El papel de la Iglesia Católica ante el nazismo y el fascismo / Documental

marzo 26, 2021

“La neutralidad ayuda al opresor, nunca a la víctima. El silencio alienta al atormentador, nunca al atormentado.”

Pio XII, el Papa del silencio ALAMY STOCK PHOTO

26 de marzo de 2021

Ochenta años después de los horrores del Holocausto, aún hoy sigue vigente el debate sobre el papel que jugó la cabeza de la Iglesia Católica ante la escalada del nazismo y el fascismo en Europa. Es el tema que abordó el documental Santo silencio en Documentos TV (enero 2020)

Fuente RTVE,

Pío XII, el Papa del silencio

Los archivos secretos del Vaticano de Pío XII, abiertos recientemente, esclarecen la neutralidad y el silencio que marcaron el controvertido papado frente al antisemitismo nazi.

Algo más de 60 años después de la muerte de Pío XII, el Vaticano ha abierto los archivos secretos sobre su controvertido papado. El nombre de Eugeni Pacelli, -su nombre de pila- ha quedado íntimamente unido al oscuro período de entreguerras, y aún hoy es objeto de debate el papel que jugó la cabeza de la Iglesia Católica. “El Papa se convirtió en un símbolo de una prueba moral para la Iglesia Católica durante la II Guerra Mundial”, afirma el escritor David Kertzer, en ‘Santo silencio’.

Lee el resto de esta entrada »

#TalDíaComoHoy_ 16 de abril de 1939: Radiomensaje de Pío XII a los “fieles de España”

abril 16, 2020

16 de abril de 2020

Pío XII, papa número 260, fue elegido el 2 de marzo de 1939. El 16 de abril emitiría un mensaje para bendecir a “Nuestros queridos hijos de la Católica España, sobre el Jefe del Estado y su ilustre Gobierno, sobre el celante Episcopado y su abnegado Clero, sobre los heroicos combatientes y sobre todos los fieles”..

Fuente

RADIOMENSAJE DE SU SANTIDAD PÍO XII A LOS FIELES DE ESPAÑA, 19 de abril de 1939

Con inmenso gozo Nos dirigimos a vosotros, hijos queridísimos de la Católica España, para expresaros nuestra paterna congratulación por el don de la paz y de la victoria, con que Dios se ha dignado coronar el heroísmo cristiano de vuestra fe y caridad, probado en tantos y tan generosos sufrimientos.

Anhelante y confiado esperaba Nuestro Predecesor, de s. m., esta paz providencial, fruto sin duda de aquella fecunda bendición, que en los albores mismos de la contienda enviaba «a cuantos se habían propuesto la difícil y peligrosa tarea de defender y restaurar los derechos y el honor de Dios y de la Religión»; y Nos no dudamos de que esta paz ha de ser la que él mismo desde entonces auguraba, «anuncio de un porvenir de tranquilidad en el orden y de honor en la prosperidad».

Los designios de la Providencia, amadísimos hijos, se han vuelto a manifestar una vez más sobre la heroica España. La Nación elegida por Dios como principal instrumento de evangelización del Nuevo Mundo y como baluarte inexpugnable de la fe católica, acaba de dar a los prosélitos del ateísmo materialista de nuestro siglo la prueba más excelsa de que por encima de todo están los valores eternos de la religión y del espíritu. La propaganda tenaz y los esfuerzos constantes de los enemigos de Jesucristo parece que han querido hacer en España un experimento supremo de las fuerzas disolventes que tienen a su disposición repartidas por todo el mundo; y aunque es verdad que el Omnipotente no ha permitido por ahora que lograran su intento, pero ha tolerado al menos algunos de sus terribles efectos, para que el mundo viera, cómo la persecución religiosa, minando las bases mismas de la justicia y de la caridad, que son el amor de Dios y el respeto a su santa ley, puede arrastrar a la sociedad moderna a los abismos no sospechados de inicua destrucción y apasionada discordia.

Persuadido de esta verdad el de sano pueblo español, con las dos notas características de su nobilísimo espíritu, que son la generosidad y la franqueza, se alzó decidido en defensa de los ideales de fe y civilización cristianas, profundamente arraigados en el suelo de España; y ayudado de Dios, «que no abandona a los que esperan en Él (Jdt 13, 17) supo resistir al empuje de los que, engañados con lo que creían un idea humanitario de exaltación del humilde, en realidad no luchaban sino en provecho del ateísmo. Lee el resto de esta entrada »