de los templos no se puede hacer por internet por lo que contradice de plano la moda. Y el gobierno es “mú moelno”. Así que será más cómodo dejar que la administración sea privada y reservar lo público para la parte económica, que en este caso es la menos económica, porque la Iglesia percibirá el beneficio de las visitas y el de las subvenciones para la manutención y el mantenimiento de los edificios. Acuerdo tácito de sobra conocido pero no reconocido.

Lee el resto de esta entrada »